Suscríbete Caso Abierto - eldia.es

Caso Abierto - eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Condena

El guardia civil de Huesca que abusaba de niños en clases extraescolares, condenado a 53 años

La denuncia inicial era por 16 menores con edades comprendidas entre los 6 y los 10 años

Un momento del juicio al guardia civil de Barbastro.

Lo negó en una entrevista a El Periódico de Aragón, diario del mismo grupo, Prensa Ibérica, que este periódico, lo negó ante sus compañeros del instituto armado cuando fue detenido e hizo lo propio durante el juicio celebrado en la Audiencia Provincial de Huesca. Pese a ello, el guardia civil acusado de abusar de 16 niños durante las clases extraescolares de inglés que daba en colegios públicos de la localidad oscense de Barbastro ha sido condenado a 52 años de cárcel. El tribunal le impone nada menos que 53 años de prisión, si bien la sentencia no es firme y puede ser recurrida ante el Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA). Mientras llega ese momento, uno de los abogados de las víctimas, José María Orús, ya ha solicitado el inmediato ingreso en prisión por entender que existe riesgo de fuga.

El vídeo en el que se observaban los supuestos abusos fue determinante para su condena. Fue hecho por una profesora que se sorprendió al entrar de forma repentina en una de las clases del acusado y observar que tenía sentado sobre sus piernas a uno de los menores. En él se observaban una serie de acciones que en opinión de la Audiencia de Huesca demuestra que hubo abusos sexuales, si bien para el agente, Serafín E. C., casado, de 50 años y padre de dos hijos, lo que se veía ahí era que es una persona "demasiado cariñosa". A pesar de la insistencia de la defensa en solicitar la anulación de esta prueba al considerar que la grabación, hecha sin autorización judicial por una persona ajena a la investigación, violaba derechos constitucionales de su cliente y de los propios niños por intromisión en su intimidad, la Audiencia de Huesca la considera lícita, proporcionada y necesaria para el esclarecimiento de los hechos denunciados. Los magistrados son claros: el acusado "abusó de los que tenía que educar, proteger y cuidar".

"Con alguna excepción, la mayor parte de los niños y niñas vienen en coincidir en cuestiones esenciales, tales como que el acusado les daba de forma habitual chucherías y regalos, y que, especialmente a las niñas, las sentaba sobre sus rodillas, las abrazaba, les daba besos o les tocaba la espalda por debajo de la camiseta". Añaden los firmantes de la sentencia que a pesar del "buen concepto" que tenían estos menores de su profesor, que "no apreciasen una connotación sexual en la conducta del acusado, dada su edad".

El jefe de Intervención de Armas de la Guardia Civil estuvo en prisión provisional tras su detención, pero desde principios de 2020 está en libertad tras pagar una fianza de 6.000 euros. Además, el juez le impuso la prohibición de residir en Barbastro y de aproximarse a las víctimas. La denuncia inicial era por 16 menores con edades comprendidas entre los 6 y los 10 años y pertenecientes a los colegios Pedro I y el Alto Aragón, si bien los magistrados consideran que cometió abusos sexuales continuados sobre nueve niños, estableciendo una pena de 5 años y 1 día por cada menor. Además, se le condena por un delito de abuso sexual con prevalimiento, ya que hacía valer su superioridad de profesor, sobre otros dos, por lo cual se enfrenta a penas de 4 años por cada niño. 

No obstante, el tribunal considera que no hubo delito en el caso de otros menores, pese a que todos los niños que participaron en esta actividad extraescolar en dos cursos distintos en 2018 y 2019 coincidían en su relato.

Compartir el artículo

stats