6.852 personas recurren a Todacitan en el Archipiélago para dejar de fumar

El tratamiento, financiado por el Ministerio, permite abandonar el tabaco en solo 25 días

Un fármaco similar estará disponible la próxima semana

Una mujer rompe un cigarrillo.

Una mujer rompe un cigarrillo. / ED

Desde que el Ministerio de Sanidad decidió financiar en febrero Todacitan, un tratamiento indicado para dejar de fumar que tiene un coste en España de 112,43 euros sin IVA, un total de 6.852 personas en el Archipiélago han accedido al medicamento a través del Programa de Ayuda al Fumador de Canarias (Pafcan). «Los efectos de la citisina, que es el principio activo del producto, se conocen desde hace ya muchos años porque se utilizaba en países de Europa del Este para el tratamiento de la cesación tabáquica en los años 70. Por tanto, ya ha demostrado sus beneficios, su perfil de seguridad y su utilidad», valora el doctor Lorenzo Pérez, especialista en Neumología y responsable de la unidad de Cesación Tabáquica del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria

A juicio del facultativo, el hecho de contar con la subvención del Ministerio para facilitar el acceso a este recurso supone una gran ventaja para los pacientes, pues la duración del tratamiento es más corta que la de otros medicamentos que persiguen el mismo fin, y su eficacia es «algo superior». No obstante, según indica, el mayor inconveniente que presenta es su posología. «A los pacientes que no tienen otras enfermedades y que no están tomando otra medicación, no les supone ningún problema seguir la terapia. Sin embargo, para los que padecen otras patologías y toman muchos medicamentos de forma habitual puede ser más costoso», anota el experto.

Y es que cada envase de Todacitan cuenta con 100 comprimidos que deben ser consumidos en el transcurso de 25 días. Durante los tres primeros, los pacientes tienen que tomar seis pastillas cada día, distribuidas en intervalos de dos horas. En este período está permitido fumar. Ahora bien, a partir del cuarto día es fundamental abandonar el tabaco y tomar una pastilla cada dos horas y media hasta el duodécimo día. Después, la dosis se va reduciendo hasta finalizar el tratamiento. 

Recientemente, el Ministerio de Sanidad ha sufragado un segundo medicamento para dejar de fumar en solo 25 días. Se trata de Recigarum, un fármaco cuyo principio activo es la citisiniclina, que tiene un precio de 111,09 euros. Según confirmó hace unos días la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, la previsión es que esta semana pueda ser incluido en el programa de receta electrónica. Para acceder a él es imprescindible ser mayor de edad, consumir al menos 10 cigarrillos diarios y haber realizado, como mínimo, un intento para dejar de fumar en el último año. 

«Este medicamento es muy similar a Todacitan y solo existe una mínima variación en la molécula que lo compone. De este modo, los efectos beneficiosos de uno y de otro son comparables», apunta el responsable de la citada unidad.  

La principal novedad que presenta Recigarum con respecto a Todacitan es que el primero se presenta en forma de blíster calendarizado para seguir el tratamiento de forma óptima. 

Al igual que Todacitan, del primer al tercer día las personas deben tomar un comprimido cada dos horas hasta llegar a un máximo de seis. La frecuencia va disminuyendo de forma progresiva. Tanto es así, que entre los días 21 y 25 solo se puede consumir una dosis diaria máxima de dos comprimidos. 

Asimismo, los pacientes deberán dejar de fumar como muy tarde al quinto día de empezar la terapia y no retomar el hábito, ya que esto podría empeorar los efectos secundarios que pueden aparecer. 

«Tanto la citisina como la citisiniclina tienen un perfil de tolerancia muy bueno si lo comparamos con otros principios activos. Hasta el momento, solo algunos pacientes han reportado náuseas con el uso de Todacitan», informa el doctor Pérez. 

Tal y como detalla el profesional, a través del Pafcan están financiadas todas las terapias sustitutivas con nicotina, salvo el spray bucal –parches, chicles y comprimidos–, Bupropion –un antidepresivo que también se utiliza para dejar de fumar– y Todacitan. El próximo recurso que se incorporará a la cartera terapéutica será Recigarum. Hay que señalar que solo está sufragado un tratamiento al año, por lo que si se experimenta alguna recaída habrá que esperar para recibir otra terapia. 

Más armas contra el tabaquismo

«En la lucha contra el tabaco, todas las armas son pocas y todas son bienvenidas, sobre todo cuando hablamos de herramientas que han demostrado eficacia y efectividad en el abordaje del tabaquismo», valora el doctor Lorenzo Pérez, especialista en Neumología y corresponsable de la unidad de Cesación Tabáquica del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria. El Programa de Ayuda al Fumador de Canarias (Pafcan) nació en 2013, en un momento en el que no se financiaba ningún tratamiento para dejar de fumar en el territorio nacional. En base a los datos que maneja la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, desde 2020 y hasta el 31 de octubre de 2023, han participado 10.188 pacientes en el programa. Las personas que quieren romper con el hábito tabáquico a través de este proyecto, deben acudir a sus centros de salud, donde se les ofrecerá toda la información necesaria. | Y.M.