El Gobierno de Canarias ha completado la primera emisión pública de bonos que emite la Comunidad Autónoma desde 2006 por 300 millones de euros a diez años, que alcanzó una oferta de 500 millones, según ha informado la Consejería de Hacienda, Presupuestos y Asuntos Europeos.

El vicepresidente canario y consejero del área, Román Rodríguez, ha destacado que la respuesta de los mercados a las necesidades financieras de Canarias avala la solvencia de la Comunidad Autónoma, que goza de una de las métricas crediticias más sólidas de todos los territorios del Estado y registra la menor ratio de deuda por habitante de España.

Román Rodríguez ha resaltado que los productos que ha venido lanzando el Gobierno de Canarias a los mercados financieros en los últimos tres años han obtenido el beneplácito de bancos e inversores institucionales, quienes han suscrito los mismos con presteza.

También ha valorado la "confianza" que genera la Comunidad Autónoma entre los inversores, lo que supone, a su vez, una garantía a la hora de encarar la cobertura de los gastos que estatutariamente tiene encomendado el Ejecutivo y satisfacer la prestación de los servicios públicos esenciales a la ciudadanía.

Román Rodríguez subrayó que las operaciones formalizadas por Canarias para la gestión de la deuda en este mandato han tenido que ver con la renegociación de los préstamos pre-existentes y que, en ningún caso, se trata de nuevo endeudamiento.

"Tenemos una posición financiera muy sólida y eso nos permitiría, si vienen tiempos más complicados y fuera estrictamente necesario, acudir a los mercados para conseguir financiación en muy buenas condiciones", señaló el vicepresidente.

Canarias acudió hace unas semanas a los mercados con una emisión de bonos de 300 millones de euros a diez años para financiar el alargamiento de la vida media de la cartera actual de deuda de la Comunidad Autónoma. La última colocación de bonos pública fue en 2006, si bien ha habido posteriores pero negociadas directamente con los bancos.

La directora general del Tesoro y Política Financiera, Dunia González, explicó que la respuesta de los inversores a esta emisión ha sido muy positiva; no en vano, la oferta superó los 500 millones de euros, "logrando reducir el precio a 23 puntos básicos por encima de la deuda española".

En la operación participaron inversores de siete nacionalidades distintas. El 44% fueron inversores extranjeros, en especial alemanes y austríacos, con un 18% conjuntamente; Portugal, con un 10%; Inglaterra e Irlanda, un 6%; Francia, un 5%, y, finalmente, Suiza e Italia, con un 3% y 2%, respectivamente.

Los bancos mandatados por el consejero de Hacienda para la emisión fueron BBVA, Crédit Agricole CIB, HSBC y Santander, entidades que han coincidido en el impulso que supone la operación para el futuro de Canarias.

"El Archipiélago empieza a estar de nuevo al alza y la reputación en los mercados avala el buen trabajo hecho por esta Comunidad, a la vez que ofrece la oportunidad de nuevas sinergias", enfatizó González, quien recuerda el plan que ha desarrollado el Gobierno para la reducción del pago de intereses de la deuda.

La refinanciación de la deuda de la Comunidad Autónoma acometida estos dos últimos años va a permitir un ahorro de 80 millones de euros y una reducción de casi el 50% de los intereses hasta el año 2029.

Además de la salida a mercado para refinanciar deuda anterior, también se han financiado los 894 millones de este año, obteniendo del mercado nacional préstamos bilaterales con un bajo interés.

Según indican desde la Consejería de Hacienda, "el Gobierno canario, en consecuencia, está en condiciones de afrontar los desafíos que se avecinan, especialmente aquellos vinculados a la evolución de la pandemia y su eventual afección sobre la economía. No solo con la elaboración de unos Presupuestos autonómicos para 2022 prudentes y realistas, sino con el respaldo de una política financiera que permitiría recurrir, en caso de necesidad, a nuevo endeudamiento que sería suscrito sin problemas por los inversores".