Cuatro obras combinadas serán «la clave» para terminar con los recurrentes atascos en la Autopista del Norte, la TF-5, a la altura de La Laguna. Todos ellas se espera que estén en marcha el año próximo. Se trata del tercer carril entre Guamasa y Aguere, la circunvalación del municipio, el soterramiento de la TF-24, la carretera de La Esperanza (ya iniciada) y la nueva pasarela de la rotonda del Padre Anchieta. Así lo indica el consejero de Movilidad y Carreteras, Enrique Arriaga, durante el foro organizado sobre el presente y el futuro de este ámbito en la Isla por Prensa Ibérica, empresa editora del periódico El Día/La Opinión de Tenerife con la colaboración del área de Carreteras del Cabildo. Los dos directores insulares, Tomás Félix García y José Alberto León, acompañaron al consejero a la hora de tomar la palabra. 

Circunvalación.

«En la circunvalación de La Laguna hemos cambiado el planteamiento inicial y prácticamente todo el recorrido va en túnel, será soterrado», apuntan el responsable insular de Carreteras para añadir: «El coste es mayor, pero el impacto menor y cumple, además, con todo lo que nos marca Aena». Este proyecto irá a información pública en diciembre apunta Arriaga. Por tanto la previsión es que la obra se iniciará a finales del 2022 o principios del 2023. 

Tercer carril.

La obra del tercer carril en el tramo entre Guamasa y el aeropuerto (primera fase) también comenzará en 2022. Relacionado con el proyecto de los carriles Bus VAO en redacción. Insiste Arriaga en que «tenemos 850.000 coches y a eso hay que sumarle que con la pandemia hay miedo a compartirlo». Para solucionarlo, «tenemos que eliminar coches de la carretera y solo podemos hacerlo aumentando la capacidad de la vía para que puedan circular todos y no se forme un atasco». Por eso es fundamental el tercer carril entre Guamasa y Los Rodeos.

Soterramiento.

El soterramiento de la carretera de La Esperanza, la TF-24, en su conexión con la TF-5 ya está en marcha. Es una obra clave cuyo fin es impedir también los eternos atascos a la altura del Padre Anchieta. Tiene un presupuesto de licitación de nueve millones de euros para impedir que el tráfico hacia Santa Cruz pase por la rotonda.

Foro 'Carreteras de Tenerife y el futuro de la movilidad’ María Pisaca

Pasarela.

En breve comenzará la obra de la pasarela del Padre Anchieta, una cuestión que desde Carreteras se valora como «obra fundamental». Arriaga asegura: «Es una rotonda corazón y advierto de que la estatua del Padre Anchieta en principio desaparece de ahí». Destaca que hay dos opciones para la estatua que en breve hay que mover y «con cuidado por su estado de deterioro». Una es que se coloque en algún punto de la nueva rotonda y la otra que se instale en la zona de Cruz de Piedra cerca del Campus universitario donde ya estuvo antes». El consejero informa de que se harán «dos atajos y se disminuirá el tiempo de paso por la zona». Con un presupuesto de 8,8 millones de euros, las obras para la construcción de la pasarela peatonal fueron adjudicadas a la empresa Obras Huarte Lain SA. El presidente del Cabildo, Pedro Martín, ha destacado que «estos trabajos contribuirán a descongestionar uno de los puntos de mayor tráfico en el entorno de la TF-5, como es la entrada a La Laguna». El vicepresidente primero y consejero de Carreteras recuerda: «Se trata de una infraestructura estratégica para la movilidad de la Isla». La previsión apunta a que pueda estar terminada en año y medio. El paso elevado dará agilidad a esta importante conexión y vía de entrada principal a La Laguna, ya que evitará el constante parón en la glorieta al dar un paso alternativo a los peatones. El proyecto que se ejecutará es una viga curva continua en forma de anillo de aproximadamente 100 metros de diámetro, sustentada mediante un sistema de soportes puntuales, con una plaza anexa al actual aparcamiento de la Facultad de Biología y una longitud total del anillo de unos 314 metros. Este proyecto ha sido galardonado con los Premios Nacionales de Innovación y Diseño 2019. 

Colaterales.

Respecto a la posible vinculación de la Universidad de La Laguna (ULL) con el caos circulatorio, Arriaga aclara que «no es un tema sencillo». «Son 20.000 alumnos y muchos con coche», dice el vicepresidente insular que propone: «Tal vez se podría establecer que pudieran aparcar en los parking de la ULL solo los vehículos de alta ocupación, como mínimo con más de dos personas». Otra idea para mejorar la circulación son los corredores preferentes para las guaguas en el entorno del Intercambiador de La Laguna para paliar los recurrentes atascos sobre todo a primera hora de la tarde. En principio partirá desde la zona de Guajara pero la idea es que comience en el HUC

«Todas las actuaciones nuevas forman un puzzle global», comenta Arriaga antes de concluir con la referencia a otra obra estratégica: «El anillo insular avanza con tramos donde ya se trabaja y otros en información pública. Hemos afrontado el de San Juan de La Rambla-Los Realejos con un estudio de trazado que nos entregará el Gobierno de Canarias antes de fin de año». Porque «no podemos esperar otros diez años a culminar trabajos de tanta trascendencia», concluye el consejero insular.