Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Parlamento se pone verde y reclama un área marina protegida en torno a las Islas

La Cámara regional busca crear un santuario para preservar la biodiversidad oceánica

El Parlamento se pone verde y reclama un área marina protegida en torno a las Islas | A.G.

El pleno del Parlamento de Canarias abogó ayer por la creación de una gran área marina protegida en aguas de Canarias y la Macaronesia para la preservación de la biodiversidad marina y el uso sostenible de los recursos oceánicos. Con motivo de la celebración del Día Internacional de los Océanos el próximo 8 de junio, el presidente de la Cámara regional, Gustavo Matos, dio lectura a una declaración institucional en la que se expresa la voluntad de crear un santuario para la biodiversidad marina de la Macaronesia que combine áreas de las zonas económicas exclusivas de distintos países, en un esfuerzo internacional para el uso sostenible de los recursos marinos de la región.

El Parlamento regional realiza esta declaración pocas semanas después de que Marruecos haya autorizado a realizar nuevas prospecciones petrolíferas en sus aguas, pero muy cercanas a las costas del Archipiélago. En concreto a 50 kilómetros. Unas exploraciones a través de las que la empresa británica Europa Oil&Gas ha descubierto un macroyacimiento con potencial para extraer mil millones de barriles.

Una autorización que hizo saltar las alarmas en las Islas no solo porque existe nulo margen de maniobra para tratar de evitarlas, ya que se llevarán a cabo en aguas que están bajo soberanía marroquí, sino por la preocupación de que puedan causar daños a la biodiversidad de la zona.

Las aguas que rodean Canarias también esconden otro tipo de recursos muy codiciados. Entre ellos están los yacimientos de telurio situados a unas 200 millas náuticas de las Islas, donde se encuentra el monte Tropic, que según las estimaciones del Centro Oceanográfico del Reino Unido (NOC por sus siglas en inglés), alberga 2.670 toneladas de este material considerado oro tecnológico por sus propiedades para esta industria, y que suponen también un punto de discordia entre el reino alauí y el Archipiélago para la delimitación de las fronteras marítimas entre ambos países.

En este escenario, el Parlamento de Canarias se posicionó ayer al lado de las organizaciones líderes en la conservación de la biodiversidad y consideró positivo la creación de un santuario para la biodiversidad marina de la Macaronesia.

Además, la Cámara regional invita a los parlamentos de Azores, Madeira y Cabo Verde, así como al Gobierno de Canarias, a promover la creación de áreas marinas protegidas en sus zonas económicas exclusivas y a buscar figuras de colaboración al amparo de la Convención de Especies Migratorias para gestionarlas de manera combinada, creando así un gran santuario para la biodiversidad marina de la Macaronesia.

«Los océanos son fuente de vida y el sustento de la humanidad, así como de todos los demás organismos de la Tierra. Prueba de ello es que el océano produce al menos el 50% del oxígeno del planeta, alberga la mayor parte de la biodiversidad de la Tierra y es la principal fuente de proteínas para más de mil millones de personas en todo el mundo. Además, el océano es clave para nuestra economía, especialmente en un archipiélago oceánico como Canarias» indica la declaración.

Asimismo señala que los océanos también son un elemento fundamental en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, que reconoce en el ODS 14 la importancia de la conservación y utilización sostenible de los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo de la humanidad.

La declaración institucional añade que el Archipiélago canario es una región oceánica privilegiada, caracterizada principalmente por el Gran Ecosistema Marino de la Corriente de Canarias (CCLME, Canary Current Large Marine Ecosystem), que es uno de los cuatro mayores sistemas de afloramiento del mundo y representa el 8% de la producción primaria del océano mundial.

El efecto de los vientos alisios y la corriente de Canarias a lo largo de la costa africana fertilizan las aguas, dando lugar a múltiples pesquerías de pequeños peces pelágicos que son vitales para la economía de la región. Matos recordó que estos peces son, a su vez, el sustento de otros mayores que también representan una enorme riqueza económica, como los atunes, y también de todo un rico y complejo ecosistema marino que incluye aves, tortugas, tiburones, focas, delfines y ballenas.

La declaración resalta que las poblaciones saludables de ballenas contribuyen a mantener el equilibrio necesario de los océanos, brindando servicios ecológicos tales como el mantenimiento de la salud de los stocks de peces, la circulación de nutrientes y la eliminación de dióxido de carbono, reduciendo así los efectos del cambio climático.

Canarias y la Macaronesia son un paraíso para los mamíferos marinos gracias a su estratégica situación geográfica, atravesada por las rutas migratorias de las grandes ballenas entre las aguas tropicales del Atlántico Centro-Oriental y las zonas de alimentación del Mar del Norte, el Mar de Noruega y Océano Ártico y prueba de ello, añade, es que es «un punto caliente» de biodiversidad de cetáceos a nivel mundial, albergando el 85% de las especies de ballenas y delfines presentes en todo el océano Atlántico Norte.

Biodiversidad que también podría verse amenazada por infraestructuras que durante años han estado previstas en el Archipiélago como el puerto de Fonsalía, ubicado en la costa del municipio tinerfeño de Guía de Isora. Una construcción a la que el Parlamento canario también cerró la puerta hace unos meses, aunque en esta ocasión no fue de forma unánime.

Compartir el artículo

stats