La práctica del deporte del parapente se cobraba ayer, domingo, una nueva víctima en la Islas. Fue a las 11:20 horas cuando en la sala operativa del Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad 1-1-2 se recibía una llamada alertando de que un parapentista se había precipitado en la zona conocida como Camino Viejo, en el término municipal de Garachico.

Si bien en un principio se desconocía la identidad de la persona accidentada, posteriormente se confirmó que se trata de un varón, de nacionalidad española, vecino del municipio tinerfeño de Los Realejos y de unos 35 años, aproximadamente.

Desde que recibió la llamada, la sala del 1-1-2 activó de inmediato los recursos de emergencia para localizar y auxiliar al accidentado, que en esta ocasión estaban integrados por una ambulancia de soporte vital avanzado del Servicio de Urgencias Canario (SUC), un helicóptero de rescate del GES, Bomberos del Consorcio de Tenerife con base en Icod de los Vinos, policías locales pertenecientes a los municipios de Garachico y Los Silos, agentes de la Guardia Civil, además de personal voluntario de Protección Civil.

El operativo no resultó nada fácil debido fundamentalmente al carácter accidentado del lugar, una zona acantilada en un paraje que se encuentra próximo al barranco de Correa, y si bien desde un primer momento se había localizado con total exactitud el punto donde había caído el parapente, que colgaba con su viva vela de color azul, la silla y los cabos enredados en lo alto de la ladera de una montaña en Finca Espinosa, en la Caleta de Interián, por el contrario no había rastro alguno del cuerpo del parapentista.

Finalmente, el despliegue dio sus frutos, aunque con sabor amargo. Los recursos lograron localizar y posteriormente acceder al lugar donde yacía el cuerpo del infortunado deportista y el personal del SUC sólo pudo confirmar su fallecimiento, debido a las heridas que presentaba, incompatibles con la vida. Tras la localización del cadáver entró en escena el Equipo Territorial de la Policía Judicial de la Guardia Civil del Puerto de la Cruz, cuyos agentes instruyeron las diligencias correspondientes y se hicieron cargo del cuerpo hasta la llegada de la autoridad judicial para proceder a su levantamiento. Una vez retirado del lugar se trasladó a las dependencias del Instituto Anatómico Forense, donde se le practicará la autopsia para así determinar las causas de la muerte.

Quienes practican el deporte del parapente por esta zona de la Isla disponen de varios lugares desde donde efectuar sus despegues. Una de ellas se localiza en el llamado mirador de Lomo Molino, en el municipio de El Tanque, desde el que se domina la espectacular zona de la Isla Baja.