Coalición Canaria reclama un plan de choque, dotado con cinco millones de euros, para afrontar una crisis del sector ganadero considerada por los productores como «la peor de la historia». El aumento exponencial del precio del pienso y los forrajes para alimentar a los animales es el factor principal que explica el delicado momento que atraviesa la ganadería en Tenerife. La candidata nacionalista a la presidencia del Cabildo, Rosa Dávila, traslada la reclamación de un colectivo «que tiende a desaparecer». El consejero Antolín Bueno recuerda que el PSOE «rechazó una enmienda al presupuesto 2023 para aumentar las ayudas» y aboga por «crear un plan de relevo generacional».

Rosa Dávila señala que es necesario «destinar más recursos económicos para garantizar la actividad de un sector estratégico». Añade que «hay que poner en marcha mecanismos que permitan ayudarles a mantenerse».

Dávila, que estuvo presente el pasado domingo en la XXXV Feria de Ganado celebrada en Tacoronte bajo la organización de la Asociación de Ganaderos de Tenerife (Agate) y el consistorio norteño, valora: «Hablamos de un sector que tiene que afrontar unos enormes gastos derivados de la inflación y de la guerra de Rusia y Ucrania». En muchos casos, señala, «se han triplicado los precios del pienso y así es imposible seguir».

Por su parte, el consejero nacionalista, Antolín Bueno, que acompañó a Dávila, señala que «presentamos una enmienda al presupuesto 2023 para aumentar las ayudas, pero el PSOE votó en contra. Esperemos que rectifiquen y pongan más recursos para un sector estratégico de Tenerife».

Bueno pide «agilidad»

Bueno pide asimismo «agilizar esa planificación y que no tarden diez meses en ejecutarla, como ha ocurrido con la exención de las tasas del Matadero Insular. Se aprobaron en marzo de 2022 y han tardado casi un año en aplicarlas».

Asimismo, el consejero insular de CC aboga por «crear un plan de relevo generacional para el sector primario, tanto para la ganadería como la agricultura y la pesca».

Entiende que «son sectores fundamentales en nuestra economía y vemos cómo van envejeciendo los profesiones sin que haya respuesta desde las Administraciones Públicas. Es necesario que los jóvenes que se incorporen a estas actividades tengan unos ingresos dignos».

Las voces el sector reclaman ayuda por una situación sobrevenida «muy complicada», aunque con rasgos que entienden «estructurales y no coyunturales porque siempre han estado presentes». Reciben con «alegría» la noticia, dada a conocer hace unos días, de que, tras culminar el proceso jurídico-administrativo que puso en marcha el responsable del área el Cabildo, Javier Parrilla, ya están exentos de pagar las tasas por el uso del Matadero, así como por el transporte a sus instalaciones.

En cuanto a la falta de relevo generacional la Asociación de Agricultores y Ganaderos (Asaga) ofrecía recientemente datos respecto al «alarmante déficit» de jóvenes titulares de explotaciones agrarias. Apenas el 16% de los propietarios de fincas o granjas tienen menos de 44 años frente al 60% que superan los 55.