El servicio de valoración a domicilio de situaciones de urgencia demorables destinado a pacientes mayores de 65 años, que se puso en marcha en Tenerife el pasado mayo, ha evitado más de mil traslados a los servicios de urgencias hospitalarias, ha informado este jueves la Consejería de Sanidad.

Este equipo cuenta con dieciocho enfermeros asistenciales encargados, por parejas, de la atención domiciliaria, cuatro médicos que realizan telemedicina, tres enfermeros que dirigen el operativo telemáticamente desde la sala de coordinación, un trabajador social y cuatro vehículos.

El servicio está disponible de lunes a domingo de 08.00 a 20.00 horas y, según se indica un comunicado, ha demostrado favorecer un abordaje integral de los pacientes, llevando a cabo las actuaciones pertinentes con criterios de calidad, garantizando la continuidad de cuidados por parte del médico y enfermera del paciente e interviniendo sobre los factores de riesgo social detectados durante la atención.

La Consejería de Sanidad señala que este programa piloto ha demostrado una alta capacidad resolutiva, pues destaca que ha habido una satisfacción global de 9,71 puntos sobre 10 por parte de las personas atendidas y sus familiares durante este periodo.

El objetivo del equipo de apoyo para la valoración a domicilio es proporcionar atención domiciliaria a pacientes mayores de 65 años que presentan un motivo de consulta urgente de carácter demorable y que, tras llamar al 1-1-2 o al Servicio Normal de Urgencia de su Zona Básica de Salud (SNU), se determina que no requieren, a priori, derivación hospitalaria, pudiendo optar en su caso a atención urgente en domicilio.

De esta forma, la iniciativa pretende evitar traslados innecesarios a centros hospitalarios o puntos de urgencias de Atención Primaria, así como los efectos derivados como los tiempos de espera, las salidas del entorno familiar o el estrés psicológico.

Además, destaca la Consejería de Sanidad, contribuye a la disminución de la presión asistencial de todos los agentes y dispositivos involucrados en la atención sanitaria urgente y, especialmente, en la ocupación de recursos de traslado por parte del Servicio de Urgencias Canario (SUC) que, de esta manera, quedan disponibles para otros servicios.