Tenerife dispone de un espacio, pero también de un régimen aduanero especial: la Zona Franca de Tenerife, con un atractivo marco regulatorio, arancelario y tributario, a los que se suman una privilegiada ubicación geoestratégica, en el Atlántico Medio, en medio de las rutas marítimas que unen , no separan, tres continentes: África, América y Europa. Por eso, se ofrece como una puerta de entrada y de salida de bienes y/o servicios. Un espacio en el que se pueden introducir mercancías, independientemente de su naturaleza, cantidad, origen o destino, exentos los Derechos arancelarios a la importación y la exportación, impuestos indirectos, y, en su caso, impuestos especiales. Ofrece las condiciones de seguridad jurídica propias de una Zona Franca pública, ya que se gestiona a través de una Entidad pública dependiente del Ministerio de Hacienda, con el marco normativo del Código Aduanero de la Unión.

La Zona Franca de Tenerife nació en el año 2006, vinculada al Puerto de Santa Cruz de Tenerife, entidad también dependiente del Estado que instó su creación, autorizada por el Ministerio de Hacienda, finalmente. Está en funcionamiento desde el año 2010, y cuenta con dos espacios concretos, asignados, perfectamente perimetrados como exige el vigente Código Aduanero de la Unión: uno en la Dársena de los Llanos, con una superficie aproximada de 55.0000 metros cuadrados, y otro en la Dársena Pesquera, con más de 182.000 metros cuadrados, el primero se dedica a la las operaciones de logística marítima, transporte de mercancías, y de alimentos. La segunda de estas superficies cuenta de espacios libres, disponibles, que aguardan impacientemente iniciativas empresariales que contribuyan a la diversificación de la economía tinerfeña, en particular, y canaria, en general. La Dársena Pesquera cuenta con empresas ya instaladas, dedicadas a actividades diversas entre sí, que representan, cada una de ellas, ejemplos de valentía, de eficiencia en su gestión, y de buenas prácticas, que han sobrevivido a los embates crueles de la crisis económica que se ha cernido sobre nosotros como consecuencia de la crisis sanitaria mundial desencadenada por el SARS-COV2. Las industrias actualmente instaladas, se dedican a sectores tan variopintos entre sí, como la elaboración de productos de confitería, la fabricación de productos químicos, de productos de construcción o el transporte de mercancías. Asimismo, dispone de una planta de destilación de bebidas alcohólicas ya desarrollada, que comenzará su producción en un futuro cercano.

En estos tiempos tan complejos la Zona Franca de Tenerife representa una oportunidad inigualable para las empresas, puesto que en su interior pueden desarrollarse actividades de todo tipo: industrial, comercial y de servicios; cuenta con exención total de aranceles e impuestos sobre mercancías con origen y destino en terceros países fuera del territorio aduanero de la Unión Europea; con la suspensión de las obligaciones arancelarias y tributarias de las mercancías hasta el momento de su consumo o despacho a libre práctica en el territorio comunitario europeo; y con una simplificación de los trámites aduaneros. Por último, permite el almacenamiento indefinido de mercancías, manipulaciones usuales y transformaciones sustanciales, previa autorización del órgano aduanero competente.

Como parte del Régimen Económico y Fiscal de Canarias, suma todas sus potencialidades a las de la Zona Especial Canaria, lo que supone que si usted se está planteando invertir ha de saber que instalar una compañía susceptible de acogerse al régimen ZEC, en la Zona Franca de Santa Cruz de Tenerife, ambos regímenes son compatibles.

Varios centros científicos y tecnológicos vinculados tanto al Centro Superior de Investigaciones Científicas, al Cabildo Insular de Tenerife, o a la Universidad de La Laguna, junto con infraestructuras vinculadas a la conectividad, como dos aeropuertos internacionales, dos puertos y la Dársena de Granadilla, el NAP (Neutral Access Point) como centro de interconexión de datos de categoría mundial como punto neutro de agregación y distribución de telecomunicaciones del tráfico tricontinental entre Europa, África y América, enriquecen un tejido de innovación de interés económico indudable.

Tenerife no sólo es un lugar privilegiado para vivir, sino también para invertir. Les esperamos y acompañaremos en ese tránsito. Sean bienvenidas y bienvenidos. Tamaragua.