Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Liga Endesa / 8ª Jornada

Wiltjer alivia el sufrimiento

El Lenovo Tenerife vence al Obradoiro (81-84) gracias a un triple sobre la bocina del ala pívot y después de remontar una desventaja de 16 puntos

Wiltjer trata de lanzar ante la defensa de Beliauskas. ACB Photo

Otra vez un mal arranque, de nuevo falta de continuidad en ciertos tramos del partido, un querer y no poder durante muchos minutos... El Lenovo Tenerife repetió este sábado varios de sus errores más comunes en tiempos recientes, pero su empeño por no irse del choque y la calidad individual de dos de sus jugadores le permitió, finalmente, salir airoso de su visita al Obradoiro (81-84).

Hasta por 16 puntos llegaron a ir perdiendo los canaristas en el y hasta ocho abajo se vieron ya dentro del último periodo (76-68). Sin embargo, entre la aportación de un soberbio Huertas (ocho puntos, dos rebotes y cuatro asistencias en el acto final) y finalmente un triple desde la esquina de Wiltjer los laguneros sumaron su quinta victoria liguera de la temporada. Precisamente el ala pívot norteamericano fue el máximo anotador de los de Vidorreta al irse hasta los 20 puntos y cinco rebotes. Julian Gamble, pese a sus cinco pérdidas, fue el más valorado del equipo convertir 14 puntos, coger diez rebotes y poner dos tapones para 22 créditos.

Como si fuera ya una tradición, el arranque del Lenovo Tenerife dejó mucho que desear. Empeorando incluso sus puestas en escena anteriores. Los isleños reeditaron varios de sus manifiestos errores más recientes, sobre todo las pérdidas de balón ante un rival que hizo daño desde el perímetro y en el que Birutis superó por completo a Gamble en el poste (10-2).

Solo Kyle Witjer fue referencia ofensiva en el cuadro lagunero al anotar tanto desde el perímetro como dentro de la zona (10-7). Más que insuficiente cuando los locales encontraron situaciones claras debajo del aro, alargaron su acierto exterior (triples de Ellenson y Robertson) y además aprovecharon los regalos de los canaristas, que se dejaron nada menos que seis balones por el camino en el primer acto.

No le quedó más remedio a Vidorreta que pararlo (18-7), aunque su tiempo muerto se fue por el sumidero ante los errores posteriores en ataque de los suyos (solo fue capaz de sumar Sastre) y un par de acciones positivas del Obra, que con un 5/6 desde el 6,75 se disparó hasta el 23-9 al final del primer periodo. El 4/12 en tiros de campo también explicó el electrónico tras 10 minutos de encuentro.

Con un poco más de actividad defensiva, el Lenovo pudo al menos meterse en un intercambio de canastas gracias a la verticalidad de Fitipaldo. Sin embargo, el idilio exterior de los gallegos (7/8) dio a los de Moncho Fernández su máxima renta ante un Canarias groggy (31-15). Con Gamble arreglando en ambos lados de la cancha algunos regalos innecesarios, sumando de tres en tres (2+1 de Guerra y triple de Wiltjer) y siendo fiable en el tiro libre (8/9 en el segundo acto) los de Vidorreta firmaron un 0-12 que les dio algo de vida (31-27, 15').

Ya lejos de las cuerdas, el Lenovo mantuvo por minutos el toca y daca (35-31), aunque entre otra pérdida innecesaria de Gamble (solo dos de todo el equipo en ese periodo), algún rebote concedido y hasta un error en el tiro libre de Huertas, el Obradoiro volvió a poner tierra de por medio con Birutis yéndose hasta los 12 puntos (40-34). Solo tres acciones consecutivas, marca de la casa, de Huertas permitieron a los isleños irse al intermedio con una desventaja razonable (42-38).

Superado el momento más complicado, los laguneros llegaron a colocarse a dos (42-40 tras canasta de Gamble), pero nunca tuvieron continuidad para terminar de invertir el signo del marcador (47-45). Varios errores en el tiro de Fitipaldo, otra pérdida en saque de fondo, algunos ataques más de atrabancados (otras cinco pérdidas en el cuarto) o la imposibilidad de frenar a la pareja Robertson-Birutis hicieron estériles el triple de Fitipaldo tras -por fin- una buena circulación, el mate de Guerra y otros tres puntos de Doornekamp (58-56). Sin la regularidad necesaria, los aurinegros afrontaron seis abajo los diez minutos finales (62-56) en medio de un continuo ejercicio de querer y no poder.

Un triple de Muñoz volvió a encender las alarmas a ocho minutos de la bocina final (66-58), y como en episodios anteriores, al rescate acudió Marce Huertas. Primero con una canasta, luego con una fácil asistencia en saque de línea de fondo para Sastre, más tarde con buena defensa para correr y finalizar a aro pasado (66-64). Por el camino aportaron Gamble (2+0) y Fitipaldo (1+1) hasta una nueva aparición del paulista (71-70), que también corrió a la contra para asistir a Sule, que machacó llegando por la calle central y que el Lenovo se pusiera en franquicia por primera vez en todo el duelo (71-72) a poco más de cuatro del final.

Prolongó su estado de gracias el brasileño con una asistencia para Gamble (2+1) y una penetración que dio cuatro puntos de renta al Canarias (73-77). Sin cinco puros, Ellenson sostuvo a los suyos en partido con superioridades bajo el aro, si bien la fiabilidad de Sulejmanovic en el tiro libre (4/4) mantuvo a salvo la ventaja tinerfeña (77-81).

Pudo sentenciar el cuadro de Vidorreta en dos ocasiones, primero con una forzada penetración de Fitipaldo a 48 segundos del final y en su siguiente ataque, que acabó con pérdida de Huertas y canasta sencilla de Zurbriggen (81-81) con solo 18 segundos por jugarse. Tras tiempo muerto,el Canarias atacó con paciencia y si bien encontró a Salin en una situación forzada, el finés dobló para que Wiltjer, desde la esquina, sentenció con un triple que ya no tuvo capacidad de respuesta.

Compartir el artículo

stats