17 de junio de 2019
17.06.2019

Richard Casanova: "La murga de hoy no necesita la musicalidad de antes"

Richard Casanova, nuevo director musical de la murga Zeta-Zetas destaca que "la murga que gana cada año compite consigo misma para mantener ese nivel"

17.06.2019 | 08:15
Richar Casanova asegura que "el músico tiene que trabajar para el letrista".

Richard Casanova vuelve a la primera división murguera de la manos de Zeta-Zetas, para asumir la dirección musical que dejó Pablo Moreno. Con el aval de haber firmado los montajes de una de las épocas de oro de Mamelucos, murga que en la actualidad dirige su hermano -quien lo sucedió en la dirección musical, y añadió la faceta artística-, Richard Casanova es músico, que regresó a los grupos críticos el año pasado con Diabólicas, con las que continuará, coincidiendo con momento que cierra su ciclo en la rondalla Mamel's, que fundó y en la que militó durante seis años.

Es un "pata negra". Serio. Metódico. Llegado de murgas de una generación anterior a la que triunfa ahora mismo. Atrás queda Producto Interior, aquella all stars murguera que unió a los destacados murgueros de diferentes sociedades en un proyecto musical que fue antesala de Son 21 o Saboravoz. Así vez Richars Casanova el mundo murguero actual y su regreso.

¿Por qué acepta la invitación musical de Zeta-Zetas?

Era el momento. Ya no estoy con la rondalla; el pasado Carnaval compaginé el proyecto de Diabólicas con la rondalla Mamel's y este año solo tenía Diabólica y era el momento de coger un proyecto de esta envergadura en el mundo de las murgas.

Participó como director musical en el segundo año de Diabólicas. ¿Va a compaginar Diabólicas y Zeta-Zetas?

Sí. Hasta ahora había estado seis años con la rondalla y la última vez que estuve con la dirección de Mamelucos fue hace ocho o nueve años.

¿Estar en Zeta-Zetas es optar a premios?

Creo que sí, ellos son los que han estado entre los premiados en los últimos tres o cuatro años. Es una murga puntera, que opta a todo.

¿Zeta-Zetas es su estilo?

Es una murga más de espectáculo que de letra, pero entiendo que tiene mensaje. Es más, ganan Got Talent por el mensaje que transmite. Al final, al letra.

¿Es un reto sustituir a Pablo Moreno, el exdirector de musical de Zeta-Zetas?

Por supuesto, claro, aunque no tengo la oportunidad de conocerlo mucho; nos hemos visto en alguna oportunidad.

¿Zeta-Zetas marca una segunda etapa en la trayectoria de Richard, con otra generación de murgueros?

Claro. El concepto de espectáculo que hay ahora no es el mismo que existía cuando yo estaba metido en Mamelucos, pero no he dejado de seguir las murgas. Entiendo el espectáculo.

Antes el espectáculo, con Mamelucos, eran más voces del estilo de Carlos Mas, con mucha letra, y ahora se va hacia la puesta en escena.

Soy consciente de que la murga de hoy no necesita la musicalidad de antes; lo que se necesita para el espectáculo de ahora es la fuerza, la garra, el espectáculo visual y de fuerza.Las murgas con más fuerzas con aquellas que están brillando en los últimos concursos.

Y eso incluso atrae a componentes.

Si, al final al componente lo atraen los proyectos serios, organizados y también ganadores. De ahí que exista murga con ciento y pico componente y otras con menos. Los componentes se decantan por lo atractivo del proyecto de cada grupo.

¿Conoce a Santi Martel?

Sí, conozco a Santi Martel de hace muchísimos años, de la época mía en Trasnochados; el es de los murgueros antiguos. Incluso llegó a estar en la época dorada de Mamelucos.

¿Hasta dónde pesa su trayectoria como Mamelucos para que lo llamaran de Zeta-Zetas?

Imagino que ellos han apostado por mi trayectoria murguera, y la que se conoce es la de Mamelucos; no creo que me llamen por mi trayectoria en rondallas. Hay poca gente que se acuerda de Trasnochados ya o que vivieron esa época. En Diabólicas, por ejemplo, Lali Carvajal es de las pocas que en la murga se acuerda de mi paso por Trasnochados.

¿Qué es más complicado de cara al Carnaval 2020: competir con el nivel que ha tenido Zeta-Zetas en los últimos años o competir con Mamelucos?

No me lo he planteado. Posiblemente, la murga que gana cada año compite consigo misma para mantener ese nivel o dejar el listón alto. La murga que no gana sí se fija en la que ganó, y es con la que tiene que competir.

¿Cuál es la fórmula para que una murga triunfe?

El proyecto tiene que ser serio, tener un buen equipo detrás y ese equipo tiene que ser muy trabajador. Ahí se fundamenta la murga que compite.

O sea? que viene amenazando que va a pedir trabajo?

Sí (se ríe).

¿Es de los que les gusta trabajar mano a mano con el letrista?

Me gusta trabajar codo a codo con el letrista. Al final, el músico tiene que trabajar para el letrista. No se entiende un músico por un lado y un letrista por otro. Normalmente el que escoge las músicas es el letrista; es el que escribe y piensa cómo debe interpretarse la canción. Y el músico tiene que interpretar cómo quiere la canción el letrista.

¿Una murga puede ganar con buenas letras y sin tener buenas voces?

Yo pienso que sí. El concurso va de letras, no de coro ni de quien canta mejor. Por eso, si me va a preguntar al revés, sí le digo que una murga que cante bien, si no tiene letras, no gana. Siempre lo mejor es el equilibrio, pero lo más importante son las letras.

¿Con qué temas se quedaría de cuantos ha escuchado en murgas desde los años noventa?

Me quedaría con unas cuantas canciones de Singuangos y una cuantas de Bambones; no podría decir una concreta. Mis recuerdos más bonitos han sido al escuchar algunas canciones de Singuangos y de Bambones, y Mamelucos, con la canción de los Nietos de Sarymánchez.

¿Hacia dónde van las murgas? ¿En qué se parecen a las murgas de los años noventa?

Es otro espectáculo, y está claro que es un espectáculo atractivo que gusta mucho a la gente. Es otro concepto diferente al que había, pero igual de atractivo, porque se sigue llenando el aforo del concurso, como ha venido ocurriendo en los últimos veinte años.

Ahora que estamos en épocas de cambios políticos, a la nueva organización, ¿qué le recomendaría? ¿Mantendría tres fases y final a ocho?

Sí es verdad que algún concurso me ha parecido cansino, pero no entro en ese tema; a lo mejor soy yo que estoy viejo (se ríe). Tal vez alguna final me ha parecido un poquito pesada. Hay algunas fases que me han gustado más que las finales en los últimos años; parece que algunas murgas llevan más metralla a la fase y te lo pasas mejor tal vez porque estás más tranquilo o hay menos gente. En el formato no entro; eso se tiene que ir valorando a medida de que el concurso brille o decaiga.

¿Es partidario de acumular la puntuación de fase a final?

Sí, creo que lo que se tiene que valorar es el repertorio completo.

¿Se va a poner el disfraz y cantará con Zeta-Zetas?

No, ya no me veo sobre el escenario. No entiendo a veces que un director musical se suba a dar los tonos. Muchas veces la murga va preparada y tiene gente preparada en la fila.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook