Madrid y UE impiden ampliar el plazo para estabilizar a 20.000 interinos

Bruselas amenaza con sanciones si no se reduce la tasa de temporalidad antes del 31 de diciembre | Plan de choque en Función Pública con personal extra

Oposiciones sanitarias celebradas recientemente en Canarias.

Oposiciones sanitarias celebradas recientemente en Canarias. / ANDRÉS CRUZ

El nuevo ministro de Función Pública, José Luis Escrivá, lanzó hace unos días la iniciativa de eliminar la tasa de reposición en 2025, lo que ha dejado descolocadas a las comunidades autónomas, entre ellas Canarias. El debate puesto sobre la mesa por el Estado llega en un momento complicado para la Administración autonómica, inmersa en el laborioso proceso de estabilizar los puestos de trabajo de unos 20.000 empleados públicos interinos de Sanidad, Educación y Administración General y que tiene fecha de finalización improrrogable: 31 de diciembre de 2024. Ni el Estado ni la Unión Europea han permitido que pueda ampliarse el plazo pese a los intentos realizados por varias comunidades debido a las dificultades del proceso.

Ante este escenario, hay comunidades que han preferido interrumpir o ralentizar las ofertas públicas de empleo para dedicarse de lleno a cerrar los procesos de estabilización de los interinos porque, si no cumplen los plazos, serán sancionadas. El Gobierno central advirtió recientemente en una reunión con los responsables de Función Pública autonómicos que no hay opción de prórroga más allá del 31 de diciembre y que la Comisión Europea ha sido taxativa: habrá sanción a España si no reduce la tasa de interinidad en las administraciones públicas hasta el 8% a final de año. Y esta multa se trasladará a aquellas comunidades que no cumplan con sus obligaciones en tiempo y forma.

Más funcionarios

Los apuros los intenta resolver la Dirección General de Función Pública con un nuevo plan de choque que dote de personal extra durante los próximos meses, dedicado exclusivamente a sacar adelante los procesos de estabilización. A diferencia de anteriores planes, ahora lo que se pretende es asignar al menos 14 funcionarios especializados, que forman parte de la plantilla de Función Pública, para que se dediquen temporalmente a la tramitación de estos procesos para darles celeridad y que puedan terminarse a tiempo, mientras que sus vacantes será cubiertas de forma provisional por personal interino para no frenar los procesos selectivos en marcha.

Los planes lanzados por Escrivá en su reciente comparecencia en el Congreso han provocado más incógnitas que certezas en la Administración canaria. El viceconsejero de Administraciones y Transparencia, Antonio Llorens, espera que todo lo dicho por el ministro sea tratado y pactado con las comunidades autónomas: «No creo que sea café para todos sino que la receta que se intente aplicar se adapte a la realidad de cada Comunidad», añadió. Llorens explicó que la situación de la Administración autonómica de las Islas no puede ser la misma que la de otras comunidades, no solo por la propia realidad insular de Canarias sino por los niveles de envejecimiento de los empleados públicas, las necesidades de servicios públicos de la población y otras particularidades de la Administración canaria.

«Cuando el ministro habla de eliminar la tasa de reposición nos tendrá que preguntar a Canarias qué es lo más adecuado para nosotros en este ámbito, qué opinión tenemos al respecto, qué servicios prestamos y, sobre todo, qué número de empleados necesitamos para tener unos servicios óptimos y así saber qué tasa hace falta o qué modelo alternativo se plantea para cubrir las necesidades de personal», subrayó.

Llorens sí cree que hay un problema con la tasa de reposición de cara a las numerosas jubilaciones que se producirán en los próximos años, por lo que se abre un «periodo de reflexión» al hilo de lo manifestado por el ministro «con el fin de pactar qué Administración queremos y hasta dónde podemos llegar en personal para prestar los servicios públicos que necesita la población, con una calidad adecuada», añade el viceconsejero.

Bruselas frena el crecimiento ilimitado

Antonio Llorens llama la atención sobre los límites a la hora de ampliar las plantillas de las administraciones públicas ya que Europa «tiene claro que el sector público no puede crecer sin límites». Al hilo del debate abierto sobre la posible eliminación de la tasa de reposición –porcentaje de vacantes en el empleo público que pueden ser cubiertas con personal de nuevo ingreso en función de las bajas que se hayan producido en el año anterior–, el viceconsejero de Administraciones y Transparencia advierte que «crecer en plazas significa aumentar el gasto en personal, que ya en Canarias es importante» y la UE vigila el sobredimensionamiento de las administraciones porque supone incrementar el gasto público y más dificultades para controlar el déficit y la deuda. «Hay que explicar muy bien a la sociedad cómo queremos crecer en número de funcionarios y si esto lleva aparejado una mejora de los servicios públicos que se prestan a la ciudadanía», añade el representante de Función Pública, por lo que opta por analizar bien los pros y contras. |