Las universidades canarias aplauden el retraso de la nueva EBAU un año

Los vicerrectores de Estudiantes de la ULPGC y la ULL celebran «ganar» un curso para implantar «con garantías» el próximo modelo y no perjudicar al alumnado

Estudiantes en el examen de la EBAU.

Estudiantes en el examen de la EBAU. / Juan Castro

La decisión del Gobierno de aplazar un año la reforma de la Evaluación del Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU), manteniendo sin cambios la prueba de 2024, ha sido aplaudida por las dos universidades públicas canarias. David Sánchez y María Rosario Hernández, vicerrectores de Estudiantes de las Universidades de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) y de La Laguna (ULL) respectivamente, celebran la oportunidad de «ganar» un curso para debatir y negociar el nuevo modelo e implantarlo «con garantías», además de que se blinde al estudiantado de 2º de Bachillerato de cambios precipitados y de cualquier perjuicio relativo a la situación política actual.

«En una decisión importante retrasar un año la reforma, porque si teníamos que esperar a que se forme el gobierno para crear el Real Decreto, los estudiantes que van a empezar segundo bachillerato dentro de dos semanas, no van a saber cómo van a ser evaluados. Este aplazamiento va acorde con las circunstancias, sobre todo para asegurar un nuevo modelo con garantías, que los chicos sepan cómo van a ser evaluados», indicó el vicerrector de Estudiantes, Alumni y Empleabilidad de la ULPGC.

La ULPGC acoge los días 5 y 6 de octubre las jornadas de acceso y admisión de la CRUE

David Sánchez apuntó que, el único cambio que se baraja en la EBAU del curso que comienza es que las nuevas materias de la Lomloe que se cursen este año en segundo de Bachillerato se adaptan a la prueba actual.

La vicerrectora de Estudiantes de la ULL también manifestó su satisfacción por contar con un año más para debatir el cambio de modelo de la EBAU, y que la situación política actual no afecte al alumnado. «Con el retraso de la conformación del gobierno decían que tenían que tomar una decisión y la verdad es que me temía lo peor, que al final decidieran implantarlo para este curso. No ha sido así y estamos muy contentos porque era lo que pedíamos, no sólo las Universidades canarias sino todas las universidades españolas».

Ambos vicerrectores recordaron que desde los primeros borradores de la nueva EBAU, habían una serie de aspectos que las universidades consideraban mejorables, «y el hecho de que ganemos este curso, para seguir hablando y poder mejorar ese borrador es ideal», señaló María Rosario Hernández.

Alegaciones de la CRUE

Precisamente una de las principales alegaciones al borrador del Real Decreto al que se sumaron todas las universidades públicas, incluidas las canarias, difundido el pasado mayo por la CRUE -Conferencia de rectores de las universidades españolas-, figuraba la solicitud de retrasar el comienzo del periodo de implantación del nuevo modelo hasta 2025.

También consideran imprescindible que no se cambie la duración de la prueba, que pasaría de 90 a 105 minutos. «No lo vemos viable porque además de que pueden extender mucho la duración de la EBAU, en el caso de los estudiantes con necesidades específicas de apoyo educativo, incrementar cada examen 15 minutos más es complicado. Esperamos que ese sea otro de los puntos que se elimine cuando se vuelva a negociar el borrador, y ahora tenemos más tiempo para ello», subrayó David Sánchez.

Eliminan del borrador la prueba de madurez y las preguntas tipo test previstas desde el principio

Coinciden los vicerrectores en que la EBAU «es algo muy delicado» que afecta a muchos estudiantes. «Durante los cursos del bachillerato se están enfocando en estos exámenes y por tanto tienen que tener mucha certeza acerca de las elecciones que hacen, de las asignaturas que cursan, cómo van a ponderar esas asignaturas, como va a ser el examen final, etc. Cambiar el modelo ahora, con los problemas que hemos detectado, hubiera sido demasiado precipitado. Esta tregua nos da un tiempo que debemos aprovechar para mejorar el nuevo modelo de EBAU».

En este sentido, David Sánchez anunció que la Universidad de Las Palmas de GranCanaria acogerá los días 5 y 6 de octubre, las jornadas de acceso y admisión de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE).

La decisión de aplazar la reforma de la EBAU fue tomada este jueves por el Ministerio de Educación en funciones. Aunque el Departamento que dirige Pilar Alegría dejó «completamente terminada» la tramitación del real decreto de la nueva prueba de acceso a la Universidad, el Gobierno, al estar en funciones, no puede aprobar la reforma en Consejo de Ministros, según explicaron este jueves.

Para informar del aplazamiento de la nueva EBAU, el secretario de Estado de Educación, José Manuel Bar, se reunió con representantes de las comunidades autónomas por videoconferencia; y con representantes de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE).

El Ejecutivo ha decidido mantener la actual prueba de acceso a la Universidad y aplazar un año el comienzo del periodo transitorio del nuevo examen, que estaba previsto iniciar en 2024 para estar definitivamente implantado en 2028. Debido a la convocatoria anticipada de elecciones generales, el Ministerio decidió paralizar la aprobación del real decreto de la nueva prueba de acceso a la Universidad por «responsabilidad», al entender que era «más lógico» que lo sacara adelante el nuevo Gobierno. Así, la próxima EBAU seguirá el mismo modelo que la del curso anterior. Una decisión que «rebaja la incertidumbre de docentes, alumnos y familias».

No obstante, en el proyecto de real decreto por el que se regulan las características básicas de la nueva prueba de acceso a la Universidad y se establece el procedimiento de cálculo de la calificación de acceso, publicado el pasado febrero y que finalmente ha sido aplazado un año, el Ministerio ya eliminó la prueba de madurez y las preguntas tipo test que inicialmente tenía previstas para esta nueva prueba.

El alumnado debe conocer «las reglas del juego»

La Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) ha mostrado su satisfacción por el aplazamiento por un año de la reforma de la EBAU y se han ofrecido para trabajar «de la mano» con el Gobierno para lograr una prueba «que dé garantías». Así ha valorado en declaraciones a los medios de comunicación en Santander la presidenta de la CRUE, Eva Alcón, la decisión anunciada poco antes por el Gobierno de aplazar la nueva EBAU, con lo que no habrá cambios en la prueba de 2024. Alcón considera «importante» que los estudiantes de Bachillerato que están a punto de iniciar el curso conozcan «las reglas del juego» que se iban a aplicar en las pruebas de acceso a la universidad. Alcón ha abogado por aprovechar este curso para trabajar «de la mano» la CRUE, la Sectorial de Estudiantes y los ministerios de Educación y Universidades «para ofrecer una prueba que dé garantías». «Tenemos la experiencia de muchísimos especialistas que llevan años trabajando sobre el tipo de modelo, la duración del examen... Esa experiencia no la podemos perder». | Europa Press