Agentes de la Guardia Civil han detenido por un presunto delito de agresión sexual y corrupción de menores a un vecino de Santa Cruz de Tenerife de 36 años que haciéndose pasar por un chico de 9 años contactó con una niña de Huesca de 7, a la que le convenció de que realizara acciones de carácter sexual ante la cámara del móvil y se las enviara.

Según informa el Instituto Armado, las investigaciones se iniciaron a partir de la denuncia presentada por los padres de la menor para informar de que una persona desconocida se había puesto e contacto con la niña a través de una aplicación muy usada como mensajería.

Tras ganarse la confianza de la menor, el presunto corruptor le incitó a que se grabase vídeos y se los enviase, al tiempo que le remitió otros de sí mismo de contenido sexual en los que, sin embargo, no llegó a mostrar la cara en ningún momento.

A partir de los datos y vídeos aportados por la familia de la menor, el equipo de investigación de delitos tecnológicos de la Guardia Civil de Huesca realizó una pormenorizada investigación que se saldó, unas semanas después, con la identificación y localización del sospechoso, el pasado día 21, en su vivienda en Santa Cruz de Tenerife.

Los agentes del Cuerpo en Canarias que practicaron la detención y el registro de la vivienda requisaron diferente material informático, que está siendo analizado por los investigadores para determinar la posible existencia de otras víctimas y evitar la difusión de su contenido.

El detenido fue puesto en libertad, con la obligación de personarse en el Juzgado de Instrucción número 2 de Huesca en el momento de ser requerido como presunto responsable de un delito de corrupción de menores.