Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Galicia

Detectives vigueses pasan “del desamor al encuentro”

Las agencias privadas investigan menos infidelidades y más casos ligados a la búsqueda de familiares que habían perdido relación

Un detective sacando fotos desde un coche.

Está claro que la inflación afecta al bolsillo de todos los consumidores y con ello, desgraciadamente, lo que pueden o no comprar… En el caso de las personas que precisan los servicios profesionales de un detective, también. Fuentes del sector de la investigación privada apuntan que la crisis aprieta a quienes más necesitan salir de dudas o conocer una verdad oculta. En esta línea, las agencias de Vigo notan que la gente “solicita ajustar los presupuestos”, otras han bajado sus precios, y algunas experimentan caídas en los servicios de los particulares: como las infidelidades. No obstante, el verano está impulsando otros, como los ligados a la búsqueda de familiares que habían perdido su relación.

“A raíz de la crisis notamos que la gente solicita ajustar los presupuestos respecto a las horas necesarias para la investigación (...) pero tratamos de indicarles que la carga de la prueba desgraciadamente no cambia por los costes actuales siendo necesario invertir la misma dedicación que antes”, resalta Xavier Jove, director de la agencia Detgal, a Faro de Vigo. Según destaca, en esos casos les explican que “es mejor cesar” y buscar otra alternativa a gastarse una cantidad ajustada con la que no se va a conseguir “la suficiente entidad probatoria”.

Respecto al verano, este vigués señala que está yendo “como en todas las empresas”: es decir, “con incertidumbre en el futuro pero sosteniendo el presente y mejor que el año pasado con la pandemia”. Su perfil de clientes –que suelen ser abogados y empresas para la investigación de bajas laborales o quebrantamiento de la buena fe contractual de los trabajadores, así como investigaciones de ámbito económico– cambia en el estío porque las compañías cierran o reducen su actividad por vacaciones. Con ello, descienden las solicitudes habituales que reciben, aunque aumentan en otros ámbitos: como el familiar.

Desde Probanza Investigación, ubicada en el 62 de García Barbón, la crisis se nota sobre todo en las infidelidades porque “la gente no tiene dinero para este tipo de cosas, salvo que lo tenga muy claro”. “Antes teníamos muchísimas más”, recuerda su directora, aunque por el resto de temas asegura que la inflación no les afecta “en absoluto”. Entre los casos que más les llegan, temas nuevamente laborales y familiares (pago de pensiones, arrendamientos y custodia de menores). “Al final todo el mundo sigue teniendo que resolver sus problemas judiciales”, comenta la profesional.

Por otro lado, asume que ahora –con la llegada del próximo mes de agosto– registrarán “un pequeño bajón” al disminuir de manera significativa la actividad de los tribunales: a la cual están estrechamente vinculados. “Es un parón que se repite año tras año”, incide la especialista, haciendo hincapié en que comienza a experimentarse progresivamente desde el mes de julio y es superado en septiembre, cuando “el volumen de trabajo se reactiva”.

A varias manzanas de su despacho, en García Olloqui, se encuentra Alfa Detectives. Su gerente, que justo se encuentra de vacaciones, destaca que no notan la crisis si bien han “ajustado un poco los precios en relación a la situación”. Quizá por ello hayan registrado una “subida importante” en la cantidad de casos que han llegado este mes de julio: con la que no contaban. Asimismo, el detective pone de manifiesto la proliferación de un “servicio curioso” que viene apreciando de forma continuada desde la pasada primavera. Localizaciones entre familiares con nula relación.

“Familias que tenían rencillas, gente que llama de Andalucía porque tiene un familiar en Vigo y quiere recuperar la relación…”, ejemplifica, señalando que “llama la atención” porque son muchos y la mayoría “con vínculos muy directos”.

Tras 30 años trabajando de lo suyo, y con su despacho abierto desde hace 14, afirma que la profesión ha cambiado conforme el paso del tiempo. “El sector se ha digitalizado” y tecnologías como los sistemas de grabación “han mejorado sustancialmente”. La llegada de Internet también ha revolucionado el acceso a la información en su ámbito, aunque –como todo– algunas cosas no sean totalmente verídicas.

En Investigación Zentral, sobre el 28 de Colón, también han notado que la gente les pide rebajar o ajustar el presupuesto y en su caso los mantienen a pesar del incremento de costes (combustible, alojamientos, dietas, electricidad…). Su director operativo, en declaraciones a FARO, pone de manifiesto que “en tiempos de crisis los recursos disponibles son menores y es mayor la pugna por estos, que genera conflictos”. “Para su resolución se necesita investigación, y por ello se nos necesita más”, añade.

Desde la compañía, especializada en desapariciones y grupos radicales –destapó la trama de la secta de los Miguelianos– y que ha sido galardonada dos veces –2009 y 2016– como el mejor gabinete de investigación del fraude en España, indica que en verano lo normal es que “descienda la actividad” . Por otro lado, dice que en el periodo estival también hay empresas que piden una investigación –a nivel laboral, económico o financiero– y tras las vacaciones es cuando se informan y deciden cómo actuarán.

Compartir el artículo

stats