Críticas por el cierre temporal del módulo de mujeres en la cárcel Tenerife II

Varios sindicatos y asociaciones de funcionarios de prisiones rechazan la nueva ubicación de las internas

Centro penitenciario Tenerife II

Centro penitenciario Tenerife II / E.D.

La Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP) y los sindicatos Tu Abandono Me Puede Matar (TAMP) y Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) denuncian el cierre temporal del módulo de mujeres para realizar reformas en el mismo, ante su pésima situación actual, sobre todo por la ubicación de las internas en unas nuevas dependencias que, según dichas entidades, no reúnen las condiciones adecuadas para las reclusas ni para el personal funcionario.

El traslado de las presas se efectúa este lunes, 3 de julio, según explican desde dichos colectivos. Estos afirman que, a partir de ahora, las internas se hallarán en un submódulo, al que se accede por un patio en el que están reclusos varones. Y, además, el espacio para los funcionarios y funcionarias es muy reducido y sin apenas ventilación.

El Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 2 de Santa Cruz de Tenerife también se opuso a la medida planteada por los responsables de Tenerife II. Fuentes de la Dirección del centro señalaron que el módulo de mujeres se encuentra en muy malas condiciones de habitabilidad, entre otras cosas por la humedad que afecta a las celdas utilizadas por las internas o la imposibilidad de acceder a más piezas de repuesto para reponer la grifería, lo que no permitía continuar con los llamados parches.

De hecho, había moho en las paredes de las citadas celdas, a pesar de que las internas limpiaban las mismas. Sin embargo, el problema "seguía ahí y las reclusas tenían que respirar eso", indican desde la Dirección de Tenerife II.

La directora del centro penitenciario, Mavi Bernaola, comenta que el cierre del módulo de mujeres se hizo con informes de una empresa de mantenimiento y de funcionarios. En estos momentos, en la principal cárcel de la provincia de Santa Cruz de Tenerife residen 820 internos y más de 40 mujeres. Treinta y cuatro de ellas viven en el referido módulo, cuatro en Enfermería y dos en la Unidad Terapéutica Educativa (UTE).

Las nuevas dependencias para las 34 mujeres cuentan con un patio de más de 200 metros cuadrados. Y se han acondicionado para que dispongan de comedor, sala de día y cuatro celdas dobles, donde antes se hallaba la zona de las presas que eran madres. En cualquier caso, Mavi Bernaola aclara que se trata de una solución provisional hasta que se arregle el mencionado módulo.

El pasado 15 de mayo, la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias autorizó la actuación. En un primer momento, desde la Dirección de Tenerife II se planteó la posibilidad de trasladar a parte de las reclusas a la Unidad Terapéutica Mixta, a Enfermería las que tengan oficios remunerados en la prisión, y el movimiento a otras cárceles fuera de la Isla. Y tal iniciativa también fue permitida por Instituciones Penitenciarias.

Sin embargo, las organizaciones sindicales presentaron numerosos escritos en los que se recordaba que tal opción no era la más idónea. Entre otras cosas, explicaban los sindicatos que para acceder a la Unidad Terapéutica y Educativa (UTE) era condición indispensable firmar un escrito de compromiso voluntario de cada reclusa para someterse a los tratamientos de desintoxicación de drogas o evitar otros comportamientos adictivos.

Además, se recordaba que las internas que realizan trabajos remunerados tienen horarios que molestarían al resto de mujeres que se hallen en Enfermería. Y también se tenía en cuenta que el traslado a otras prisiones afectaría al arraigo familiar de parte de las reclusas.

La ubicación final para las internas del módulo de mujeres fue un espacio reformado y habilitado dentro del módulo de la Unidad Terapéutica y Educativa (UTE). La APFP y Tu Abandono Me Puede Matar critican "la falta de transparencia y de comunicación de la Dirección hacia su plantilla, provocando incertidumbre y desconfianza ante la información y órdenes contradictorias que no cesan de formular los que sustentan el máximo cargo de representación de nuestro centro".

Ambas organizaciones señalan que, después de 33 denuncias ante el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 2 de Santa Cruz de Tenerife, la magistrada-juez dictó el pasado 20 de junio un decreto en el que concluye que, "con objeto de salvaguardar los derechos de las internas del centro penitenciario de Tenerife, que se deriva del artículo 76.1 de la Ley Orgánica General Penitenciaria (LOGP), se solicita a la Dirección del centro penitenciario de Tenerife y a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias que deje sin efecto el inminente traslado de las internas desde el módulo 9 al módulo UTE y se dote a las internas de unas instalaciones específicamente destinadas a ellas con condiciones acordes a la normativa y estándares de la protección de los derechos humanos de las personas privadas de libertad".

La APFP asegura que en las nuevas instalaciones presentan deficiencias, como la falta de despachos para profesionales de equipos técnicos y servicios médicos para que puedan realizar un tratamiento individualizado, falta de espacio y escasa ventilación en las salas donde se hallan las celdas, falta de cumplimiento de los protocolos de prevención y evacuación en caso de incendios o el acceso a través del patio del módulo de la UTE.

El sindicato CSIF pidió al servicio de Prevención que efectuara "el Plan de Emergencia, la evaluación de riesgos laborales de los nuevos puestos de trabajo de nuestras compañeras y que se aplazase la apertura" del nuevo recinto "hasta que reuniese unas condiciones mínimas de trabajo".

Para el CSIF, sin que haya fecha de comienzo de las obras de reforma en el módulo de mujeres, ni previsión de las mismas, ni planificación alguna, "nos tememos que lo que se vende como un traslado temporal se convierta en definitivo". Los delegados de esta organización sindical señalan que la escasa ventilación también afecta al espacio en el que trabajarán las funcionarias y funcionarios de prisiones.

Para los responsables del CSIF, se reitera la necesidad de "una conducción masiva de internos varones" sin arraigo en Tenerife a otras prisiones, "de tal forma que se vacíe uno de los módulos del centro, mientras se procede a la reforma integral del módulo de mujeres", con lo que las internas tendrían las mismas condiciones que sus compañeros varones. Según esta organización, el 95% de las presas de Tenerife II tiene arraigo en la Isla.