Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sin vivienda para tanto comprador: crece la demanda y el stock cae un 20%

La falta de nuevas promociones y el auge del alquiler limitan la oferta de inmuebles en Canarias - La inflación empuja a los ahorradores a invertir en ladrillo

Una mujer frente al escaparate de una inmobiliaria. Carsten W. Lauritsen

No hay vivienda para tanto comprador. La demanda para adquirir una propiedad en Canarias no para de crecer desde hace meses, tras la drástica caída generada por efecto del coronavirus, pero a su vez la oferta de inmuebles a la venta se ha reducido un 20% respecto a antes de la pandemia, sobre todo en las zonas metropolitanas. Algo que está provocando que ni los interesados encuentren casas para comprar, ni los vendedores tengan producto que ofrecer, por lo que cada vez es más difícil cerrar una operación. 

«El pasado viernes pusimos el anuncio de una vivienda, recibimos 35 llamadas y ya está reservada. Así está el mercado», asegura Isidro Martín, delegado de la de la Asociación de Expertos Inmobiliarios en Canarias (Apei). Aunque advierte de que no es así en todos los casos, pero sí en aquellas propiedades en zonas muy demandadas, con precios ajustados y que estén en buenas condiciones. «La oferta está empezando a ser cada vez más estrecha», advierte, sobre todo en las dos capitales canarias y municipios limítrofes. 

Las Palmas de Gran Canaria cerró 2021 con una reducción de su oferta inmobiliaria del 19% respecto al año anterior a la pandemia y con un 11% menos que en el 2020, según los datos del portal Idealista. En Santa Cruz de Tenerife la caída del stock de vivienda a la venta fue en 2021 del 21%. 

Pero, ¿cuáles son los motivos? Uno de ellos es la falta de nuevas promociones. «Existe mucha demanda y tenemos un déficit de vivienda nueva tremendo, todo lo que se está haciendo se reserva y compra sobre plano», sostiene Martín, que lo achaca a los efectos de la crisis financiera de 2008, que dilapidó al sector. Ahora, los promotores se están recuperando pero se encuentran con el problema de que «el suelo finalista es escaso y sigue siendo muy caro». 

«Quieren construir pero siempre hay factores exógenos que lo complican», recalca. A los efectos de la pandemia, se unen ahora las dificultades que están poniendo las entidades financieras que «no dan facilidades a pesar de que se trata de proyectos que van a crear puestos de trabajo» y también el alza de los materiales de construcción, que encarece las obras. 

Otro de los motivos, es el auge y la subida de los alquileres, que también está sacando del mercado muchas viviendas que en otro momento se hubieran puesto a la venta. Además, las entidades bancarias se han desprendido ya de buena parte del stock que habían acumulado durante la anterior crisis. Un volumen de viviendas que hasta ahora ha estado dando oxígeno al mercado, con propiedades a precios muy competitivos.

La escasa oferta y el aumento de los interesados empuja al alza los precios de las viviendas

decoration

También ha descendido la oferta de vivienda de segunda mano y buena parte de la que existe no se encuentra en buenas condiciones. «Se siguen vendiendo a unos precios que deberían ser más ajustados, hay poca oferta interesante y el resto tardan bastantes meses en cerrar una operación», explica.

En el lado contrario, la demanda no ha dejado de crecer. Los bajos tipos de interés han favorecido la firma de hipotecas. Los extranjeros, que debido a la pandemia paralizaron sus adquisiciones, han disparado sus compras tras la reapertura turística y en el cierre de 2021 fueron incluso superiores a las de antes del covid.

 Además, la inflación ha acabado de convencer a muchos ahorradores de que es mejor invertir el dinero en inmuebles que tenerlo en el banco, donde el alza de los precios se ha comido ya siete de cada cien euros depositados por los canarios en las entidades financieras. «El perfil del comprador ha cambiado, antes un jubilado no adquiría propiedades, ahora si tiene excedentes sí lo hace», apunta Martín. 

El experto inmobiliario también señala que Canarias es una región «bastante interesante para invertir», ya que ofrece rentabilidades atractivas. «Hay clientes que están desviando fondos hacia España y otros países debido a la guerra, con lo que la compraventa por parte de inversionistas también ha aumentado», señala. 

Con la demanda disparada y la oferta menguando a pasos agigantados los precios no pueden hacer otra cosa que subir. El precio del metro cuadrado subió en febrero un 5,6% respecto al mismo mes de 2021, de acuerdo con las estadísticas del Consejo General del Notariado. Y de media alcanzó los 1.676 euros en el Archipiélago. «En el año la vivienda va a subir en torno al 5% como mínimo», detalla Martín, ya que «demanda va a seguir habiendo a no ser que incida algún factor que no controlemos» y cada vez «hay menos oferta en el mercado». 

Compartir el artículo

stats