Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Torres avisa que no habrá futuro si Bruselas somete a Canarias a su plan de descarbonización

La estrategia de la UE castiga el uso de combustibles fósiles en barcos y aviones | Las Islas necesitan a España para lograr la excepción en Europa

43

Pleno del Parlamento Andrés Gutiérrez

«No tenemos futuro». Es lo que pasará si las autoridades comunitarias no exceptúan a Canarias del estricto cumplimiento del plan de lucha contra el cambio climático y por la descarbonización. Así lo aseguró este martes el presidente del Gobierno regional, Ángel Víctor Torres, ante el pleno del Parlamento.

La estrategia de la Unión Europea (UE) hacia una economía sostenible tiene su eje principal en el llamado Fit for 55 u Objetivo 55, un paquete de medidas con el que Bruselas pretende que las emisiones de dióxido de carbono estén en 2030 un 55% por debajo de las registradas en 1990. El problema para el Archipiélago es que este Objetivo 55 incluye entre sus medidas el encarecimiento de los combustibles fósiles o no ecológicos en el transporte aéreo y marítimo. Es decir, conlleva un incremento de los costes para las aerolíneas y las navieras, que además de soportar el impuesto al queroseno –las Islas están exceptuadas de este tributo solo hasta el fin de 2023–, tendrán que cumplir una cuota mínima de combustibles sostenibles. En última instancia, y al margen de la pérdida de competitividad de las compañías aéreas y mercantes de bandera europea –las del resto del mundo seguirán quemando combustibles fósiles a espuertas–, este aumento de los costes del transporte repercutirá en las economías domésticas. En la UE entienden que la sostenibilidad bien merece el esfuerzo, pero Canarias no está en condiciones de hacerlo. No en vano, su motor económico, el turismo, depende de los aviones; y, además, prácticamente todas las mercancías llegan al Archipiélago por vía marítima. De modo que los mayores costes del transporte son mayores costes para la economía isleña. «Si somos gravados, no tenemos futuro», subrayó Torres.

En respuesta a una pregunta de Casimiro Curbelo, líder de la Agrupación Socialista Gomera, el presidente explicó que las Regiones Ultraperiféricas (RUP) tienen potencial para estar a la vanguardia europea de la transición ecológica, pero esto no será posible si se las penaliza con nuevos impuestos, tasas o recargos que amenacen la conectividad aérea y marítima. Las nueve RUP deben así quedar al margen de los extracostes que traerá consigo la aplicación de las medidas del Fit for 55 en materia de transportes, insistió Torres.

Ya el vicepresidente del Gobierno autonómico, Román Rodríguez, había expresado su preocupación por este asunto durante su visita, hace solo días, a las autoridades comunitarias. El también consejero de Hacienda va un paso más allá y cree que las Islas deben quedar al margen de las medidas del Objetivo 55 en materia de transportes «de manera permanente». Rodríguez argumenta que no cabe «endosarles» a las RUP los costes de la descarbonización en este ámbito, porque entonces la vida en estas regiones «se haría imposible».

Hay que puntualizar, eso sí, que la Comunidad Autónoma en modo alguno se opone al objetivo final del plan comunitario de lucha contra el cambio climático, más bien al contrario: el Gobierno de Canarias es firme defensor de acelerar hacia una economía más sostenible. El problema, cabe insistir, es que la dependencia del exterior –la dependencia de los aviones y de los barcos– es altísima. No hay alternativa. Sin embargo, en el Ejecutivo son conscientes de que para lograr que Bruselas conceda una excepción al Archipiélago no basta con pedirlo sin más. Habrá que presentar ante las autoridades europeas un plan de acción propio para reducir esas emisiones contaminantes que no es posible reducir en el transporte exterior sin poner en riesgo el futuro de Canarias. Es algo que dan por descontado en Hacienda y para lo que será necesario contar con el Estado, que es el único interlocutor oficial y válido ante Bruselas.

«Probablemente será necesario comprometerse a disminuir la huella de carbono a través de políticas más sostenibles dentro de nuestros principales sectores económicos; si nos excluyen será a cambio de un compromiso explícito», ahondó el viceconsejero de Hacienda, Fermín Delgado, que está convencido del apoyo desde Madrid: «Estoy convencido de que el Gobierno de España nos va a acompañar».

«No creo que podamos defender la excepción y seguir produciendo de igual forma; tendremos que ser corresponsables para defender con legitimidad nuestra postura», agregó. Delgado detalló que el paquete de normas y medidas del Objetivo 55 «afecta a muchas cosas», pero son las «penalizaciones» al tráfico aéreo y al transporte marítimo, en el fondo las penalizaciones al uso de combustibles no ecológicos, las que tienen en vilo al Gobierno.

55

Objetivo europeo

  • El Objetivo 55 del plan europeo contra el cambio climático y por la descarbonización es el que inquieta al Gobierno canario, ya que dispara los costes del transporte aéreo y marítimo.

-55%

Reducción de las emisiones

  • El Objetivo 55 debe su nombre al porcentaje en que las autoridades comunitarias pretenden reducir las emisiones contaminantes de aquí a 2030 en relación con las registradas en 1990.

2023

Excepción canaria

  • La Comunidad Autónoma está exceptuada del impuesto al queroseno que Bruselas impone a las compañías aéreas hasta el 31 de diciembre del próximo año.

Compartir el artículo

stats