Los asalariados canarios pierden poder adquisitivo por tercer año consecutivo

Los sueldos en el Archipiélago experimentan en 2023 la mayor subida en 15 años pero aún no alcanzan para doblegar la inflación más alta del país

Dos trabajadores de una pastelería de Canarias durante la jornada laboral.

Dos trabajadores de una pastelería de Canarias durante la jornada laboral. / Andrés Cruz

El próximo 1 de enero, los sueldos de los asalariados isleños valdrán un poquito menos que a comienzos de 2023. Los trabajadores canarios empezarán así 2024 tras otro año de pérdida de poder adquisitivo. Y ya van tres seguidos desde que en abril de 2021 comenzara a gestarse una crisis de precios que todavía está por resolver. Las subidas de los salarios siguen siendo insuficientes para doblegar una inflación que da señales de moderación pero que continúa disparatada. De hecho, los sueldos han experimentado en lo que va de 2023 el mayor incremento en 15 años.

El mayor incremento desde el ya lejano 2008, cuando aún había quienes negaban una crisis en ciernes que acabaría por prolongarse hasta 2014 y por saquear los bolsillos de las familias y las cajas de las empresas. Sin embargo, ni siquiera la notable revalorización de las nóminas a lo largo de este año –las nóminas de quienes disfrutan de una subida salarial, que ni muchos menos son todos los empleados– alcanza para doblegar el Índice de Precios de Consumo (IPC), es decir, para doblegar la inflación.

En 2008, bajo el influjo de los años de la burbuja inmobiliaria y del crédito a espuertas y por la imprevisión generalizada de la profunda crisis que estaba gestándose, los salarios subieron en Canarias una media de un 4,02%, según los datos de la Secretaría de Estado de Empleo y Economía Social. Nunca ha vuelto a producirse en las Islas una revalorización salarial de esa magnitud, si bien la de este año se queda cerca.

Hasta el 31 de octubre, de acuerdo con las últimas cifras oficiales, los sueldos de 272.151 trabajadores de 24.307 firmas del Archipiélago se incrementaron una media de un 3,58% gracias a la aprobación o renovación de sus convenios colectivos, ya sean convenios sectoriales o de empresa. El aumento es, por tanto, relevante. Relevante pero insuficiente.

La revalorización de las nóminas se quedó por debajo del IPC tanto en 2021 como en 2022

No en vano, la inflación cerró el mes pasado en Canarias en el 4,3% en tasa interanual, lo que significa que el coste de vida fue en octubre un 4,3% superior al del mismo mes de 2022. Dicho de otro modo: un isleño necesita 104 euros y 30 céntimos para comprar lo que hace un año podía adquirir por cien euros justos. Esa tasa del 4,3% no solo está siete décimas por encima de la revalorización salarial media, sino que de hecho es la más alta de entre las 17 Comunidades Autónomas, en ninguna de las cuales llega siquiera al 4%.

Es más, si en vez de tomar como referencia el IPC interanual se opta por el alza media de los precios durante los diez primeros meses del año, la pérdida de poder adquisitivo es también evidente: los sueldos han subido el susodicho 3,58% y la vida se encareció entre el 1 de enero y el 31 de octubre una media de un 3,9%. En este caso la diferencia es menor, de solo tres décimas, pero igualmente palpable.

Y es que confluyen en Canarias dos factores: por un lado, la inflación supera en ocho décimas la media nacional –3,5%–; por otro, la subida de las nóminas, ese 3,58% de incremento, es tan considerable como inferior a la que han conseguido los asalariados de la Región de Murcia –5,2%–, País Vasco –5%–, Aragón –4,4%– o, sin ir más lejos, Baleares –4,2%–, que es la comunidad con la economía más parecida a la de Canarias, ambas dependientes hasta el extremo de la industria turística y del sector servicios. Así que a falta de conocer los datos de los dos últimos meses del año, ya es posible adelantar que 2023 finalizará con saldo negativo para los asalariados de las Islas, que habrán perdido capacidad de compra por tercer ejercicio consecutivo.

Los salarios suben este año un nada despreciable 3,6%, pero el coste de vida lo hace más del 4%

En 2021, el primer año de la crisis de precios –y el segundo de la pandemia de la covid, origen de la ola inflacionaria y entonces aún por superar–, el IPC se situó en el Archipiélago a 31 de diciembre en el 5,8% en tasa interanual. Ese mismo año, los sueldos de 277.052 canarios subieron un exiguo 1,11%, medio punto por debajo de la media nacional (1,61%). La inflación creció casi cinco puntos más que los salarios, con lo que el deterioro del poder adquisitivo fue más que sensible. En 2022, la brecha no fue tan grande, pero ocurrió tres cuartos de lo mismo.

El año pasado, las nóminas de 256.850 empleados de la región se revalorizaron una media de un 2,97%, de nuevo por debajo del dato nacional –3,13%– y de nuevo muy por debajo de la inflación, que como en 2021 volvió a situarse al cierre del ejercicio en el 5,8% en tasa interanual. Toca precisar, eso sí, que hay muchos expertos y economistas que consideran aún más certero coger como referencia la tasa subyacente del IPC para establecer comparaciones con la evolución de los salarios.

Pero lo cierto es que tampoco cambia en demasía el escenario. El IPC subyacente –para el que se excluyen del cálculo los alimentos frescos y la energía, que por su alta volatilidad distorsionan en ocasiones el dato de la inflación– cerró 2021 en el 1,9%, casi un punto más que las nóminas de los isleños. Y finalizó 2022 en el 7,1%, porcentaje superior a la tasa general y 4,13 puntos por encima de la revalorización salarial. Por último, la inflación subyacente en octubre se quedó en el 4,9%, seis décimas más que la general, lo que empequeñece aún más el alza de las nóminas.

[object Object][object Object]
  • El Índice de Precios de Consumo (IPC) se situó en octubre en Canarias en el 4,3% en tasa interanual. La inflación en el Archipiélago fue el mes pasado la más alta del país.
[object Object][object Object]
  • Hasta el 31 de octubre, según los datos de la Secretaría de Estado de Empleo y Economía Social, la revalorización salarial media de cerca de 300.000 canarios era del 3,58%.