Icod de los Vinos

El arrastre de las tablas abre este jueves las bodegas

Las calles icodenses reciben a unas 10.000 de las 30.000 personas que esperan para disfrutar de una costumbre de cuatro siglos

Juan Antonio Medina

Juan Antonio Medina

Este jueves terminan los tres días de la fiesta del arrastre de las tablas de San Andrés, en Icod de los Vinos. Unas 30.000 personas pasarán por el casco urbano (en torno a 10.000 cada día) y unas 2.000 –niños, adolescentes, jóvenes y adultos– se arrastrarán por las calles Hércules, Los Franceses (San Antonio) y El Plano. La seguridad la garantiza un plan con más de medio centenar de efectivos y 20 toneladas de neumáticos (5.000 unidades concentrados en El Plano) diseminados por las cuestas del municipio para evitar que los participantes sufran daño.

Que la fiesta se celebre en martes, miércoles y jueves no merma la afluencia, un dato que destaca el alcalde, Javier Sierra, «porque las calles están repletas de gente desde primera hora de la mañana y la planta alojativa está casi al 100%. Para ser una celebración entre semana, está siendo todo un éxito».

Las historias son casi comunes entre quienes se suben a la tabla para lanzarse calle abajo hasta la frontera de neumáticos. Lógico si se tiene en cuenta que «es una tradición que tiene lugar en todo Icod de los Vinos allí donde hay una pendiente». Rafael y Sofía apenas llegan a los 16 años, «pero lo he vivido desde que recuerdo», cuenta ella, mientras él se muestra más contundente: «Es un chute de adrenalina».

A la izquierda, un joven sobre una tabla, otro cae sobre los neumáticos que sirven de meta, protección y de barrera; al lado, procesión de San Andrés; a la derecha, una muestra del público agolpado para disfrutar e inmortalizar con sus móviles un momento de las tablas de San Andrés en Icod de los Vinos, ayer. | andrés gutiérrez

El arrastre de las tablas abre este jueves las bodegas / ED

«Lo hizo mi padre, lo hizo mi madre y ahora mi hermano y yo». Miguel y Laura son más talluditos (superan los 22 años) y «esta es la quinta vez que venimos a las tablas. Esta experiencia tiene algo especial», según esta vecina de Radazul (El Rosario). «No hay riesgo si sabes lo que hay que hacer, que es muy sencillo. Invito a que prueben. Todavía queda mañana (por hoy)». Pueden tirarse todo el día.

Con el acto institucional del descorche de la primera botella de la cosecha 2023, celebrado en la Plaza de Lorenzo Cáceres anteayer, comenzaron tres días de fiestas vinculadas al vino, las castañas y el arrastre de las tablas. Este año, además, con el recuerdo a la figura de Fernando González, Séneca, de la bodega Cueva del Rey, fallecido recientemente.

Las calles El Plano, Hércules y San Antonio están cerradas al tráfico desde las cinco de la tarde del martes hasta la próxima madrugada (2:30 horas). Un circuito en el que la fiesta es un elemento revitalizador de la actividad comercial y de la economía local. Ayer, por ejemplo, desde mediodía el bullicio y el jolgorio se extendía por las calles del casco icodense.

El arrastre de las tablas abre hoy las bodegas

El arrastre de las tablas abre hoy las bodegas / J. A. M.

En este tercer y último día de las tablas de San Andrés, la programación consiste en que el arrastre se celebre durante todo el día y en la Gran Fiesta de los Vinos, desde las 19:30 horas en la Plaza Andrés de Lorenzo Cáceres, con la presencia de más de una decena de bodegas y restaurantes, así como de los consejos reguladores de Denominación de Origen de Tenerife. La afluencia está asegurada y volverá a superar las expectativas, como los dos días anteriores. Hoy, la venta de copas tiene un carácter solidario. El Ayuntamiento destinará la recaudación a la Asociación Apreme.

Javier Sierra llama a la ciudadanía a asistir a esta celebración, «a la diversión y a disfrutar del buen ambiente. Lo espectacular de las tablas de San Andrés es que gusta a grandes, pequeños y a quienes nos visitan». Es una de sus tradiciones más arraigadas y peculiares. Lleva a adolescentes, jóvenes y mayores a subirse a una pequeña tabla para descender a toda velocidad por alguna de las calles más empinadas con motivo de la víspera y el día de San Andrés. Es el momento del año en el que a la apertura de las bodegas se une el arrastre de las tablas.

El arrastre de las tablas abre hoy las bodegas

El arrastre de las tablas abre hoy las bodegas / J. A. M.

En el siglo XVI

Este año se potencia el conocimiento de la historia de esta costumbre, «de la que no se conoce la fecha concreta de su origen, pero es en torno al siglo XVI», apunta el alcalde. Nace de la necesidad de transportar madera desde la zona alta hasta el casco y el antiguo Puerto de San Marcos. Esta tradición de la ciudad del Drago ha ido expandiéndose a los municipios limítrofes, los casos de Garachico, La Guancha o San Juan de la Rambla.

Varias publicaciones y trabajos de investigación atestiguan que la tradición surge cuando el lugar exportaba madera. Entonces, los animales de carga transportaban a una persona en la parte posterior de los tablones que se encargaba de orientar la madera ayudada de remos de faya (haya) o brezo, utilizados para frenar al final del trayecto, esquivar las piedras o acelerar durante el recorrido, desde la zona alta del Amparo hasta los aserraderos o el Puerto de San Marcos, lugar de embarque de la madera.

El arrastre de las tablas abre hoy las bodegas

El arrastre de las tablas abre hoy las bodegas / J. A. M.

En un folleto editado por el Ayuntamiento en 2017 se asegura: «Surge la tradición en el ancestral trabajo de transportar la madera desde el aserradero que se encontraba en el barrio de San Antonio, ubicado en la zona alta de Icod, hasta el casco de la ciudad y el puerto, con la finalidad de abastecer la construcción de casas y la fabricación de barricas de vino y barcos». «Los animales de carga arrastraban los tablones sobre los que se situaba una persona que dirigía la madera con unos remos de haya o brezo, esquivando las piedras y curvas del camino, a la vez que imprimía velocidad a los largos tablones por empinadas cuestas icodenses, como las calles San Antonio, Calzada de Alzola y Hércules».