Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ciudadanos en Canarias se ‘arrima’ a Inés y elegirá en primarias al candidato

El partido en el Archipiélago busca sobrevivir y espera que la nueva ejecutiva nacional que resulte elegida en enero le permita libertad de pactos «con quien sea»

Único diputado de Cs en el Parlamento canario, Ricardo Fernández.

Ciudadanos en Canarias intenta sobrevivir en medio de la nueva crisis que se disputa en el ámbito nacional entre la facción de Inés Arrimadas y la de Edmundo Bal, junto a la evidente pérdida de peso en las Islas con el constante abandono del partido de altos cargos y militantes. El coordinador en el Archipiélago de la formación naranja, Enrique Arriaga, apuesta por la lista de consenso que se presentó el pasado viernes en Madrid -acto al que acudió a «título particular», recalca-, y que está forjada por Inés Arrimadas, que da un paso a un lado y se presenta de forma testimonial en última posición. A juicio de Arriaga, también vicepresidente y consejero de Carreteras, Movilidad, Innovación y Cultura del Cabildo de Tenerife, esta lista representa «la municipalidad». Y lo hace, subraya, porque al frente está la coordinadora de Baleares, Patricia Guasp, acompañada del portavoz de Ciudadanos en el Parlamento Europeo, Adrián Vázquez.

Con la presentación de la candidatura que promueve Arrimadas se consuma la ruptura en el partido, cuyo liderazgo disputará con el portavoz de Cs en el Congreso, Edmundo Bal, en una batalla que dejará heridas a menos de seis meses de las elecciones autonómicas y locales de 2023. Pese a que las dos listas aseguran mantener la mano tendida para incluir al contrario antes de que se formalicen las candidaturas (del 26 al 29 de diciembre), todo apunta a que no hay reconciliación y que darán la batalla.

Adrián Vázquez se postula como secretario general mientras que la portavocía política será para Patricia Guasp, en el caso de que en las primarias del 9 y 10 de enero gane esta lista. La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, otro cargo pesado de Ciudadanos, también está integrada, pero por el momento no se conoce su posición, todo lo contrario de su número dos en el Ayuntamiento madrileño, Santiago Saura, que ha optado por ir en la lista oponente a la secretaría general del partido dejando a Bal la portavocía política.

Por tanto, se acercan unas primarias al rojo vivo en un partido que se ha ido desangrando a pasos acelerados desde el desplome de escaños en las elecciones generales de noviembre de 2019, que provocó la dimisión de su fundador, Albert Rivera.

Desde Canarias están esperando al congreso de refundación, ya con la nueva ejecutiva resultante de las primarias, que se va a celebrar el 14 y 15 de enero en Madrid. Esa nueva dirección marcará el rumbo de los nombramientos, porque en las Islas la formación naranja aún no ha presentado candidaturas al Gobierno, cabildos y ayuntamientos.

La valoración de Arriaga

Arriaga explica que solo habrá primarias para la Presidencia del Gobierno y serán en marzo, en el caso de que concurran varias alternativas, lo que hoy por hoy parece complicado. Muchos de los actuales cargos están atentos a lo que sucede en Madrid para dar el paso o para dejarlo, al menos en primera línea. Lo que tienen claro es que si la dirección federal que salga de las primarias impone pactos en cascada como hizo al inicio de esta legislatura con el PP, algunos abandonarán el barco naranja.

La posición de Canarias es que les dejen pactar «con quien sea», de izquierda o derecha, porque Ciudadanos, precisa Arriaga, representa el centro moderador de muchas políticas que se hacen en las instituciones, donde aún les quedan en torno a 30 cargos. No ponen líneas rojas ni a Vox ni a Podemos, explica, aunque prefiere no pactar con ellos, pero si se diera el caso, y siempre con un programa político «bien cerrado» para la gobernanza en las instituciones, podrían converger en esas alianzas. «Por ejemplo, en el pacto que tenemos en el Cabildo de Tenerife con el PSOE hemos conseguido que se centre bastante y no se escore hacia la izquierda, y si fuera un pacto de gobierno con un partido de la derecha y se pudiera centrar, puede ser interesante, pero no son nuestros socios apetecibles Podemos o Vox», enfatiza Arriaga.

Apoyar a los compañeros

El coordinador de Ciudadanos en Canarias fue a la presentación de la lista de consenso liderada por Patricia Guasp y Adrián Vázquez «para apoyar a los compañeros», remarca, «porque es la candidatura que más tiene que ver con la municipalidad», no solo por la coordinadora de Baleares sino por, entre otros, Carlos Pérez Nieva, coordinador de Navarra.

Pese a que hay dos candidaturas y tiene en alta estima a Edmundo Bal, la lista de Arrimadas cuenta con caras nuevas y «apoyo de todos los territorios como Murcia, Castilla-La Mancha, Cataluña o Madrid», apunta. En su opinión, es la «que representa ese consenso y esa refundación más acercada a los municipios». El partido en Canarias lo que quiere es que se potencie la acción municipal porque siempre se ha centrado más en el Congreso.

¿Y tienen estructura para ello? Son conscientes de que se han desinflado y va a costar recuperarse, por lo que, por ahora, van a presentarse a los municipios más grandes, cabildos y al Gobierno, pero el tiempo corre y los adversarios ya tienen a sus candidatos haciendo campaña. Esperan llegar a pactos locales y mostrar a sus candidatos municipales e insulares en enero o febrero, y al Gobierno de Canarias después de las primarias de marzo. La marca de Ciudadanos pervivirá, sentencia, aunque en las alianzas pueda ir detrás de partidos locales con más peso.

Compartir el artículo

stats