Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El exdirector del CNI considera que "todavía hay mucho margen para trabajar con Marruecos"

Félix Sanz considera que en el pasado Rabat nos ha salvado de "las inquietudes que vienen de África" | Augura un mundo polarizado con EEUU y China al frente y sin guerras tradicionales

El exdirector del CNI, Rafael Sanz, durante su intervención en la Ulpgc. ANDRES CRUZ

"Junto a Marruecos hemos hecho muchas cosas buenas, tanto para apoyar la pertenencia del país vecino a un mundo del estilo europeo, como en lo que puede hacer Rabat para que las inquietudes que vienen de África no nos lleguen o lo hagan pero con menor intensidad", afirmó Félix Sanz Roldán, exdirector del Centro Nacional de Inteligencia y exjefe del Estado Mayor de la Defensa durante su conferencia Hacia un nuevo orden mundial, organizada por el Consejo Social de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (Ulpgc). Además, destacó que todavía hay mucho margen para trabajar con Marruecos, aunque no quiso ahondar en las relaciones bilaterales por la debida discreción al haber estado al frente de la inteligencia española.

Sobre la invasión rusa de Ucrania, Sanz aseveró que nunca se debía haber iniciado. "No pensaba que volvería a ver que, en el siglo XXI, se matan niños, mujeres embarazadas y personas mayores y se destroza todo en un país, que es más grande que España", lamentó el exjefe del Estado Mayor de la Defensa. Después de 21 siglos de desarrollo cultura y de valores, "deberíamos de haber sido capaces de haber frenado este conflicto", sobre el que reconoció que hay muchas incertidumbres. "Tenemos que seguir atados a nuestros principios, no podemos darles la espalda para lograr un fin rápido de la guerra. Los delincuentes tienen que ser juzgados y al terminar habrá un nuevo orden", subrayó Sanz. Todo apunta, según el general, a que será un conflicto largo, basado en el desgaste, porque Ucrania se va a defender hasta agotar sus posibilidades.

«En la red hablar con amigos nunca es gratis, lo pagamos con nuestros datos»

decoration

"Cuando finalice la guerra, Rusia debe ser un apestado político", subrayó Sanz. El presidente del Consejo Social de la Universidad de Castilla La Mancha destacó que en el Comité Monetario y Financiero del Fondo Monetario Internacional (FMI), que preside la ministra Nadia Calviño, se sientan 193 países, de los que 140 condenaron a Rusia y solo 37 están dispuestos a imponer sanciones. Eso es, hay 156 países que no están dispuestos a imponer sanciones.

Ante la incertidumbre sobre el posible uso de armas nucleares en el conflicto de Ucrania, el general señaló que este armamento se ha empleó en la Guerra Fría "para que otro no ejerza poder sobre ti" y no eran un elemento fundamental. Así, defendió que esta guerra fue inevitable porque "la retórica subió tanto en la confrontación, que hubo un momento en el que Vladimir Putin no podía volver a su tierra sin hacer nada". Además, Sanz se declaró "incapaz" de procesar el mundo después de una explosión nuclear y subrayó que la mejor forma de evitar ese escenario es "bajar la retórica".

"En tiempos difíciles, incluso en la Guerra Fría, hemos tenido una sensación de orden", aseguró Sanz

decoration

Sanz, haciendo referencia a Henry Kissinger, señaló que "hablar de un nuevo orden mundial es hablar de algo efímero". Insistió en la idea de que el orden, a veces, dura poquísimo y puso como ejemplo que, "desde agosto hemos tenido dos órdenes mundiales y estamos a punto de tener un tercero". Cuando Estado Unidos abandonó Afganistán el 12 de agosto de 2021, se pensó en la formación de un nuevo orden mundial, pero menos de dos semanas después crearon el Aukus -pacto militar entre EEUU, Australia y Reino Unido- y se fueron al Pacífico, para estar pendiente del auge de China, y se volvió a pensar en otro orden mundial.

El diplomático estadounidense, en su libro Diplomacia, explica que "de forma desesperada buscamos un nuevo concepto de orden mundial en el que vivir seguros, pero lo único que conseguimos es seguir generando conflictos fuera del control humano. En esa línea, Sanz añadió que "el orden mundial es el equilibrio de poder" y añadió que se logra cuando múltiples unidades políticas, generalmente Estados, no tienen suficiente fuerza como para derrotar a los demás, que viven bajo filosofías contradictorias y prácticas internas, pero que ha establecido reglas para regular sus conductas y las respetan. El orden mundial, detalló el exdirector del CNI, no exige una única visión moral y nos acostumbra a vivir con nuestras imperfecciones, que cuando salen a relucir tambalean ese orden.

"Hablar con amigos que están en la otra punta del planeta sin un coste económico, no es gratis, lo pagamos con nuestros datos", afirmó el exdirector del CNI

decoration

Para explicar lo que ocurre actualmente en la geopolítica mundial, el exjefe del Estado Mayor de la Defensa retrocedió hasta el Tratado de Paz de Westfalia de 1648, que ya recoge el concepto de soberanía nacional, la inviolabilidad de las fronteras y el derecho que tienen los Estados para obrar dentro de sus fronteras, sin que haya influencias del exterior. Si bien apuntó que cuando se firmó ese documento el mundo era Europa, porque América, Rusia y China eran incipientes y el Islam acababa de nacer. Dando un salto en el tiempo, Sanz recordó el acta final de la Conferencia sobre la Seguridad y Cooperación en Europa o Conferencia de Helsinki, de 1975, que es la trasposición del Tratado de Westfalia a los tiempos modernos, que mantiene la inviolabilidad de las fronteras y añade el comercio abierto, un sistema internacional sometido a reglas, normas para resolver las disputas y los límites para la conducción de la guerra en caso de llegar a ella.

"En tiempos difíciles, incluso en la Guerra Fría, hemos tenido una sensación de orden", aseguró Sanz, quien se cuestionó si ahora se dejará de vivir así, porque "el mundo se ha hecho más pequeño y las esferas que se mueven han ido creciendo, con lo que los choques son casi inevitables". La llegada de la actual revolución tecnológica ha contribuido a la reducción del mundo y ya no hay nada que oculte dentro de las relaciones internacionales, según el exdirector del CNI. En este contexto, Sanz señaló que los ataques a la ciberseguridad son un sistema muy barato que obliga a una reacción rápida y reflexionó sobre la comercialización de los datos personales de los usuarios de la red. "Hablar con amigos que están en la otra punta del planeta sin un coste económico, no es gratis, lo pagamos con nuestros datos", afirmó el exjefe del Estado Mayor de la Defensa, algo que genera una "sensación de inseguridad".

El exdirector de CNI auguró que en el futuro lo que dirigirá el mundo será el desarrollo de las tecnologías, lo que derivará en un mundo "bipolar", con China en un lado y Estados Unidos en el otro. Estas dos esferas, apuntó Sanz, están condenadas a entenderse a través de soft power, es decir, sin ir a la guerra. "Los chinos no quieren poner su bandera en ningún sitio, pero sí quieren poner una tienda, algo que no se puede hacer de la mano de una persona que ha arrasado un país ni con un carro de combate vigilándola", explicó el general.

¿Quién quieres que te colonice?


El exdirector del Centro Nacional de Inteligencia y exjefe del Estado Mayor de la Defensa, Félix Sanz Roldán, auguró que el desarrollo de las tecnologías dirigirá el futuro. A su juicio, esto derivará en un mundo «bipolar», liderado por China y Estados Unidos, porque son las dos potencias que están desarrollando tecnologías como el 5G, que permitirá a los móviles hacer cosas que actualmente son impensables. Estas dos esferas, apuntó Sanz, están condenadas a entenderse a través del soft power, es decir, sin ir a la guerra convencional. En este escenario, el exresponsable de la inteligencia española señaló que hay que reflexionar sobre «¿quién queremos que nos colonice?». Además, destacó que «hablar con amigos sin un coste económico, no es gratis, lo pagamos con nuestros datos» y eso genera «sensación de inseguridad». | I. D.

Compartir el artículo

stats