19 de septiembre de 2019
19.09.2019

El Cabildo de Tenerife ratifica la condición de no adscritos de Arriaga y Rivero

A pesar de dejar de ser miembros del grupo mixto, los ex de Ciudadanos seguirán con sus áreas de responsabilidad asignadas y con la retribución garantizada si no son cesados

19.09.2019 | 00:28
El presidente del Cabildo, Pedro Martín, atiende las explicaciones del secretario del Pleno.
El Cabildo de Tenerife ratifica la condición de no adscritos de Arriaga y Rivero

La segunda sesión del día, a propuesta de CC, fue la pretensión de aprobar el Pacto por Tenerife, basado en cuatro bloques: Tenerife por el Empleo, Tenerife por las Personas, Tenerife 2030 y Tenerife por un desarrollo equilibrado y sostenible, "para no estancar la economía de la Isla".

La moción fue defendida por el líder de CC, Carlos Alonso, y ya desde el principio se encontró con un muro enfrente porque "es el programa electoral que usted nos presentó" dijo Enrique Arriaga, ideas que fueron reproducidas por el Gobierno y Sí Podemos, resaltando Franquet (PSOE), que afirmó que el Pacto por Tenerife es el suscrito por la gobernabilidad, "y eso no lo han entendido ustedes", dijo a Alonso.

Finalmente la propuesta nacionalista fue rechazada.

"Los consejeros don Enrique Arriaga Álvarez y doña Concepción María Rivero Rodríguez, hasta ahora integrantes del grupo Mixto, han de ostentar la consideración de miembros no adscritos a ningún grupo político insular". Así de categórica fue una de las conclusiones del informe realizado por la Secretaría del Cabildo de Tenerife, puesto en conocimiento del Pleno reunido ayer en sesión extraordinaria.

Con ello se informó sobre la situación legal que se crea tras la comunicación de Ciudadanos (Cs) acerca de la ratificación de la expulsión de los afectados por romper su disciplina de partido.

De esta forma, el informe obliga a la institución insular que dirige Pedro Martín (PSOE), gracias a los votos de Arriaga y Rivero, a considerarlos "no adscritos" en vez de miembros integrantes del grupo mixto.

Eso supone, además, cambios en las competencias de los expulsados en las Comisiones Plenarias Permanentes, por lo que con posterioridad el Pleno sí se tuvo que aprobar una nueva modificación de la proporcionalidad de los integrantes de las comisiones, aunque de forma provisional.

Estos fueron los asuntos más importantes llevados ayer al salón de plenos del Cabildo, que acogió de forma seguida dos sesiones y en donde los consejeros, por momentos, elevaron la voz debido la consideración de los exnaranjas como de "no adscritos" (el grupo de gobierno conformado por PSOE, Sí Podemos y los dos protagonistas) o "tránsfugas" (según CC y PP, en virtud de la expulsión ratificada de Ciudadanos).

En cualquier caso, el informe señala que se debe garantizar los derechos individuales de Enrique Arriaga y Concepción Rivero como integrantes del Pleno a votar y estar representados en las comisiones plenarias, siendo competencia del presidente del Cabildo, Pedro Martín, mantener o no las actuales delegaciones asignadas de los afectados (Carreteras, Movilidad e Innovación y Educación, Cultura y Deportes). Y al estar nombrados con anterioridad a ser "no adscritos" podrán conservar sus derechos al sueldo por los cargos. En cambio, nada de dinero vinculado de los complementos de partido o retribuciones por asistir a comisiones, o tener sede en la corporación, entre otras cuestiones.

Tras la lectura del informe del secretario Domingo Hernández, se entró en un debate agrio acerca de los derechos o las consideraciones de los protagonistas.

En este sentido, tanto los portavoces de CC como del PP, Carlos Alonso y Manuel Fernández, respectivamente, entraron a degüello al acusar a Pedro Martín (PSOE) de estar "sustentado en el gobierno con el voto de dos tránsfugas", instalándose "en la falta de ética y en la mentira". Le acusaron, además, de "adecuar el reglamento para amparar la acción de dos tránsfugas".

Tanto Alonso como Fernández tendieron la mano a Martín para apoyar los asuntos insulares de importancia "a cambio de que cese a los tránsfugas".

Y rápida respuesta. La portavoz socialista María Franquet se revolvió y acusó al PP "de ser la muleta de CC" y a los nacionalistas de que no están en disposición de hablar de ninguna ética (hizo alusión a distintos casos judiciales que implicaban a CC), y por eso "han perdido la credibilidad. Les va a costar entender que están en la oposición y nosotros aquí", dijo.

Unos minutos antes, Enrique Arriaga (Cs) se defendió y recriminó que se le llamara "tránsfuga", cuando la definición en el diccionario no trasladaba "el sentido que le da", siendo su significado más acorde a la persona que cambia de ideología, "y usted empezó en el PP y terminó en CC", dijo en alusión a Alonso.

Debatido este punto sin votaciones, se produjo la aprobación del cambio del reglamento para determinar la presencia proporcional de los consejeros. La mayoría plenaria aprobó que en las comisiones pudieran estar presentes los consejeros no adscritos, ya que "en ningún caso se les puede privar el derecho a participar en ellas y a votar" y hay que mantener la proporcionalidad, dijo el secretario. Finalmente se aprobó.

Sin acuerdo para el Pacto por Tenerife

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook