Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El aumento de ingresos en planta eleva el riesgo por covid en Canarias

Gran Canaria pasa a nivel 3 y La Palma a nivel 2 | El impacto de la séptima ola en las unidades de cuidados intensivos es mínimo

Un sanitario trata a un paciente con covid en la UCI del Hospital de La Candelaria. Andrés Gutiérrez

La circulación del virus se ha descontrolado. Después de un mes de expansión de los contagios por covid por la geografía isleña, la presión asistencial ha alcanzado tal punto que la Consejería de Sanidad se ha visto obligada a modificar la consideración de riesgo de algunas islas y la del Archipiélago, en general. El semáforo de la comunidad ha pasado a ser de color ámbar, lo que indica el potencial peligro de colapso de la actividad asistencial en caso de que la incidencia siga en aumento. Esto, sin embargo, no supone el establecimiento de ninguna medida adicional. 

En el conjunto de la comunidad autónoma, el promedio diario de camas hospitalarias convencionales ocupadas por pacientes con covid asciende un 18,5%, lo que se corresponde a un nivel de riesgo medio. En este sentido, hay tres islas que se encuentran en ese mismo nivel (Tenerife, La Palma y El Hierro), tres por debajo (La Gomera, Fuerteventura y Lanzarote) y una por encima (Gran Canaria). 

Las modificaciones de los semáforos de riesgo no están asociados a nuevas restricciones

decoration

Las islas con los hospitales más saturados por covid son las de Gran Canaria, Tenerife, La Palma y El Hierro. Sin embargo, Gran Canaria es, de lejos, la más perjudicada por esta séptima ola. Con casi 250 pacientes hospitalizados –tan solo en sus dos hospitales públicos (Doctor Negrín e Insular)–, su tasa de ocupación hospitalaria en planta se eleva al 11,6%, lo que corresponde al riesgo alto. Por esta razón, Sanidad decidió cambiar su semáforo de riesgo para elevarlo hasta el nivel 3, lo que en la escala cromática de la emergencia corresponde al color rojo. Cabe recordar que la isla fue la única que, después de la sexta ola, no consiguió controlar del todo la circulación del virus, por lo que, comenzó este nuevo pico epidémico partiendo de una base menos favorable. 

La Palma, por su parte, ha tenido que elevar su riesgo de impacto asistencial al nivel medio o 2 (amarillo), aunque por sus indicadores hospitalarios podría encuadrarse en rojo. Y es que su porcentaje de ocupación en planta ha pasado a ser del 13,04%, lo que corresponde a un nivel de riesgo alto. Tenerife y El Hierro permanecerán en riesgo medio, nivel que la Consejería de Sanidad decidió cambiar hace una semana. Además, en ambos casos, sus indicadores asistenciales reflejan que sigue encuadrado en dicho límite de riesgo. Tenerife cuenta con un 6,4% de pacientes hospitalizados en planta y El Hierro con 6,25%. Fuerteventura, aunque permanece en nivel de riesgo bajo junto a Lanzarote y La Gomera, también muestra un crecimiento en los indicadores asistenciales hasta situarse en el riesgo medio en ocupación hospitalaria (5,07%). De consolidarse la tendencia al alza de presión asistencial, la isla podría cambiar de nivel. 

Gran Canaria es la única isla que comenzó la séptima ola en riesgo medio, equivalente a nivel 2

decoration

Establecer una modificación del riesgo asociado a la expansión del coronavirus requiere que al menos uno de los indicadores asistenciales alcance o supere ciertos límites, establecidos por el Ministerio de Sanidad y el conjunto de comunidades autónomas en el Consejo Interterritorial. Se han establecido 5 niveles de alerta (nivel de alerta 0, 1, 2, 3 y 4) basados en los indicadores de utilización de los servicios asistenciales y, según la nueva estrategia de vigilancia y control «el nivel de alerta estará definido por el indicador de este bloque que tenga el mayor nivel de riesgo». En este caso, Canarias se ha visto obligada a elevar el riesgo únicamente por el incremento de presión asistencial en planta, dado que esta séptima ola no está teniendo repercusiones en las unidades de cuidados intensivos. 

De hecho, el número de camas UCI ocupadas se sitúa en 25 camas en la última semana y el porcentaje de ocupación continúa en un 4,6%, manteniéndose en circulación controlada en Canarias, salvo Tenerife y Gran Canaria donde están en riesgo bajo.

La tasa de ocupación de camas UCI por 100.000 habitantes se mantiene en 1,06 camas de UCI ocupadas por 100.000 habitantes y todas las islas se encuentran en circulación controlada, salvo Gran Canaria y Tenerife que se encuentran en nivel de riesgo bajo y La Palma que oscila entre el nivel de riesgo bajo y circulación controlada.

Compartir el artículo

stats