Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Clavijo achaca al «poco liderazgo» de Sánchez la guerra fiscal autonómica

Coalición lleva al Senado su propuesta para deflactar el IRPF y ajustar las bonificaciones de ese impuesto a la inflación

Fernando Clavijo. Europa Press

El secretario general de CC, Fernando Clavijo, tachó ayer de «disparate» la guerra fiscal abierta entre las distintas comunidades autónomas por tratarse de «una carrera de a ver quien da más» que es una consecuencia de la falta de planificación en materia tributaria por parte del Estado y cuya máxima responsabilidad recae en el presidente del Gobierno central, Pedro Sánchez, por su «falta de liderazgo» en este sentido. De esta forma, el también senador autonómico, que de facto es partidario de la rebaja de impuestos en determinados casos y tributos, considera que el actual debate no responde a un planteamiento serio y riguroso sobre cómo actuar sobre la fiscalidad, tanto la estatal como las autonómicas, para hacer frente a la pérdida de poder adquisitivo de las familias españolas como consecuencia de la alta inflación.

En plena campaña de anuncios de los gobiernos regionales de reducción o eliminación de impuestos, y con el Ejecutivo central modulando sus propuestas para incrementárselos a las grandes fortunas y rebajándoselos al 50 % de los trabajadores, Clavijo pone el acento en la ausencia de un plan claro y técnicamente viable que ayude a los sectores más castigados por las consecuencias de la crisis energética y el incremento de la inflación, y que no suponga una merma en los ingresos de las administraciones teniendo en cuenta que estas ya están incrementando de antemano sus arcas por esa subida de precios. En este marco, el líder de CC recalca que «cuando no se planifica y se convierte en una carrera entre comunidades autónomas de a ver quien da más, es un disparate».

Sostiene Clavijo que «en un sistema como el nuestro hay dos formas de redistribuir la riqueza, el empleo, y los impuestos y lo que tienen que hacer las administraciones públicas es recaudar para poder prestar unos buenos servicios públicos». Pero matiza que, en el actual contexto, «lo que no tiene sentido es que las administraciones públicas se enriquecen mientras las familias se empobrecen por el efecto de la inflación», considerando en este sentido que «se enriquecen precisamente a costa de aquellos que menos tienen, porque la tributación indirecta como el IGIC o el IVA lo pagan todos los ciudadanos en la misma proporción independientemente de su nivel de renta». Señala así que los tramos más cortos del IRPF «son los más perjudicados porque si no se actualizan estás dejando a las familias que cobran menos, con la necesidad o la obligatoriedad de poder pagar».

El nacionalista echa en falta un debate sosegado sobre qué servicios públicos quiere el país

decoration

El dirigente nacionalistas cree que «tiene que producirse un debate sosegado en la búsqueda de acuerdos sobre qué servicios públicos queremos y cómo los vamos a financiar», y señala que «esta carrera de las comunidades autónomas cada una por su lado, lo que evidencia es una falta de liderazgo del Gobierno de España, que no se pone de acuerdo entre sus dos socios y que no saben a donde van».

Ante esa «parálisis» del Gobierno, afirma, «lo que hacen los gobiernos regionales es moverse y eso va a generar un problema dentro de las propias comunidades autónomas».

Clavijo sí apuesta sin embargo por llevar hasta el impuesto sobre las rentas, el IRPF, una «adaptación del sistema fiscal a la variación de precios»; «Si los impuestos no se adaptan al nuevo entorno inflacionario, los contribuyentes pagarán cada vez mayores sumas absolutas y relativas a Hacienda, pese a que su poder adquisitivo real decrezca”, señala Clavijo.

Esa es la base argumental de la propuesta que realizó CC el pasado lunes sobre la llamada «deflactación del IRPF» y que el senador nacionalista traslada esta semana al pleno del Senado a partir de dos enmiendas a una moción del PP en la que se pide revisar las previsiones económicas de 2023 antes de presentar los presupuestos estatales, y negociar un plan para hacer frente a la inflación que convine tres elementos: un pacto de rentas, una rebaja del los impuestos indirectos a los productos básicos, y una bajada del IRPF para las rentas bajas y medianas.

Sobre esta moción, las enmiendas de CC reclaman deflactar los tramos del IRPF de acuerdo con la evolución real de los precios, al menos respecto a 2020 y 2021 para que tenga un efecto neutro en la presión fiscal, y, por otro lado, subir en términos absolutos las deducciones actuales destinadas a las familias, apoyo a la adquisición y alquiler de vivienda, apoyo a los jóvenes, para ayudas escolares, gastos farmacéuticos, y todas las demás bonificaciones recogidas en la ley.

Sobre la primera propuesta, Clavijo aclara que «deflactar no es bajar impuestos, porque el tipo impositivo se mantiene. De lo que se trata es de elevar las cuantías a partir de las cuales los contribuyentes tributan más o menos», recordando que los tramos actuales se diseñaron en 2008 y que la inflación penaliza mucho a estos contribuyentes. En relación con la actualización de las bonificaciones, también vigentes desde 2008, la propuesta de CC pide que las cantidades fijas que se recogieron en su momento se revisen «con arreglo a los que esos gastos suponen con la actual inflación».

Compartir el artículo

stats