Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una cueva de Guayadeque desvela un tesoro textil único del primer milenio

Los arqueólogos califican de «excepcional» el nuevo hallazgo de enseres y tejidos datados entre el siglo VIII y X, una etapa poco conocida de los canarios

6

Hallazgos arqueológicos en Guayadeque JOSE CARLOS GUERRA

A finales de 2020 el Cabildo recibe el aviso gracias a la colaboración ciudadana de que en una cueva inaccesible de Guayadeque se han encontrado con sacos de obra llenos de objetos en principio de los antiguos canarios, así como una barra de hierro, varios sachos y una pala.

Tras esta comunicación un equipo de arqueólogos que trabajaban en la prospección de un yacimiento cercano realizan una primera inspección que confirma el intento de expolio.

Y no es hasta septiembre de 2021, ya que la dificultad de su acceso requería de una cobertura de trabajos verticales, cuando comienza el trabajo de campo en el interior de la oquedad, de entre 100 y 200 metros cuadrados dividida en varias estancias, y con ello el asombro.

En los siguientes días el equipo de arqueólogos de Tibicenas se encuentran con todo un catálogo de tejidos de cuero y de junco realizados con hasta al menos seis técnicas de urdimbre, una de ellas poco conocida, que además se encuentran perfectamente contextualizadas en un entorno que, salvo por el intento realizado con aquellos sacos de obra para sacar el material, algo extremadamente difícil por el lugar donde se encuentra la cueva, permanecía intacto desde su ocupación por los antiguos canarios.

Un tesoro textil, en definitiva, que hace realidad «el sueño de tener una visión integral del lugar en el que los canarios desarrollan su vida cotidiana», como lo ilustraba ayer el arqueólogo e inspector de Patrimonio Histórico del Cabildo, Xavier Velasco.

En la oquedad se encontraron varios sacos de obras llenos de elementos prehispánicos

decoration

Es en diciembre pasado cuando se conocen los resultados de la datación por carbono 14 de algunos de estos elementos realizada en un laboratorio de Estados Unidos y que sitúan su origen entre el siglo VIII y el X de nuestra era, pero Xavier Velasco asegura que es probable que a medida que se adentren aún más en el estudio del millar de elementos recuperados hasta ahora se incorporen nuevas dataciones.

Además apunta que dado que la cueva no sufrió transformaciones después de la ocupación europea de Canarias se abren expectativas de nuevos hallazgos, esto en un material, el textil, «que se ha estudiado muy poco» y que gracias a este descubrimiento, en el que aparecen tejidos hechos con juncos en sus distintas técnicas, «da un vuelco a todo lo conocido hasta ahora», de ahí la necesidad de «invertir nuevos recursos para abundar en este aspecto».

La colaboración ciudadana evitó consumar el expolio, según afirma Patrimonio Insular

decoration

Y es que esos mismos tejidos no solo son la primera vez que se rescatan en su contexto arqueológico, que delatan el trabajo de almacenamiento en piezas vegetales, sino que incluso algunos de los materiales se presentan aún adheridos a una suerte de sellos de barro, un tratamiento exterior que es la primera vez que se documenta en el mismo lugar dejado, y «que no sabemos si era para dar más estabilidad a su contenido, e impermeabilizar» su interior.

En ellos también hay restos de semillas de higos, de cebada y otros vegetales, de forma que «cada uno de ellos es una joya que nos da mucha información sobre la agricultura, el sistema de almacenamiento de los productos agrícolas, y que vienen acompañados de un molino del siglo VIII, de morteros, de algamasa en la que se aprecian las huellas de los dedos y de cerámica con sus recubrimientos y enlucidos».

Compartir el artículo

stats