Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Canarias recupera los niveles de donación de sangre previos a la pandemia

El Archipiélago recluta un 5,6% más de donantes de sangre frente al 2020 | El ICHH lanza una nueva campaña para concienciar a la población

Miembros del ICHH durante la presentación de la nueva campaña institucional. E.D.

Más canarios han donado sangre este último año. Durante 2021 se registraron un total de 45.096 donaciones de sangre en todo el Archipiélago, un 5,6% más que en 2020. Esto ha permitido que las donaciones se hayan recuperado tras el parón de la pandemia, hasta alcanzar las 66.560 donaciones de sangre.

Pese a esta mejora, para el archipiélago aún es difícil llegar al número de donaciones ideal para mantener los bancos a punto. "Al día apenas superamos las 200 bolsas", relata la Responsable de  Comunicación, Promoción y Marketing del Instituto Canario de Hemodonación y Hemoterapia (ICHH), Elsa Brito, quien describe que, con estos niveles de donación, la actuación de la institución en las Islas.

"Para evitar periodos de crisis" como los que suelen ocurrir después de Navidad, Semana Santa o Carnaval, las donaciones deben ascender hasta las 300 bolsas al día. De hecho, durante estos dos años, el banco de sangre ha vivido sus momentos más críticos desde que empezó a funcionar. Ocurrió en estas navidades de 2021, donde al descenso habitual de las donaciones debido a las fiestas se unió la sexta ola de coronavirus que tuvo una incidencia desorbitada que provocó que muchos no pudieran donar durante los siguientes 20 días después de pasar la covid. De hecho, a raíz de este problema, que no dejó ajeno a ningún rincón de España, el Ministerio de Sanidad se vio obligado a aliviar los requisitos de donación tras sufrir la enfermedad.

Campaña para donar sangre en Canarias

Campaña para donar sangre en Canarias E. D.

Con este objetivo en mente, el ICHH ha lanzado una nueva campaña que anima a la población a "unirse al club de los 300". Como explicó Teresa Gutiérrez, en una rueda de prensa celebrada en la mañana de ayer,  "este año la campaña se centra en relacionar a todos los agentes que intervienen en la donación de sangre" para "animar a la ciudadanía a realizar sus donaciones como un deber social, por el bien común de la ciudadanía". De esta manera, el instituto ha pasado el testigo a los donantes, profesionales y receptores de sangre para que sean ellos los que animen a la población a llevar a cabo este acto "vital" para la sanidad canaria.

La campaña, que será retransmitida por los medios de comunicación y las redes sociales, muestra la historia de Cristina de León, una paciente canaria diagnosticada con linfoma de Hodgking , a la que la sangre le salvó la vida y le ayudó "a remontar", como ella misma relata en el spot. La sangre le ha dado un futuro a la pequeña Eider Vantoirá, a la que siendo aún muy joven le diagnosticaron leucemia infantil. Para su padre, José Ramón Vantoirá, cada bolsa que llegaba al centro hospitalario donde su hija recibía las transfusiones le recordaba "que una persona nos había hecho un favor".

Un recurso fundamental

La sangre es "fundamental" para que los sanitarios puedan llevar a cabo su trabajo. "Si queremos operar necesitamos el respaldo de un banco de sangre", como destaca el traumatólogo Ignacio Ríos. Sus palabras son refutadas, en el mismo spot, por la ginecóloga y obstetricia, Alejandra González, quien insiste en que "es importante y vital tener sangre en ese momento para salvarle la vida a la paciente". La sangre donada se cede a los hospitales de Canarias para el tratamiento de muchas enfermedades que producen anemia y en el tratamiento de distintos tipos de cáncer, así como a intervenciones quirúrgicas, trasplantes de órganos y tratamiento ante accidentes, hemorragias y quemaduras. El nivel de actividad diaria en los centros hospitalarios y las urgencias que deben atender, son lo que determinará si las donaciones semanales son o no suficientes.

El miedo es el obstáculo que más frena a la población a la hora de donar sangre. Y, de ahí que este spot publicitario busque también acabar con este tabú. Lo hace a través del testimonio personal de donantes habituales, como Miguel Delgado, que insiste en que el proceso es "corto" y permite "ayudar a muchas personas". "En solo 15 o 20 minutos, un donante puede salvar la vida de tres pacientes", resalta Elsa Brito. De una sola donación de sangre se pueden obtener una bolsa de concentrado de hematíes, otra de plasma y una fracción de plaquetas. Para conservar cada componente se requieren condiciones diferentes para mantenerse en perfecto estado. Esto, a su vez, provoca que cada uno tenga una caducidad diferente: los glóbulos rojos tienen una vida útil de 42 días, las plaquetas de 7 días y el plasma de 2 años. Su corta duración es lo que obliga a mantener una producción constante, y "como no podemos fabricar la sangre", es necesario seguir incentivando este acto altruista.

Compartir el artículo

stats