El patrimonio del conocimiento en el CD Tenerife

Del césped a los banquillos o los despachos. Ídolos de la afición al servicio del club en otras facetas. El pasado aprovechado para crecer: Cristo Marrero, Suso Santana, Carlos Ruiz...

Carlos Ruiz y Santiago Pozas.

Carlos Ruiz y Santiago Pozas. / CD Tenerife

Julio Ruiz

Julio Ruiz

Históricos forjados sobre el césped en el pasado, referentes de puertas adentro en el presente. No son pocos los exjugadores con un amplio recorrido en el Tenerife que ahora ocupan diferentes cargos en el organigrama del club, desde adjuntos a la dirección deportiva a entrenadores de la base. El último ejemplo es el de Dani Hernández. El que fuera portero del primer equipo entre enero de 2015 y el final del curso 2021/22, vuelve a casa para ser uno más en la actividad que se desarrolla en la Ciudad Deportiva Javier Pérez.

Es el mismo espacio en el que desempeña su nuevo cometido Carlos Ruiz. Retirado la pasada temporada con 286 partidos repartidos en diez campañas, el granadino es el director de formación del área de fútbol base del club desde noviembre de 2023. «Quiero establecer un nuevo proyecto que arranque desde cero», comentó en esas fechas un profesional que está pudiendo combinar su vocación de docente –es licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte– con la materia que mejor domina, la futbolística. El objetivo no es otro que aprovechar todo el potencial del Tenerife para cuidar la formación de la cantera. «No solo es venir a entrenar, sino que los jugadores amplíen sus conocimientos, y para ello proporcionaremos herramientas para la mejora académica», explicó Ruiz, que le ha dedicado tiempo a tomar nota de planes similares que existen en otro clubes.

Las instalaciones situadas en la zona de Geneto y Los Baldíos también son el centro de operaciones de Suso Santana y Cristo Marrero, capitanes del primer equipo en diferentes etapas, dos ídolos del tinerfeñismo procedentes de una cantera que ahora tienen en sus manos. Suso, que colgó las botas en 2021 y es el cuarto futbolista con más partidos jugados con el Tenerife –337– comenzó su vida posterior a la retirada como integrante de la dirección deportiva que comandó Juan Carlos Cordero. Pero también le atraía la idea de estar cerca del campo y completó su formación como entrenador, una faceta con la que se está abriendo camino en el Tenerife, en concreto, como preparador del equipo que compite en la División de Honor juvenil. Ese es su banquillo desde el verano pasado, un puesto por el que pasó Cristo Marrero durante cinco temporadas.Ahora es el técnico del tercer eslabón de la cadena, un Tenerife Cque destaca en la categoría Preferente. El de Las Zocas llegó a participar en 169 encuentros como blanquiazul entre los cursos 2003/04 y 2008/09, en Segunda y la Copa del Rey.

Suso Santana.

Suso Santana. / CD Tenerife

En ese mismo entorno de la Ciudad Deportiva es fácil encontrar a Quique Medina. El suyo es un caso especial, dado que ha asumido diversas responsabilidades desde que regresó a un club en el que fue canterano y futbolista profesional en la década de los 80 e inicios de los 90 –209 partidos–. De hecho, fue segundo y primer entrenador, y también director deportivo en el regreso y la consolidación en Segunda (2012/13 y 2013/14), antes de ser nombrado secretario técnico del área de fútbol base en 2019.

Y si de históricos se trata, no se puede pasar por alto la huella de Toño Hernández. Distinguido como Leyenda blanquiazul por sus 385 partidos jugados –solo Alberto Molina jugó más que él–, ha demostrado ser un todoterreno al servicio de una entidad en la que ha sido delegado y entrenador principal y ayudante. Ahora es adjunto a la secretaría técnica. A ese departamento entró Ricardo León justo después de poner fin a su carrera como futbolista en 2016 con 242 encuentros en su currículum. El centrocampista, integrante de la plantilla que ascendió por última vez a Primera (2008/2009), se ha especializado en el trabajo en los despachos orientado al diseño de plantillas, el seguimiento a posibles fichajes, el descubrimiento de futuras promesas... Una labor esencial en el fútbol moderno.

A la estructura del representativo ya había llegado antes Julio Durán, otro exfutbolista con más de 100 actuaciones con el representativo:131 a finales de la década de los 70, antes de triunfar en el Atlético de Madrid y, sobre todo, en la UDLas Palmas. En 2017 fue presentado como adjunto a Juan José Rivero en el área de fútbol base.

La búsqueda de talentos desde los despachos del Rodríguez López también quedó reforzada en octubre de 2019 con la incorporación de otro exjugador con un pasado brillante en el Tenerife, el grancanario Alexis Suárez, un scouting que, como jugador, se unió al club en la temporada de la segunda clasificación del equipo para la Copa de laUEFA, de la mano de Jupp Heynckes, la 95/96. En 2003 fichó por el Levante después de haber intervenido en 190 encuentros con el equipo insular.

El patrimonio del conocimiento se enriquece ahora con la aportación de Dani Hernández al trabajo que se lleva a cabo con los porteros en su etapa de maduración. El mejor maestro para ellos. Alguien que sabe lo que es recorrer ese mismo camino, aunque sin la ventaja de haberlo hecho en un lugar de las características de la Ciudad Deportiva, y que pudo cumplir el sueño de ser protagonista en el primer equipo. En medio, cubrió una larga etapa en clubes de la Península –Jaén, Huesca, Mestalla, Murcia y Valladolid, entre otros– y en el extranjero –Asteras–. Finalmente, firmó con el Tenerife en el mercado de invierno de 2015. Siete temporadas y media después, salió del club sin cerrar la puerta. Lo hizo después de disputar 216 encuentros y vivir experiencias como las dos finales perdidas para ascender a Primera, en 2017 con Martí y 2022 con Ramis. Después de medio curso en el Fuenlabrada –Primera RFEF–, en febrero de 2023 dio a conocer su decisión de colgar los guantes. «Ha sido una aventura muy bonita que he recorrido durante toda una vida. He tenido la suerte de cumplir muchos de los sueños que tenía de niño, debutar en Primera División, ser internacional, jugar en el extranjero y lograr el más bonito de todos, jugar para el equipo del que soy aficionado desde que vine a este mundo», publicó hace un año a modo de despedida. Un hasta luego en clave blanquiazul.