13 de noviembre de 2019
13.11.2019
Puerto de la Cruz

La estación de guaguas de Puerto de la Cruz entrará en servicio antes de final de mes

La próxima semana se ejecutará la señalización horizontal y vertical en el entorno de la infraestructura, según informa el edil de Ciudad Sostenible, David Hernández (ACP)

13.11.2019 | 04:11
La nueva estación de guaguas ya está terminada y solo restan algunos detalles como la señalización del entorno.

La nueva estación de guaguas del Puerto de la Cruz, un proyecto que ha tardado en concretarse unos once años, entrará en servicio antes de que acabe este mes, según aseguró ayer a EL DÍA el concejal de Ciudad Sostenible, David Hernández (ACP). La obra está terminada, a falta de mínimos detalles, y la próxima semana se acometerá la señalización horizontal y vertical en el entorno de la nueva infraestructura de transportes.

Esta misma semana han concluido las últimas pruebas de maniobrabilidad en la zona, "para comprobar que las guaguas no invaden el segundo carril de la avenida Hermanos Fernández Perdigón, y que los vehículos que vienen de la calle Peñón pueden acceder a la estación sin problemas", detalló el concejal.

"Los resultados de las pruebas han sido satisfactorios -avanzó Hernández- y la próxima semana se procederá a eliminar las actuales marcas viales, reparar algunos baches, pintar la nueva señalización horizontal y colocar la vertical en el entorno de la estación".

El consistorio trabaja con la previsión de que, a partir de la próxima semana o de la última semana de noviembre, la estación de guaguas comience a funcionar.

Para el año 2020 quedará pendiente la creación del carril bus exclusivo de salida de la estación por la avenida Hermanos Fernández Perdigón.

Esta obra comenzó en abril de 2018 y tenía previsto finalizar en abril de 2019. Tras varios retrasos y prórrogas, los trabajos, que costaron 2,2 millones de euros, han terminado siete meses después de lo planificado inicialmente.

La ciudad turística se quedó sin estación de guaguas en el año 2008, cuando el viejo edificio se cerró por problemas estructurales. Desde entonces, y durante once años, Titsa ha tenido que operar en la calle.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook