31 de julio de 2020
31.07.2020

El freno turístico obliga a los 'rent a car' a recortar un tercio de su flota

El sector de los coches de alquiler estima que el recorte de vehículos puede alcanzar hasta el 40%

30.07.2020 | 23:00
Coches de alquiler en El Médano en marzo.

El freno turístico ha empujado a las empresas del rent a car del Archipiélago a reducir un tercio de su flota. La irrupción de la crisis del coronavirus ha causado estragos en la actividad turística, que recibió un nuevo mazazo tras la decisión del Gobierno de Reino Unido de desaconsejar los viajes a todos los puntos de España y someter a una cuarentena de dos semanas a los viajeros procedentes de nuestro país. El daño al turismo, que representa el 35% del Producto Interior Bruto (PIB) de la región y genera el 40% de sus empleos, alcanza también a los sectores que se nutren de él, como el del transporte, el comercio o el de la restauración. El segmento del alquiler de coches estima que el recorte de vehículos puede alcanzar al 40%, pero garantiza su recuperación a medida que un mayor volumen de turistas llegue a las Islas.

"Evidentemente los momentos no son gratos para nadie", esgrime el presidente de la Asociación de Empresas Canarias de Alquiler de Vehículos (Aecav) y CEO de Top Car, Rafael Cabral. Las empresas necesitan liquidez, apunta, y acuden al mercado para vender parte de sus coches. "Una flota ociosa", indica, "no pinta nada" y las compañías buscan posicionarse. El parque del alquiler turístico de Canarias ha pasado de contar con unos 70.000 vehículos a 50.000, una cifra que aún puede reducirse a las 40.000 unidades.

Reino Unido es el principal emisor de turistas de Canarias. El pasado ejercicio aportó, de hecho, el 32,69% de los visitantes del Archipiélago. Las restricciones impuestas desde Londres para su llegada ha supuesto un duro golpe para todo el sector turístico, espacialmente en las islas de Lanzarote (48,28%), Tenerife (39,14%) y Fuerteventura (25,45%) donde su peso es mayor. Cabral confía en que esta situación se revierta y que de forma paulatina Canarias vuelva a alcanzar el ritmo de recuperación que ya había trazado. Ahora, recuerda, se están perdiendo los meses de verano, pero a partir de octubre y noviembre comienza la temporada alta de las Islas, periodo para el que prevé un 70% de recuperación.

Este segmento de actividad tampoco se ha librado de la tramitación de los expediente de regulación temporal de empleo (ERTE). Cabral asegura que aunque ya han salido trabajadores de esta situación, aún queda personal bajo el paraguas de estos expedientes. El sector, expone, necesita obtener la misma consideración que el turismo para que los ERTE se prolonguen hasta diciembre "por la salud financiera de las empresas".

El presidente de la Aecav y CEO de Top Car hace hincapié, a su vez, en la necesidad de lanzar un mensaje optimista para no trasladar una imagen de desánimo ni de pánico porque Canarias es un destino seguro, con estándares de confort europeos y una sanidad "a prueba de bomba".

Caída del 80% en ingresos

La cuarentena de Reino Unido podría agravar hasta el 80% la caída de los ingresos prevista para el sector del rent a car a nivel nacional, según indica la Federación Nacional de Vehículos de Alquiler Con y Sin Conductor (Feneval). La organización explica que la estimación para este año contemplaba un desplome del 70% de la facturación del sector a causa de la crisis del coronavirus, una situación que se agravaría en diez puntos porcentuales adicionales de continuar el veto británico. La federación resalta, igualmente, que tras tres meses de confinamiento -que provocaron una caída del 90% del negocio del rent a car-, el sector necesita transmitir confianza a los viajeros que visiten el país para que lo conciban como un país seguro.

La propia industria turística británica ha advertido del peligro que supone prolongar las restricciones a España. El jefe ejecutivo del aeropuerto londinense de Heathrow, John Holland-Kaye, ha pedido al Gobierno británico que deje de imponer cuarentenas a los viajeros y que introduzca un sistema de test para las personas que lleguen al país después de que el aeródromo presentara unas pérdidas de 1.100 millones en el primer semestre del año. Multinacionales como British Airways, EasyJet o incluso TUI han enviado una carta al primer ministro británico, Boris Johnson, para que rectifique las medidas adoptadas por el daño creado a los negocios. TUI, por ejemplo, anunció ayer el cierre de 166 agencias de viajes en Reino Unido e Irlanda, lo que afecta a unos 900 empleados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook