Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los Realejos

Las papas bonitas: tradición y familia en Icod el Alto

En las medianías realejeras, el peso de la conservación de las variedades más antiguas está en manos de cientos de familias que las mantienen en sus pequeñas huertas.

Variedades de papas bonitas o Papsas Antiguas de Canarias

El cultivo de la papa llegó de América y se asentó en Canarias a partir de la experiencia en las huertas en Icod el Alto, en Los Realejos, hace ahora 400 años. Cuatro siglos después, la papa sigue siendo el cultivo estrella en este municipio del Norte de Tenerife, donde ocupa el 33% de toda la superficie cultivada. Especialmente en el núcleo de medianías que fue cuna de la papa en Canarias, donde además surgió la Asociación la Papa Bonita en 2010, un colectivo que trata de reivindicar la importancia de este tesoro agrario y gastronómico que en Icod el Alto es pura tradición y familia. Existen productores implicados en el mantenimiento de las variedades antiguas, pero Judith Delgado, representante de esta asociación, tiene claro que el peso de la conservación de las papas bonitas recae en las manos de cientos de familias icodalteras que las mantienen, de generación en generación, en sus pequeñas huertas.

La Asociación de la Papa Bonita cuenta con unos pocos asociados, pero Judith Delgado asume que su labor de difusión y defensa de este producto clave en la cultura y el paisaje de Icod el Alto contribuye de forma decisiva a su conservación y expansión, «incluso en otras islas». Afirma que «cada vez hay más gente interesada en recuperar estas variedades tradicionales», aunque no sean las más rentables ni las más productivas. En su barrio, su futuro está más que garantizado: «Aquí prácticamente todas las familias siembran papas, en cada casa hay un trocito que se reserva para las papas bonitas. Nuestra implicación como pueblo es tan evidente que llevamos 400 años sin perderlas».

"Nuestra implicación como pueblo es tan evidente que llevamos 400 años sin perderlas".

Judith Delgado - Asociación de la Papa Bonita

decoration

Agricultores realejeros sembrando papas Isidro Felipe Acosta

El Diccionario de Historia Natural de las Islas Canarias, publicado por el historiador José de Viera y Clavijo en 1799, señala que «las primeras papas las trajo del Perú Juan Bautista de Castro por el año 1622. Este señor las hizo sembrar en sus tierras de Icod el Alto desde donde tan felizmente se han difundido por todas las Canarias». Un aniversario que cumple cuatro siglos en 2022 y que esta asociación y el Ayuntamiento realejero celebrarán con diversas actividades a lo largo del año.

Eovaldo Hernández, profesor de Fitotecnia y Bioquímico, señala en el Libro las Papas Antiguas de Canarias que «aunque la presencia de la papa en Canarias a partir de 1560 parece confirmada, su cultivo se hizo, probablemente, de forma esporádica, sin mucha difusión; como en Europa, donde comenzó siendo una curiosidad de jardín; por lo que parece lógico pensar que fuera la introducción de 1622, citada por Viera, hecha en un suelo y en un clima óptimos, la que tuvo un efecto impactante y contribuyó a difundir el cultivo en las Islas. El lugar de introducción de la papa, Icod el Alto, sigue siendo una de las zonas donde el cultivo goza de más arraigo, con presencia de variedades primitivas desaparecidas en otros lugares».

Pese a que durante años ha sido una reivindicación de los defensores de la papa bonita, Icod el Alto no tendrá una Casa Museo de la Papa. Este proyecto no entra en los planes del Ayuntamiento ni del Cabildo de Tenerife. Fuentes municipales explican que probablemente la papa tenga un espacio específico en un proyecto más genérico sobre las tradiciones locales de Los Realejos.

Este mes comenzará la siembra de las papas bonitas, un producto cuya calidad y autenticidad se reconoció en Europa hace diez años. El Diario Oficial de la Unión Europea del día 4 de febrero de 2012 publicó la solicitud de la Denominación de Origen Protegida (DOP) de las Papas Antiguas de Canarias, que se refiere a «los tubérculos de papas procedentes de las variedades conocidas en Canarias como antiguas, locales, tradicionales, de color o de la tierra. Cultivadas en Canarias, procedentes de semilla obtenida en la zona de producción y pertenecientes a las especies Solanum Tuberosum Subespecie Andígena, Solanum Tuberosum subespecie tuberosum y al triploide Solanum Chaucha, introducidas en las Islas Canarias en fechas anteriores al siglo XX».

El reconocimiento de la UE se concretó el 25 de octubre de 2012, cuando se inscribió la nueva denominación en el Registro de Denominaciones de Origen Protegidas (DOP). Desde entonces este título de Papas Antiguas de Canarias es otra manera de conocer a las papas bonitas ojo de perdiz, blanca, negra y colorada; azucenas; borrallas; pelucas; colorada de baga, o la terrenta, entre otras.

Compartir el artículo

stats