Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baloncesto | Lenovo Tenerife

Salin encuentra socio en Wiltjer

Dejando de lado los pases que salen de las manos de Huertas y Fitipaldo, la conexión entre el escolta finés y el pívot norteamericano es la más productiva de este Canarias

Salin trata de aprovecharse del bloqueo que le pone Wiltjer en el Lenovo-Zaragoza. E. COBOS (ACB PHOTO)

Compañero suyo hace unos años en el Unicaja, Sasu Salin parece saber a la perfección dónde va a estar Kyle Wiltjer cuando le llega el balón y no dispone de situación diáfana de lanzamiento. Así lo demostró, por ejemplo, en Santiago, donde sus cuatro asistencias tuvieron el destino del ala pívot, entre ellas la que supuso la victoria canarista.

Capaz de ser clave anotando desde el perímetro, tanto en canastas ganadoras como con una producción superlativa, tal y como ya ha demostrado este curso en los duelos frente al Prometey (22 puntos seguidos en el tercer cuarto), el Bilbao (22 tantos) y Zaragoza (17), Sasu Salin también está exprimiendo su capacidad para asistir. De hecho, el finés se mueve, gracias a sus 15 pases de canasta tras ocho jornadas (1,87 de media), muy cerca de sus mejores números dentro de esta faceta desde que llegó a la ACB. Solución ante defensas de los rivales que han sabido evitar situaciones claras para el exterior, pero igualmente porque el de Helsinki ha encontrado un nuevo socio para aumentar su abanico de aportaciones ofensivas: Kyle Wiltjer. El del pasado sábado, en Santiago, fue el mejor ejemplo de ellos.

En la victoria de infarto del Lenovo en tierras gallegas, Salin se fue hasta los cuatro pases de canasta. Todos ellos con un destinatario, el citado pívot norteamericano. Quizá porque Sasu ya conoce cómo y por dónde se mueve Kyle tras haber sido compañeros en el Unicaja 18/19, y también por el alto grado de acierto del ala pívot, que por ahora ha convertido 19 de los 33 triples que ha intentado para más de un 57% de acierto. Toda una garantía cuando recibe las ayudas del adversario y no hay tiro claro. «Formamos una buena sociedad sí, y con nuestro sistema de juego, cuando voy a hacer un rizo suele estar Kyle abierto para lanzar de tres; es fácil pasarle a él porque sabes que hay muchas opciones de que meta», admite el escolta.

De las 15 asistencias que ha repartido Sasu en esta Liga Endesa 20/21, ocho han acabado en canasta de Wiltjer, la mayoría desde el 6,75. Ocurrió en dos ocasiones contra el Breogán, más tarde una vez frente al Bilbao, también en el triunfo canarista en Vitoria, e igualmente, y por partida cuádruple, en el éxito de los de Vidorreta en Santiago. Frente al Obradoiro la primera fue para un triple (10-5), otras dos en el segundo cuarto de las que Kyle sacó un triple (31-21) y dos libres (31-21); y finalmente la del triple que supuso, casi sobre la bocina, el quinto triunfo liguero de los aurinegros. «También estaba Marce en la parte de arriba, pero Kyle estaba abierto en la esquina y on fire; era sencillo para él», explicó el finés sobre dicha acción. Ambos parecen haber formado una sociedad que comienza a ser productiva. De hecho, ninguna otra conexión, exceptuando el idilio que tienen los bases con los interiores, es tan fiable dentro de este Lenovo Tenerife. Eso sí, el norteamericano no parece hacerle ascos al resto de sus compañeros y ha anotado recibiendo de Fitipaldo (5), Huertas (5), Guerra (2), Sastre (1), Rodríguez (1), Gamble (1), Doornekamp (1) y Shermadini (1).

Compartir el artículo

stats