Manuel Navarro lleva dos años al frente de la UGT en Canarias como secretario general. Un tiempo que ha puesto a prueba a la estructura sindical con grandes retos sociales y laborales como la pandemia, la erupción vulcanológica en La Palma y la subida acelerada del coste de la vida. Ahora que finaliza el año, hace balance junto a Héctor Fajardo, secretario de Organización, Comunicación y Política Institucional, responsable de los cambios y mejoras internas de la institución.

Termina un año convulso, subida de precios frente a una “recuperación del trabajo”. ¿Qué balance hace?  

Desgraciadamente la subida de los precios ha empañado la recuperación del trabajo. Tras la pandemia se han logrado mejorar las cifras anteriores a ésta, mejorando también los salarios con el crecimiento del SMI a 1000€ en 14 pagas. A finales de 2021 se veía un crecimiento importante de la inflación que se agravó mucho más como consecuencia de la guerra de Ucrania, haciendo que el poder adquisitivo de las familias volviera a mermarse. En este país, al igual que en el resto del mundo, ha existido un enriquecimiento abusivo de las grandes empresas, incrementando sus beneficios de manera inmoral y repercutiendo, como siempre en los más vulnerables.

Por fin Canarias logra colocarse por debajo de los 200.000 desempleados. ¿A su entender por qué se da esta situación? 

La mejora de las cifras del paro en Canarias viene de la mano de la Reforma Laboral, ya no solo en nuevas contrataciones sino en la calidad del empleo. Me refiero a la mejora de las cifras de los contratos indefinidos. Creo que la patronal le ha visto las orejas al lobo y ha dejado la mala praxis del contrato de obra y servicio. Canarias, si bien, depende exclusivamente del turismo, no tiene la estacionalidad de otras zonas del país, permitiéndose que los contratos puedan ser indefinidos dejando atrás ese abuso de temporalidad. 

A pesar de esta mejora, las cifras del paro también muestran que los jóvenes y las mujeres siguen siendo los más afectados. ¿Qué línea de trabajo aporta la UGT para enmendar esto? 

La formación los jóvenes para el acceso al mundo laboral es el caballo de batalla que proponemos desde UGT Canarias. Las cifras son claras al respecto, la gran mayoría de los parados y paradas en Canarias son personas no formadas. Tanto jóvenes como parados de larga duración. Otra variable importante son las condiciones laborales de las mujeres canarias, su formación, al igual que la obligatoriedad de los planes de igualdad, facilitaría su incorporación al mundo laboral. En este sentido quiero resaltar la importancia que tiene nuestra Oficina Técnica de igualdad, ya son cientos los planes de igualdad negociados y firmados y esperamos que en 2023 sigamos en esa línea.

Ya que habla de mejoras, hablemos de retos. ¿Cómo afronta la UGT este 2023? 

No podemos negar que existe cierta incertidumbre a nivel político y económico. En este sentido, desde UGT Canarias queremos desligarnos de la corriente pesimista en cuanto al futuro económico. Nuestros retos, siguen siendo la apuesta por la diversificación económica, por acrecentar la calidad de nuestro turismo haciéndolo mucho más sostenible. 

Como segundo de abordo está Héctor Fajardo. Usted es responsable de la organización interna de la institución. ¿Qué mejoras ha experimentado el sindicato?

En mi caso, yo destacaría la coordinación interna entre las distintas federaciones y las uniones territoriales. Estos dos últimos años nos hemos enfrentado a ciertas dificultades, como la reactivación económica de La Palma y el aumento del IPC, esto nos ha obligado a rearmarnos para atajar estos problemas de manera conjunta. Además, nos hemos centrado en alcanzar nuevas cuotas de representación, consolidándonos como el sindicato más representativo a en la provincia de Santa Cruz de Tenerife. Este año se han afiliado a nuestro sindicato más de 4000 personas.

¿Cómo se refleja esto en los sindicados? 

Se refleja sin duda en un incremento de los recursos para hacer frente a la negociación colectiva y al diálogo social. Dado que, por mucho que se empeñan en decir lo contrario, nuestros recursos dependen de los afiliados. Asimismo, nuestro papel en las instituciones resulta más necesario que nunca, siendo la voz legitimada de la clase trabajadora.

Si tuviera que mencionar mejoras en servicios, como consecuencia de la mejor organización interna, ¿cuáles serían?

Nuestro servicio jurídico ha experimentado un salto de calidad sin precedentes. Asimismo, el área de prevención de riesgos laborales es esencial para los trabajadores y la participación institucional también es clave ya que permite a los sectores tener un papel relevante ante los gobiernos locales, regional y central.

¿Qué hitos de la lucha de clase destacaría como grandes éxitos y cuáles como retos a afrontar?

Sin duda en el último año hemos logrado modernizar el sindicato a nivel interno. Hemos incrementado la representación en diferentes sectores como, por ejemplo, los medios de comunicación, cuyos trabajadores están tan necesitados de la acción sindical en sus empresas. La UGT ha incrementado los recursos destinados a la negociación colectiva y al diálogo social en ámbitos tan necesarios en Canarias como la hostelería o el comercio. En 2023 seguiremos en esa senda, trabajando para que la clase trabajadora se organice y logre nuevas conquistas. Para ello no descartamos radicalizar nuestras posiciones y discurso.