Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puerto de la Cruz

Los vecinos alertan del riesgo de caída de cascotes del edificio Iders

Residentes en la avenida Familia Betancourt y Molina reclaman una intervención urgente «para evitar una desgracia»

Detalle de una de las fachadas de edificio Iders E. D.

Vecinos del entorno del abandonado y ocupado edificio Iders, en plena zona turística de Puerto de la Cruz, alertan del riesgo existente en la zona por la caída de cascotes tanto para las personas que viven en su interior como para los transeúntes y vecinos de la avenida Familia Betancourt y Molina. Después de años de lucha vecinal por lograr la limpieza y desinfección del inmueble, que sigue sin concretarse, afectados del entorno muestran a EL DÍA su gran preocupación por «los efectos en la debilitada estructura de todos los incidentes que se han producido en las últimos meses: tres incendios, vientos y lluvias».

«Estamos preocupados porque a simple vista se aprecian muchas grietas en elementos de la estructura del edificio Iders. No somos técnicos, pero tememos que en alguna esquina o balcón pueda producirse algún desprendimiento que pueda causar una desgracia a viandantes o vecinos de la zona», advierten.

El edificio Iders, en Puerto de la Cruz Carsten W. Lauritsen

Estos afectados, entre los que se encuentran presidentes de varias comunidades de vecinos de la zona, solicitan «desesperadamente a las autoridades o a quien competa» que actúen «con urgencia y por seguridad». Y recuerdan que a toda esta situación de insalubridad y riesgo de desprendimientos de cascotes «se suma la inseguridad que generan en todo el entorno los okupas que residen en ese edificio», muchos con problemas de drogodependencias, en unas condiciones absolutamente insalubres, rodeados de basura, insectos, roedores y puntales que tratan de soportar el peso de los voladizos de los balcones.

Temen los efectos negativos de los años de abandono, los incendios, las lluvias y los fuertes vientos

decoration

Los técnicos de Salud Pública certificaron a principios de julio la evidente situación de insalubridad del edificio Iders, y el Gobierno local (PSOE-ACP) anunció que encargaría la limpieza y desinfección del inmueble ese mismo mes. Cinco meses después, la ansiada limpieza no llega y el Gobierno local se escuda en la lentitud del proceso administrativo, «con petición al juzgado y requerimiento a los propietarios de por medio, para que el Ayuntamiento pueda acometer la limpieza de esta propiedad privada de forma subsidiaria».

Aseguran que a simple vista «se aprecian muchas grietas» en elementos de la estructura

decoration

Compartir el artículo

stats