Detenidos los repartidores de una empresa en Tenerife por apropiarse de 26.000 euros en móviles. La Policía Nacional ha arrestado a cuatro personas como presuntas autoras de delitos de hurto y receptación de teléfonos móviles de los que se apropiaban en su condición de repartidores de una empresa de transportes para venderlos posteriormente.

A principios del mes de junio, la Policía Nacional tuvo conocimiento de los hechos a raíz de la denuncia del representante de una empresa de transportes, en la que exponía como en el traslado de la sede de la empresa a otro edificio se habían extraviado una docena de teléfonos móviles, un televisor y dos equipos de auriculares, que habían sido registrados antes de salir del local pero a los que se había perdido la pista.

Realizando labores de investigación habituales, la Policía Nacional identificó a los usuarios de los terminales, citándolos de uno en uno para testificar. La mayoría de estas personas habían adquirido sus terminales en diferentes locales repartidos por la isla de Tenerife (Las Américas, Los Cristianos, La Orotava, El Puerto de la Cruz, Santa Cruz de Tenerife, etc.) que tenían un distribuidor en común, salvo dos personas, que lo habían adquirido a otro particular.

Varios implicados

Así, los agentes citaron a dicho particular, quien declaró que se los adquiría a otra persona, que resultó trabajar en la empresa de transportes denunciante de los hechos, indicando que le había facilitado más terminales de los inicialmente denunciados. La Policía Nacional procedió a la detención de este repartidor, natural de Santa Cruz y de 39 años de edad, quien señaló a su vez a la persona que le facilitaba a él los telefonos, trabajador de otra empresa de transportes que tiene a la denunciante como subcontrata, también de Santa Cruz y 37 años de edad, con antecedentes por delitos patrimoniales. En total se habían adueñado de más de una veintena de terminales por valor de 21.500 euros aproximadamente desde el mes de abril

Varios hechos similares en la misma empresa

Días más tarde, siguieron llegando denuncias de teléfonos extraviados, relacionadas con la misma empresa denunciante. En este caso se trataba de casos aislados en los que dos repartidores se habían apropiado de otros terminales. En un caso, un joven santacrucense de 30 años había falsificado la entrega del terminal a su legítimo destinatario realizando una firma falsa e indicando un DNI de entrega falso, apropiándose del mismo. El legítimo destinatario denunció la no llegada del mismo y la empresa puso los hechos en conocimiento de la Policía Nacional, que detuvo al autor.

En el otro caso, otro hombre natural de Santa Cruz, de 37 años de edad, fue sorprendido realizando una lectura falsa de un envío, señalando su reparto cuando en realidad se veía en las cámaras cómo se lo quedaba. El mismo fue denunciado, indicando que ya se había adueñado de otros cuatro terminales por un total de 4.500 euros por necesidad de satisfacer una deuda que mantenía por temas de drogas por el que estaba amenazado. Igualmente fue detenido y puesto a disposición judicial.