21 de septiembre de 2019
21.09.2019

Puerto de la Cruz investiga vertidos ilegales en la red de alcantarillado

Por tercera vez en un mes, aguas residuales inundaron parte de la principal carretera del barrio de Punta Brava, supuestamente por descargas directas no autorizadas de camiones cuba

21.09.2019 | 00:43
Las aguas residuales anegaron ayer la avenida Loro Parque y generaron un gran hedor en esta zona de la ciudad turística.

El Ayuntamiento del Puerto de la Cruz investiga posibles vertidos ilegales a la red de alcantarillado que, según informaron ayer a El Día fuentes del gobierno local (PSOE-ACP), son la causa del tercer desborde del sistema de saneamiento en apenas un mes en la vía principal del barrio de Punta Brava.

Vecinos y conductores volvieron a encontrarse en la mañana de ayer con la carretera inundada por un auténtico río de aguas residuales que desprendían un hedor insoportable. Es la tercera vez que ocurre en la zona en los últimos 30 días.

El gobierno portuense y la empresa Aqualia trabajan con la hipótesis de que algún camión que trabaja en la limpieza de fosas sépticas infringe la normativa y descarga aguas residuales sin tratar ni filtrar directamente a la red de alcantarillado situada en "las urbanizaciones ubicadas por encima de Loro Parque o en la zona baja de La Vera".

Estos vertidos ilegales colapsan las conexiones, "por la presencia de elementos como toallitas higiénicas y otros residuos no orgánicos", y el alcantarillado se desborda en la avenida Loro Parque.

El consistorio se plantea reforzar la vigilancia en la zona para tratar de identificar a los responsables de unos vertidos que están generando molestias e insalubridad en una zona clave para el turismo en el Puerto de la Cruz.

"Creemos que alguien que conduce un camión cuba se dedica a levantar una tapa de alcantarillado en esa zona para vaciar el vehículo y ahorrarse las tasas correspondientes al adecuado tratamiento de los residuos", indican.

Aparte de las molestias generadas por los vertidos a la vía pública, esta acción puede generar roturas en la red y contaminación del subsuelo. Además, proyecta una mala imagen de la ciudad y obliga al Ayuntamiento portuense a realizar limpiezas extraordinarias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook