África | Conflictos y seguridad en el Sahel

Niagalé Bagayoko: «Los yihadistas no avanzan ni hacia las Islas por el Atlántico ni hacia Europa»

Niagalé Bagayoko (Francia, 1974) señala que el avance de los grupos yihadistas en el Sahel no tiene por qué afectar a la seguridad de Canarias. Subraya que se dirigen hacia el Golfo de Guinea y no hacia la costa atlántica cercana a las Islas o el Mediterráneo. La politóloga ayer participó en unas jornadas organizadas por Casa África sobre la seguridad y los movimientos sociales que se dan en esta zona del continente vecino.

Niagalé Bagayoko ayer en Casa África.

Niagalé Bagayoko ayer en Casa África. / JOSE CARLOS GUERRA

Néstor Santana

Néstor Santana

Aludiendo al nombre de las jornadas en las que participa, ¿hacia dónde va el Sahel?

El Sahel se encuentra en una situación de profunda reestructuración política, social y de seguridad. Es demasiado simplista considerar, como dicen algunas voces, que el aumento de la inseguridad en la zona se debe a que el terrorismo se impone. Al frente de ese incremento se encuentra el avance de los grupos yihadistas, pero más ampliamente, también están los grupos de autodefensa, los grupos parapoliciales y las milicias, que no han dejado de extender su influencia en todos estos países. Por ejemplo, en las ciudades de Níger los grupos ciudadanos de autodefensa han proliferado en apoyo a la junta militar gobernante. Otra cuestión son las dinámicas de tensión y enfrentamiento intercomunitarias que se dan entre los grupos existentes. En general, parece que el Sahel está en un contexto insurreccional. 

¿A qué se refiere con «contexto insurrección»?

Los regímenes pretorianos que han llegado al poder a través de las armas en los últimos tres años tienen una aceptación social creciente en detrimento de los sistemas democráticos. Han calado en la opinión pública porque estas sociedades tienen la particularidad de que tienden a abrazar la retórica patriótica nacionalista, la reivindicación del orgullo nacional que defienden los militares. Desarrollar un discurso de rechazo al mundo exterior es un fenómeno muy nuevo y funciona. 

Ese rechazo al mundo exterior, ¿se centra sobre todo en Occidente?

Creo que existe entre la población un rechazo muy profundo y generalizado del paternalismo que ha caracterizado a las políticas aplicadas en el Sahel por los países occidentales y las oenegés. Es un sentimiento que he visto surgir gradualmente, sobre todo a lo largo de todos los procesos de estandarización del sistema político y cultural que se han ido sucediendo. Un intento de europeizar esta área que se ha percibido como externo a cualquier realidad africana, es decir, a los valores y características de estos estados y sociedades.

La muerte del líder de Wagner no ha cambiado nada en el Sahel, el grupo solo es la cara visible rusa

undefined

Entonces, ¿se puede decir que la dictadura ha llegado para quedarse en la zona?

Creo que es en una subregión en la que los regímenes militares van a poder establecerse de forma bastante permanente, aunque los miembros de las juntas actuales sean derrocados por otros. El pretorianismo es una dinámica fundamental, como lo es también la influencia de los actores religiosos o actores políticos conservadores que, en mi opinión, no son extremistas ni violentos. 

Con ese mensaje anti-Europa calando en la población, Rusia ha entrado de lleno en la zona a través de Wagner. ¿Por qué a África le resultan atractivos los acuerdos con Putin?

Wagner es una subcontrata del Estado ruso. No puede trabajar sin la diplomacia rusa, el armamento ruso, los equipos e instalaciones logísticas móviles de Rusia, y sobre todo sin el servicio de inteligencia del Kremlin. No es una especie de grupo depredador mercenario, es la cara visible de la acción rusa. Malí ha sido siempre un importante socio de Estados Unidos y Rusia, por eso ahí Wagner tiene más peso que en Níger o Burkina Faso. 

Con la muerte del líder del grupo Wagner, Prigozhin, ¿ha variado la influencia rusa en África?

No ha cambiado nada. Como le he dicho, Wagner es solo la cara visible. Es un grupo que depende totalmente del Gobierno ruso. De hecho, ahora cuenta con más poder que nunca porque está ayudando al ejército de Malí a reconquistar la parte norte del país.

Si el Sahel es inseguro, ¿Canarias está en riesgo de serlo también? 

Muy buena pregunta. No estoy nada familiarizado con la geopolítica de las Islas Canarias, pero lo dudo mucho. El Sahel es una parte de África sin salida al mar y la progresión, sobre todo de las redes yihadistas, se dirige hacia los países costeros del Golfo de Guinea. No están avanzando ni por el Atlántico hacia las Islas ni por el Mediterráneo hacia Europa. 

Me sorprende que no afecte al Archipiélago la inestabilidad en la zona. 

Bueno, el tráfico de drogas podría afectar a Canarias a través de países como Guinea-Bissau. También puede ser un problema el tráfico de personas. 

Niagalé Bagayoko

Niagalé Bagayoko / José Carlos Guerra

undefined

¿Y la migración?

Si me habla del famoso tema de las migraciones, debe saber que, en contra de las proyecciones europeas, nunca ha habido llegadas masivas de inmigrantes procedentes de las zonas en conflicto del Sahel. La mayoría de ellos se han refugiado en países vecinos o en otros lugares de su territorio, no en Europa. Es decir, la mayoría de los inmigrantes africanos actuales que llegan a Occidente no proceden de países en zonas de conflicto en el Sahel.

Pero gran parte de las embarcaciones que arriban a El Hierro provienen de Senegal.  

Senegal no es una zona en conflicto, no lo es en el plano geográfico. Sí que hay una amenaza yihadista en sus fronteras, pero no creo que eso vaya a causar un repunte migratorio, no lo sé con exactitud. No soy especialista en el tema. 

¿Cómo valora la política migratoria europea de externalización de fronteras? ¿Es efectiva?

En este marco, Níger por ejemplo es uno de los actores más importantes. Hay una gran incógnita respecto a si la Unión Europea va a renovar los acuerdos migratorios con la junta militar del país, a la que actualmente no reconoce. La política europea de actuar en los puntos de origen está muy mal vista por la población local. La migración se percibe allí como una forma de intercambio entre los diferentes pueblos de la región. Es más, la externalización de las fronteras está generando conflictos entre ellos, y se aprecia sobre todo entre Túnez y Argelia. Otro elemento a tener en cuenta son las disparidades entre los países de la UE. Mientras Italia siempre ha tenido una política más conservadora y de protección de su identidad, incluso antes la Presidencia de Meloni, Francia practica una política más universalista, que la empuja de forma paradójica, a acoger la migración del espacio africano francófono. 

Nunca ha habido llegadas masivas de migrantes a Europa procedentes de esta zona de África

undefined

Con este panorama, ¿Qué futuro le espera al Sahel? ¿Cuál es la solución a tanta inseguridad?

La solución es dejar a las dinámicas seguir su curso. Se ha comprobado el fracaso más que evidente de las intervenciones no solo europeas, también de Rusia, Naciones Unidas, o de otros actores africanos como Argelia o la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CDAO). Ese tiempo pasó. Opto por dejar las cosas seguir su curso, tanto para bien como para mal. Los actores internacionales no tienen más margen de maniobra para empujar hacia la dirección que les conviene las dinámicas políticas, sociales y económicas del Sahel.