2€/mes - 6 meses Promoción Flash eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

‘Caso Cuarteles’ | Golpe a la corrupción en Canarias

¿Qué une el ‘caso Mediador’ con el ‘caso Cuarteles’?

El empresario lanzaroteño Ángel Ramón Tejera, el comandante Tienda y el general Espinosa Navas, en el centro de las pesquisas

¿Qué une el ‘caso Mediador’ con el ‘caso Cuarteles’? E. D.

El caso Cuarteles es el resultado de la investigación de la Guardia Civil elevada a la autoridad judicial sobre irregularidades en obras de reforma y reparación en edificios del instituto armado.

Esas obras habrían sido concedidas a base de amañar contratos para evitar la competencia mediante el enchufe –subrepticio u ordenado desde una subdirección general del Cuerpo– de un grupo de empresas de un mismo constructor de Lanzarote, que habría cobrado facturas infladas y por trabajos no ejecutados.

¿Quiénes? Los dos principales protagonistas del caso Cuarteles son el teniente general de la Guardia Civil Pedro Vázquez Jarava y el constructor lanzaroteño Ángel Ramón Tejera de León, apodado Mon.

Vázquez Jarava ocupaba una subdirección general de la Guardia Civil como jefe del Mando de Apoyo e Innovación durante el periodo investigado. Ese departamento encarga, supervisa y/o paga obras y contrata servicios para el instituto armado.

Mon es el propietario de cuatro sociedades que actúan en las obras investigadas en la península: las sociedades limitadas Solocorcho, Canarycork, Impermercork, y Angrasurcor. También es el dueño de las empresas Lancelot Pintura y Decoración SL e inversiones Andelmar SL, que recibieron encargos en las Islas.

Dos mandos intermedios del Cuerpo tienen también protagonismo en el caso. El coronel José María Tienda, cesado en el mando de la comandancia de Santa Cruz de Tenerife el miércoles por su relación personal con Mon y ser su comandancia la que más obras facturó a ese constructor, por valor de 927,499 euros.

El teniente coronel Carlos Alonso, que fue jefe de la Comandancia de Ávila y actualmente está destinado en Madrid, está investigado en el caso, y explicó en sede judicial que en materia de obras seguía las órdenes del teniente general Jarava. Asuntos Internos se encontró durante su investigación con que Jarava daba instrucciones, recomendaba y se interesaba para y por concesiones de contratas al canario Mon.

¿Cuánto? La sección de Asuntos Internos de la Guardia Civil ha puesto la lupa sobre corruptelas en 193 obras, y que importan casi tres millones de euros en pequeñas concesiones. Los encargos, en su mayoría saneado de paredes, eliminación de humedades, repintado e impermeabilizados de oficinas, pabellones, vestuarios, aparcamientos y cubiertas de edificios oficiales, suponen facturas casi siempre por debajo de los 50.000 euros. Numerosos encargos no superan los 5.000 euros.

Los negocios de Mon con la Guardia Civil se dispararon en 2016, año en que se le contabiliza una facturación de 1,3 millones de euros. Es el año de más intensa relación del constructor lanzaroteño con el teniente general Jarava, una amistad que les llevó a compartir viajes de ocio y a aceptar el segundo todo tipo de invitaciones del primero, entre ellas entradas de fútbol o semanas de vacaciones a las playas de Costa Blanca.

Cuándo? Asuntos Internos de la Guardia Civil ha rastreado obras concedidas y ejecutadas entre el 12 de marzo de 2014 y el 10 de abril de 2019. Sobre la pista les puso un anónimo enviado a la Secretaría de Estado de Seguridad en mayo de 2018, supuestamente por un guardia de la plantilla de la Comandancia de Ávila. La secretaría de Estado –entonces dirigida por José Antonio Nieto– reenvió el anónimo a la Sección de Operaciones del Estado Mayor de la Guardia Civil. Ese departamento activó a Asuntos Internos alertando sobre posibles irregularidades en las obras de cuarteles abulenses.

El aviso lleva adjunto un informe de la Unidad de Gestión Económica de la Zona de Castilla y León de la Guardia Civil que señala una serie de empresas del sector de la impermeabilización, todas ellas resultan ser las de Tejera.

Para entonces, Asuntos Internos tiene ya conocimiento de otras irregularidades – «de similar naturaleza», dicen los agentes en un informe– como «facturación por trabajos en acuartelamientos del Cuerpo con partidas de obra no ejecutadas o ejecutadas únicamente de manera parcial por parte de las mismas empresas», que «podrían haberse producido en el ámbito territorial de otras comandancias de la Guardia Civil».

¿Dónde? Las obras se han venido concediendo y ejecutando –que haya trascendido hasta ahora, pues la investigación de Asuntos Internos sigue abierta– en 13 circunscripciones de la Guardia Civil: las comandancias de Algeciras, Albacete, Ávila, Alicante, Badajoz, Castellón, Huelva, Jaén, A Coruña, Toledo, Tenerife y Valladolid y la Zona de Murcia. Ha habido además encargos desde Madrid, desde la Jefatura de Asuntos Económicos y la propia Dirección General de la Guardia Civil.

Es significativo lo ocurrido en la casa-cuartel de Navarredonda de Gredos (Ávila), donde operarios subcontratados por Mon se presentaron a realizar trabajos de pintura sin siquiera llevar el material para trabajar.

Irregularidades sobre obras en los cuarteles se investigan actualmente en tres juzgados. En Madrid, el Juzgado de Instrucción 3 dirige las pesquisas de la mayor parte del caso después de que, en 2021, le acumulara su parte de investigación el juzgado de Ávila.

En las Islas, el tribunal de lo Penal de Arrecife va a juzgar el próximo 12 de abril un caso de fraude fiscal de 162.000 euros cuya base está en lo facturado por el constructor a la comandancia de Tenerife.

Hay una investigación añadida en el juzgado de instrucción 3 de Valencia sobe supuestas irregularidades cometidas por un teniente coronel del Ejército en funciones de interventor de la Zona de la Guardia Civil de la Comunidad Valenciana.

¿Cómo? Asuntos Internos de la Guardia Civil llevó a los tribunales al teniente general Jarava acusándolo de cinco delitos: cohecho, falsedad documental, tráfico de influencias, prevaricación administrativa y malversación.

Unos peritos de la Dirección General del Patrimonio (dependiente del Ministerio de Hacienda) certificarán la principal sospecha elevada por Asuntos Internos: que los trabajos encargados no se realizaban, o se hacían deficientemente, o se presupuestaban y cobraban más metros de muro pintado, pared demolida o cubierta arreglada de los que realmente se hacían. Pero en el juzgado madrileño que sigue el caso aún no se ha hecho el encargo del peritaje, que lleva parado meses.

Una norma interna de la Guardia Civil exige la revisión de tres presupuestos de empresas distintas antes de encargar obras de gasto superior a 5.000 euros e inferior a los 50.000. Mon concursó con tres empresas distintas... sin que Jarava parara el fraude. La práctica totalidad de los encargos a las empresas de Tejera no pasa el límite de presupuesto del contrato menor, con lo que se eludía la obligación de convocar una licitación pública.

Los agentes de Asuntos Internos han encontrado varios casos en los que el teniente general Jarava liberaba crédito para obras sin que la comandancia afectada lo solicitara. También casos de obras que en los cuarteles afectados sorprendían porque no se consideraban necesarias.

Conexión con ‘Mediador’. El constructor Mon Tejera aparece en la trama de relaciones que en y desde Canarias cosía el exdiputado socialista Juan Bernardo Fuentes Curbelo, Tito Berni. Su nombre, como integrante de una corte de aspirantes a tratos de favor y negocios con la Administración figura en el sumario del caso Mediador, si bien aún la jueza instructora no le ha imputado aún delito alguno.

Sin que se le imputen delitos, el coronel cesado José María Tienda aparece también en el sumario del caso Mediador, citado en alusiones amistosas por integrantes de la trama. La Guardia Civil ha descartado que el cese reciente de Tienda al frente de la Comandancia de Tenerife tenga que ver con el caso Mediador; su destitución es efecto del caso Cuarteles.

Sí tiene imputados delitos, y es de momento el único encarcelado del caso Mediador, el general de la Guardia Civil Francisco Espinosa, supuestamente corrompido por la red de amistades, juergas e influencias catalizada por Fuentes Curbelo y el intermediario Marco Antonio Navarro Tacoronte, cuyo papel de mediador da nombre al caso.

La investigación del caso Cuarteles sospecha que fue el general Francisco Espinosa –que ocupó la jefatura de la comandancia de Las Palmas entre 2008 y 2021– el que presentó al constructor Tejera de León al teniente general Váquez Jarava en 2014. A partir de ahí, ambos traban la amistad que ha analizado Asuntos Internos.

Compartir el artículo

stats