La jueza rechaza retirarle la custodia a la madre de la niña de Güímar, tal y como había solicitado el padre de la pequeña. Además, en el auto de medidas cautelares dictado por la magistrada del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Güímar reconoce que la pequeña tiene un pasaje de regreso a Tenerife para el próximo 12 de agosto, aunque puntualiza que a partir de ese momento y mientras dure toda la tramitación del procedimiento, se retirará el pasaporte de la niña y se le prohíbe salir de la Isla.

En el documento, se deniega también la tramitación de una euroorden de detención, argumentando por un lado la existencia de ese pasaje y por otro que han podido constatar "el buen estado de salud, de atención y cuidados de la menor, la cual permanece en compañía de la madre  y no en situación de desamparo".

Por estas circunstancias, la magistrada considera que ambas regresarán a la Isla y de hecho asegura que la madre ha manifestado "su intención de entregar la menor al padre en el inicio de su periodo vacacional de agosto".

"No concurre la existencia de un riesgo objetivo y real para la menor", recoge la magistrada aunque admite que "no tiene comunicación con su padre". "Ahora bien, si llegado el día la menor no es reintegrada y retorna a territorio nacional podrían ser nuevamente interesadas y revisadas dichas medidas". 

De hecho, la magistrada considera también que es necesario "evitar las situaciones que se vienen sucediendo de manera reiterada, consistentes en la imposibilidad por parte del padre de recoger a la menor de manera pacífica y sin altercados", para lo que dispone que una vez que madre e hija regresen a Tenerife, las entregas y recogidas de la menor se realizarán en el Punto de Encuentro Familiar de Santa Cruz de Tenerife, teniendo en cuenta que "las situaciones conflictivas perjudican el bienestar y la salud psicológica de la menor".

El padre de la pequeña decidió el pasado mes de julio interponer una denuncia en el municipio de Güímar alegando que la madre no se le entregó a la pequeña el día 16 de julio, tal y como asegura que le correspondía en el convenio regulador de custodia compartida. Sin embargo, la madre ha asegurado que "fue el padre quien no quiso llevarse a la menor".

La mujer, a la que la Guardia Civil sitúa en Suiza, insiste en que es "víctima de violencia de género", cuestión por lo que denunció al padre, si bien en los juicios relativos a este caso se ha denegado el delito y, recientemente, también se ha archivado el recurso de la mujer de la sentencia en su contra ante la Audiencia Provincial.