30 de agosto de 2020
30.08.2020

Las reservas del turismo invernal caen un 90% sin recuperación hasta diciembre

Los meses de septiembre y octubre están perdidos con otra caída de un 20% de plazas aéreas | Alemania prevé cerrar las conexiones con Canarias por el aumento de contagios

29.08.2020 | 23:13
Las reservas del turismo invernal caen un 90% sin recuperación hasta diciembre

Incertidumbre general, reservas bajo mínimos, restricciones de los principales países emisores... La temporada turística de invierno en Canarias se presenta con negros nubarrones en el horizonte que no se prevé que se despejen al menos hasta diciembre. Ahora mismo ya para septiembre hay una caída de un 20% de las plazas aéreas con respecto al mes de agosto y tanto los empresarios del sector como la Consejería de Turismo dan por perdidos septiembre y octubre, que serán meses muy malos, mientras se espera que en noviembre haya una tímida reacción en función de cómo evolucionen los rebrotes del Covid-19.

A día de hoy la principal esperanza radica en que cuando se acentúe el frío en diciembre en casi toda Europa, Canarias se pueda aprovechar de esa circunstancia para que aumenten los flujos turísticos hacia las Islas, sobre todo desde el mercado nórdico. La previsión oficial es que haya una ligera recuperación en noviembre y que hacia final de año pueda existir un repunte que permita cerrar el año con cinco millones de turistas, lo que deja en evidencia una pérdida acumulada de la actividad de un 66% con respecto a 2019.

El cierre de los principales mercados emisores como consecuencia del aumento de los contagios en España y en Canarias se verá agravado en los próximos días por Alemania, que ha mantenido hasta ahora a las Islas excluidas de las recomendaciones que ha realizado el gobierno alemán a sus ciudadanos para que no viajen a los destinos más inseguros. Con el Reino Unido, Holanda y la mayoría de los países nórdicos con restricciones, a Canarias sólo le queda Alemania y Suecia como únicos mercados de peso abiertos a los viajes turísticos. Sin embargo, el crecimiento de los contagios en las Islas va a terminar provocando que el 30% de visitantes foráneos que aún tiene el Archipiélago se quede reducido al mínimo si Alemania decide cerrar a Canarias también, algo que ya se da por hecho entre los empresarios isleños.

El panorama nada halagüeño que se presenta para los próximos meses lo demuestra el hecho de que las reservas que se suelen hacer en los meses de verano para la temporada de invierno son muy bajas. El desplome de reservas de los nórdicos es de un 90% en las últimas semanas con respecto al mismo periodo del año pasado. Tres de los cuatro países nórdicos han desaconsejado viajar a España incluida Canarias, al igual que ya lo hizo anteriormente el Reino Unido y Holanda, entre otros, a los que también se ha unido ahora Polonia.

Aunque los empresarios son pesimistas de cara al invierno, el Ejecutivo no da la temporada por perdida. Canarias se agarra como un clavo ardiendo a su condición de destino de media distancia con el mejor clima en invierno frente a sus principales competidores. Sin embargo, la espiral de contagios puede echar todo al traste y en esta situación es clave tanto el control de la pandemia con las medidas que ponga en marcha el Gobierno regional, pero también la necesidad de que se realicen las pruebas PCR en la entrada y salida de los aeropuertos. La principal crítica de los empresarios radica precisamente en la falta de compromiso de la Administración estatal para realizar estas pruebas en los aeropuertos canarios más por temas políticos que sanitarios, lo que ha propiciado que se importe de nuevo el virus.

Rebrotes en otoño

El Ejecutivo admite que la incertidumbre es total porque tampoco se sabe aún a ciencia cierta cómo se desarrollarán los rebrotes en otoño en Europa, cuando ya en España se han iniciado en pleno verano. Una vez que se dan por perdidos los meses de septiembre y octubre ahora el objetivo es que haya una ligera recuperación en noviembre de al menos un 40% del mercado perdido con respecto al mismo mes del año anterior, mientras que en diciembre la intención es alcanzar entre un 50% y un 60% de incremento de los flujos turísticos.

Queda por delante un arduo trabajo en los próximos meses con los turoperadores nórdicos y de otros países para que dinamicen los paquetes turísticos hacia Canarias cuando llegue el crudo invierno al norte de Europa. Algunos empresarios albergan la esperanza de que sea precisamente ese factor el que pueda incrementar la atonía en la que se encuentra el mercado.

Si la temporada turística de invierno no arranca Canarias se ve abocada a un escenario económico al límite, según barruntan los empresarios turísticos, ya que obligaría de nuevo al cierre de hoteles que han abierto sus puertas y el sector de la restauración se vería seriamente afectado tras el fuerte golpe que está sufriendo ya de por sí el ocio nocturno, debido a las restricciones sanitarias que se están imponiendo.

Otro de los temores que más preocupan a los empresarios es que los turistas se vayan a otros destinos porque sí se comprometen a realizar los test en los aeropuertos o en los hoteles, en este último caso a pagar por los turistas. Es el caso de Grecia e incluso de Turquía, lo que es visto con preocupación en Canarias tras la reticencias del Estado a que hubiera un filtro para entrar y salir de Canarias no solo a los turistas, sino a cualquier pasajero que entrase por vía aérea o marítima.

Para los empresarios, en estos últimos meses se han analizado soluciones pero no se ha tomado ninguna decisión concreta. Han sido meses identificando fortalezas, mientras cada nuevo brote de coronavirus debilita más al Archipiélago como destino turístico seguro. Ante ello la labor que tienen por delante el sector turístico y los organismos de promoción se hace cada vez más ardua, porque tienen que contrarrestrar con mensajes positivos y medidas que generen confianza las cada vez más altas cifras de contagios que se están registrando en las Islas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook