cd tenerife

El Cabildo tranquiliza al Tenerife

Lope Afonso asegura que la inversión de dos millones en 2024 es solo el punto de partida de la «ansiada» reforma del Heliodoro

Rivero los veía «una cifra insuficiente»

Paulino Rivero, Rosa Dávila y Lope Afonso, en una visita reciente al Heliodoro. | | E.D.

Paulino Rivero, Rosa Dávila y Lope Afonso, en una visita reciente al Heliodoro. | | E.D. / Manoj Daswani

Manoj Daswani

Mensaje tranquilizador. El vicepresidente del Cabildo Insular, Lope Afonso, se refirió ayer a las declaraciones realizadas esta semana por el presidente del CD Tenerife, Paulino Rivero, quien había sugerido que la cifra de dos millones de euros –asignada por la corporación para la reforma del Heliodoro en sus presupuestos anuales para 2024– era a todas luces «insuficiente» para el proyecto ambicioso y de remodelación integral que habían acordado las partes.

Afonso indicó que «el club sabe de primera mano» que estas cantidades pueden incrementarse y que el año de gran inversión en este plan –que contempla la instalación de nuevas butacas, revisión de la apariencia exterior de la instalación, reforma de pasillos, vestuarios e interiores– se realizará en 2025, coincidiendo con el año de celebración del Centenario del Rodríguez López.

En una entrevista en la SER, el dirigente popular explicitó que «en este presupuesto de 2024 se ha recogido una previsión cabal de lo que se puede gastar efectivamente en el próximo ejercicio». Para Afonso, «no está reñida la ambición con el rigor».

«Lo que nos apunta el servicio técnico de Deportes es que incluso en la mejor previsión de avance de las obras, iba a ser difícilmente incrementable el gasto a esa cantidad de dos millones», comentó. «El año de mayor inversión será 2025. Esa es la prevsión del Cabildo. No obstante, si tuviéramos la suerte de que los procedimientos administrativos se pueden ajustar a tiempos y las adjudicaciones no reciben impugnaciones, con los fondos propios de la corporación la cifra establecida también sería incrementable inmediatamente», puntualizó.

«Hemos dicho en varias ocasiones que no será una cuestión de recursos económicos, siempre y cuando acometamos la obra de forma racional. La asignación de recursos no es un problema; sí lo es correr para llegar a tiempo», verbalizó, en alusión a la conveniencia de que la obra esté rematada para 2025, año en el que el Tenerife y el Cabildo quieren celebrar el 100º cumpleaños del estadio con una serie de fastos y un partido central de gran repercusión, que podría traer consigo la visita de la selección española absoluta.

«Vamos de la mano, con el CD Tenerife y con la masa social, así como el área de Deportes, que asumirá el peso de una reforma ansiada pero también ambiciosa. Queremos un Estadio competitivo para darle el mejor servicio posible a todos los usuarios», completó. En la misma línea se había manifestado durante la mañana de ayer la presidenta de la corporación, Rosa Dávila, en Radio Marca. Significó que los mentados dos millones son solo un primer paso de una inversión mayor, que vendrá después. «Esa cifra es solo comenzar, ponernos en marcha. Está claro que con esa cifra no se hace una reforma integral de un estadio señero y de las dimensiones del Heliodoro», comentó la dirigente nacionalista, quien dijo haber oído el mensaje de Rivero.

[object Object]

Fernando Estévez, entrenador del Eldense, manifestó ayer que el Tenerife «es un equipo que ha sido muy sólido a domicilio, no en las últimas salidas, pero sí empezó ganando en campos complicados».«Ese es el rival que espero: cualquier componente de esa plantilla tiene una experiencia más que contrastada en la categoría y además con los fichajes que han realizado en verano, nos plantearán complicaciones», adujo.«Tienen alternativas que les hacen un equipo muy competitivo. Para mí, es de los seis equipos llamados a ascender; y tiene un fondo de armario increíble. Si les menospreciamos o creemos que vienen bajo mínimo, erramos. Así que el foco lo ponemos en el terreno de juego y en ser mejores que el rival, merecer más y ganar», concluyó.