04 de diciembre de 2019
04.12.2019
A debate

María Ana Franquet: "Las personas con discapacidad ni siquiera están incluidas como demandantes de empleo"

El Hotel Escuela de Santa Cruz acoge este miércoles una mesa de reflexión y otra de acción organizada por El Día y Prensa Ibérica en la que se abordan la situación del empleo y discapacidad en Tenerife

04.12.2019 | 09:05
María Ana Franquet: "Las personas con discapacidad ni siquiera están incluidas como demandantes de empleo"
María Ana Franquet: "Las personas con discapacidad ni siquiera están incluidas como demandantes de empleo"

El Hotel Escuela de Santa Cruz de Tenerife acoge este miércoles 4 de diciembre una mesa de reflexión y otra de acción para abordar la situación del empleo y discapacidad en Tenerife, organizado por El Día y Prensa Ibérica y con la colaboración del Grupo Número Uno y Sinpromi.

La mesa de Reflexión está compuesta por Sonia Chinea, auxiliar administrativo de Teidagua; María Jesús Fariña Pérez, preparadora laboral de Sinpromi; Efraín Afonso Pérez, valet de piso de los Apartamentos Las Pirámides; María del Carmen Hernández Álvarez de Sotomayor, técnica de los Equipos de Apoyo Individualizados al Empleo (EAIE)- Sinpromi; y Paula Romero, directora de "La Caja de Pandora", programa de radio decano sobre discapacidad en Capital Radio.

Por su parte, en la mesa de Acción participan Javier Bencomo, presidente de CERMI Canarias; Andrés Guillén Guillen, director de zona de la ONCE en Tenerife; María Ana Franquet Navarro, consejera insular del Área de Acción Social, Participación Ciudadana y Diversidad del Cabildo de Tenerife; María del Carmen Armada Estévez, subdirectora de Empleo del Gobierno de Canarias; e Ignacio de Lojendio Pérez-Brau, director de RRHH Grupo Número Uno.

El director de EL Día, Joaquín Catalán, ha sido el encargado de dar la bienvenida a los asistentes. Durante su intervención ha destacado de que esta semana se ha conocido que entre enero y octubre se firmaron un 7% menos de contratos a personas con discapacidad respecto al año pasado.

Verónica Pavés, redactora de El Día, es la responsable de moderar las mesas. La primera de ellas girará sobre personas que han vivido en primera persona las dificultades que afrontan las personas con discapacidad para encontrar empleo. Efrain Alfonso, valet de piso de los Apartamentos Las Pirámides, ha comenzado el debate comentando que gracias al empleo ha logrado tener una mejor calidad de vida y poder realizarse plenamente. "La discapacidad dificulta encontrar trabajo en algunos puestos. Hay que buscar, por tanto, un empleo que se pueda desempeñar sin problemas con la discapacidad que uno tiene", ha explicado.

Por su parte, Sonia Chinea, que tiene Sindrome de Down y trabaja como administrativa, ha contado su experiencia en la búsqueda de empleo con apoyo laboral. "Sin ella es imposible", aseguró, antes de añadir que en su caso no le fue fácil conseguir el empleo, "es muy importante el apoyo laboral", dijo.

María del Carmen Hernández Álvarez de Sotomayor, técnica de los Equipos de Apoyo Individualizados al Empleo (EAIE)- Sinpromi, preparadora laboral, señaló por su parte que el estigma es el principal escollo para que estas personas logren un empleo. "Son los psiquiatras los que dictaminan los diagnósticos y desde Simpromi se ayuda a buscar empleos ajustados de forma individualizada. Hay que evitar la estigmatización", apuntó. Asimismo, esta preparadora laboral explicó que se trabaja de forma individualizada con estas personas fuera de la empresa para no seguir diferenciándolos en el entorno laboral.

Paula Romero, directora de "La Caja de Pandora", programa de radio decano sobre discapacidad en Capital Radio y madre una mujer con discapacidad, subraya la importancia de dar una oportunidad a este colectivo para ver sus capacidades. "Todos somos distintos, todos tenemos distintas capacidades", afirmó durante su intervención. Señaló también que la discapacidad no pide permiso y se tiene que tomar concienciación de que le puede pasar a cualquiera.

María Jesús Fariña, preparadora laboral de Sinpromi, destacó por su parte la labor de los técnicos de esta organización a la hora de eliminar estereotipos y miedos a la contratación de personas con discapacidad y destacó que en este foro quiere animar a los empresarios a incorporar a personas con discapacidad en sus negocios. "Que nos dejen entrar en sus empresas, es algo que se puede hacer " valoró Fariña.

Sonia Chinea, quien se mostró totalmente de acuerdo con lo manifestado por Fariña, quiso aprovechar para agradecer al empresariado que le ha dado oportunidades para demostrar de lo que es capaz y señala: "Gracias a ellos soy quien soy hoy como persona".

Efraín Afonso retomó el turno de palabra para admitir que no ha pasado por situaciones complicadas como otras personas con discapacidad, a lo que su preparadora, María del Carmen Hernández, respondió que "estas personas se implican incluso más que otros trabajadores porque quieren demostrar a los demás que pueden hacer lo mismo". En este sentido, aclaró que las preparadoras laborales forman y ayudan a lostrabajadores, lo que es una oportunidad para las empresas. "Sólo falta que haya más empresas que se sumen a la contratación de personas con discapacidad", pidió.

Paula Romero consideró por su parte que la sociedad está falta de empatía y "no nos importa si las personas con discapacidad tienen empleo o no lo tienen". Apeló a la inteligencia del empresario para darse cuenta de la valía del colectivo de personas con discapacidad.

Retomando su turno de palabra, Sonia Chinea explicó las funciones que realiza desde su puesto de recepcionista en la empresa en la que trabaja. Chinea contó a los asistentes a este debate que tiene un contrato indefinido y a jornada completa, de 8:00 a 15:00 horas. "Tengo un sueldo de lujo", admitió. María Jesús Fariña, preparadora laboral de Sinpromi, opinó en estre sentido que hay que trabajar siempre por conseguir un empleo de calidad también para las personas con discapacidad y "no hacerles contratos de una o dos horas".

Tras ser preguntada por la moderadora del encuentro, Chinea explicó cómo le ha cambiado la vida con un empleo. "Ha sido un cambio total porque siento que valgo para la sociedad y me permite hacer cosas que me gustan", aclaró. 

Efraín Afonso respondió también a la misma pregunra y aseguró que gracias a su puesto de trabajo ha conseguido objetivos laborales y personales que han repercutido de forma positiva en su vida.

María del Carmen Hernández destacó que Simpromi ha logrado tener empleadas a 225 personas, pero aprovechó para pedir a los empresarios que contraten más. Romero aprovechó el momento para introducir la importancia de la atención temprana, "que la administracion corta a los 6 años" y consideró debe prolongarse esa atención para seguir trabajando con estas personas para que cuando lleguen a la edad adulta tengan más oportunidades.

Antes de llegar a su fin la primera mesa redonda, Fariña admitió que el boca a boca entre empresarios fomenta la incorporación de personas con discapacidad porque comparten los casos de éxito. "Tienen que ser valientes", les reclamó.

Tras el comienzo de la segunda mesa de debate, la moderadora Verónica Pavés mencionó la caída de un 7.7% en la contratación del empleo de personas con discapacidad. Ignacio Lojendio, director de RRHH Grupo Número Uno, tomó el turno de palabra y explicó que "quizás la situación del sector turístico experimentada este año haya tenido que ver en la reducción de la empleabilidad de estos trabajadores, porque también ha afectado al resto de contrataciones".Por su parte, María del Carmen Armada Estévez, subdirectora de Empleo del Gobierno de Canarias, también vinculó esta caída a la coyuntura económica.

Mariam Franquet, onsejera insular del Área de Acción Social, Participación Ciudadana y Diversidad del Cabildo de Tenerife, puso sobre la mesa las políticas de igualdad también en la contratación de personas con discapacidad. También con mujeres con discapacidad que sufren una desigualdad más acentuada cuando tienen discapacidad. En este sentido, indicó que "el trabajo es un derecho de todos, también de las personas con discapacidad". "No es un favor que hacen los empresarios", puntualizó, antes de añadir que es un derecho. 

"Las personas con discapacidad ni siquiera están incluidas como demandantes de empleo. Hay que romper con estas barreras desde los poderes públicos y las empresas. Hay que velar por las personas que están en una situación de mayor vulnerabilidad", afirmó Franquet. 

Andrés Guillén Guillen, director de zona de la ONCE en Tenerife, consideró en su turno de palabra que los empresarios consideran las cuotas un engorro. "No existe el nivel de conciencia para que todo transcurra de manera natural", señaló. "El empresariado tiene que avanzar, todavía se está lejos del objetivo que queremos alcanzar", manifestó.

Lojendio habló por su parte de la ley que prevé la cuota del 2% de empleo de personas con discapacidad en las empresas y destaca que una vez que se incorporan a una empresa pueden aportar un valor añadido que puede hacer que dicha cuota se supere. "Los empresarios valoran los beneficios económicos pero quienes contratan a personas con diferentes capacidades añaden valor humano a su empresa", subrayó Lojendio.

Javier Bencomo, presidente de CERMI Canarias, afirmó que vivimos en la cultura de la obligación y aprovechó para felicitar que en la próxima OPE de Sanidad la cuota del 2% se haya ampliado al 7%. "El Cermi plantea el 50% más de cuota de empleabilidad, así como aumentar aún más esa cuota para las mujeres por razón de género, ya que padecen una doble desigualdad por ser mujeres con discapacidad", aclaró.

Armada indicó que en la provincia de Santa Cruz de Tenerife solo 140 empresas de las 456 que deberían cumplir con la cuota del 2% de personas con discapacidad en plantilla cumplen con esta medida. Añadió también que las empresas valoran más pagar la multa por incumplimiento de la cuota que contratar a personas con discapacidad, "y más si la sanción y las multas que se imponen son las mínimas", agregó antes de señalar que "en la provincia de Las Palmas solo cumplen 212 de las 567 que deberían hacerlo".

En este sentido, Lojendio aseguró que las empresas han roto con estigmas pasados de contrataciones temporales y aseguró que trabajadores de estas características mejoran las relaciones interpersonales en las plantillas, pero además algunas de estas personas demuestran mayores capacidades que empleados que no tienen discapacidad. "Aportan mucho valor añadido", insistió.

La moderadora Verónica Pavés aprovechó para preguntar a Franquet si hay que cambiar la ley y ésta respondió que es una ley de mínimos que, además, ni siquiera se cumplen, por lo que confía que se pueda seguir avanzando. "La discapacidad es un mundo desconocido e incluso se utilizan mal algunos términos", informó y aclaró que el conjunto de la sociedad tiene que saber que hay diferentes formas de adaptar un puesto de trabajo a las necesidades de estas personas. "La sociedad tiene que saber de los recursos de los que se dispone para seguir avanzando y es importante que un medio de comunicación tan importante como El Día se haga eco de las posibilidades", dijo. 

Franquet insistió también en que la Atencion Temprana es prácticamente inexistente. "Tenemos mucho trabajo por hacer, les estamos quitando este derecho", señaló. Además, la consejera indicó que Simpromi tiene que dar un giro y hay que promover mayor colaboración entre administraciones y también con los colectivos sociales. "Nuestro papel es ejecutar lo que nos demandan", manifestó. Asimismo, insistió en que los estereotipos crean barreras que podrían superarse fácilmente y concretó que estas mismas barreras están complicando situaciones que no tienen por qué ser. "La barrera mental es lo que nos está costando romper", ratificó.

Lojendio insistió en las capacidades que tienen todas las personas para realizar un trabajo. "Se tenga o no una discapacidad hay factores que determinan la valía para desempeñar un puesto. Hay personas con discapacidad que puede desempeñar un puesto de trabajo mejor que otras personas, pero como ocurre con el resto de trabajadores contratados", destacó. En este sentido, aclaró que las personas con discapacidad no llegan a ser ingenieros porque no cuentan con el apoyo y la adaptación necesaria a lo largo de las diferentes etapas educativas. 

Armada relató que se han encontrado casos de solicitudes para emplear a personas con discapacidad en recepciones de hoteles a los que se les pide hablar chino, ruso, francés e inglés. Mientras que en el resto de las demandas sólo se pedía a los aspirantes inglés y francés. Franquet consideró también que cuando se ofrecen malas condiciones laborales a este colectivo "se ven obligados a aceptar debido a las pocas ofertas que tienen". "Hay empleados con discapacidad en empresas que no les hacen contrato o que les pagan salarios inhumanos", aseguró antes de finalizar la segunda mesa redonda de la jornada. 

El director del periódico El Día, Joaquín Catalán, despidió el foro y agradeció a los asistentes su presencia. 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook