Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus

Los hospitales canarios ingresan entre seis y trece pacientes con covid al día

Los trabajadores de la sanidad auguran que lo peor está aún por llegar | Las operaciones se limitan a los pacientes oncológicos y graves

Una enfermera comprueba el gotero de una cama de UCI improvisada en un quirófano

"El ritmo de ingresos es excepcional y aún no parece que hayamos llegado al pico de la pandemia". Después de dos años trabajando a destajo para evitar muertes, secuelas y la aparición de patologías que desde hace décadas solo existen en los libros, Mercedes Cueto, gerente del Hospital Universitario de Canarias (HUC), muestra, con algo de desasosiego, uno de los indicadores que dan parte de cómo sexta ola ha estallado contra el sistema sanitario canario. 

Desde que empezó el año, los hospitales canarios han estado ingresando cada día una media de entre seis y trece pacientes covid. "Una barbaridad", como califica la gerente del Hospital Universitario Nuestra Señora de La Candelaria, Natacha Sujanani, que asegura que esta ola aún no tiene visos de haber llegado a su límite. En este tiempo, las gerencias han tratado de ir balanceando los nuevos ingresos y las altas hospitalarias con el fin de mantener unos niveles aceptables de presión hospitalaria. Pero esta ingente cantidad de ingresos hospitalarios diarios - ayer el balance fue de 8 pacientes nuevos-, unida a una recuperación de los pacientes más lenta de lo deseable, está llevando de nuevo a los hospitales a su límite.

En este contexto, los sanitarios no pueden más que sentirse "derrotados" ante un virus que consideran que ha ganado la batalla, pese a que se pudo haber controlado mucho mejor, tanto por parte de la población como por los Gobiernos autonómico y nacional. El aumento exponencial de casos ha batido durante semanas todos los récords, el número de ingresos hospitalarios está cerca de superar los límites conocidos y jamás, en toda la pandemia, Canarias había acumulado una cantidad semejante de fallecimientos en tan pocos días (se han notificado 70 fallecimientos desde el 1 de enero). 

Propiciada por una variante de SARS-CoV-2 más contagiosa que el sarampión, el aumento exponencial de casos de covid en el Archipiélago ya está teniendo repercusiones de gran calado en los hospitales y la atención sanitaria en general. Una primera cita con el médico de cabecera en un centro de salud se demora 15 días. El tiempo de espera es el mismo independientemente de que la cita sea presencial o telefónica. La alta ocupación de camas hospitalarias ha provocado que los hospitales de las islas capitalinas se hayan visto obligados a suspender la actividad quirúrgica no urgente por falta de camas de ingreso hospitalario, que hoy ocupan 485 pacientes en toda Canarias, la segunda cifra más alta de toda la pandemia.

Una primera cita con el médico de cabecera presencial o telefónica se demora una media de 15 días

decoration

De los hospitales afectados el que se encuentra en una peor situación es el Hospital de La Candelaria. "Hemos dejado los quirófanos para destinarlos a operaciones oncológicas y de urgencia, porque no tenemos capacidad para ingresar a pacientes y sacar lista de espera", explica la gerente del Hospital Nuestra Señora de La Candelaria, Natacha Sujanani. Este centro, que es el que más pacientes alberga de toda Canarias, ha tenido que cerrar cinco plantas para poder dar cabida a la cantidad de pacientes que se encuentran hospitalizados en camas convencionales que ascienden a 191. Pero no solo eso. También ha sido el primer hospital en verse obligado a cerrar tres de sus 22 quirófanos, destinados a operaciones traumatológicas, para poder dar cobertura a sus pacientes de UCI, tengan o no un diagnóstico positivo en covid.

En el Hospital Universitario de Canarias (HUC), permanecen a la espera de nuevas órdenes. "Intentamos mantener la actividad quirúrgica hasta el último momento", explica Mercedes Cueto, gerente del HUC, quien admite que, sin embargo, "ya se han producido algunas cancelaciones". La incertidumbre sobre cómo van a evolucionar los pacientes o cuántos van a ingresar al día siguiente obliga a trabajar en el parte quirúrgico en función de las camas disponibles, tratando de que, en caso de cancelaciones de cirugías cardiacas o complicadas, "sean reubicados como mucho 10 o 15 días más tarde". Este centro ha tenido que cerrar seis plantas para dedicarlas únicamente a la atención de las 135 personas que se encuentran en planta , mientras cada día sigue ingresando una media de 13 pacientes. "Es una vuelta atrás y estamos en el momento más difícil de toda la pandemia", resalta Cueto quien indica que "no parece que hayamos llegado al pico", por lo que prevé que la situación vaya a peor en las próximas semanas. La primera ola fue devastadora para todo el hospital, pero ahora, además de una presión asistencial por covid similar, se encuentran con la demanda de muchos otros pacientes con patologías dispares, especialmente en Urgencias. 

"Estamos en el momento más complicado de la pandemia", resalta la gerente del HUC

decoration

Catalina Darias, portavoz de Intersindical Canaria, critica que no se hayan tomado más medidas hasta el momento en este centro. "Es cuestión de horas que también tengamos que cerrar quirófanos y suspender operaciones", indica Darias. En este sentido, Cueto explicó que el hospital ya se está "preparando" para el más que probable aumento de ingresos por covid, para lo que pretende aumentar las camas en Urgencias y "reestructurar" la unidad de tránsito.  

En Gran Canaria la situación es algo mejor, dado el menor número de contagios, pero ya tanto el Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín como el Hospital Insular Materno-Infantil se han visto obligados a suspender las intervenciones menos urgentes (de lista de espera) para priorizar las oncológicas y no demorables. El Hospital Doctor Negrín alberga 78 pacientes de covid en planta y 24 en UCI. Para poder dar cabida a esta demanda se mantienen tres plantas de hospitalización abiertas.

Darias, que no esconde su preocupación ante el avance de la sexta ola, asegura que el virus "está fuera de control". Y en esta situación, remarca que hay gran parte de positivos que "están pasando desapercibidos", dada la cantidad de asintomáticos o personas con síntomas leves a los que la sanidad no les realiza una prueba diagnóstica para ratificar la causa es la covid. "Esta derrota está propiciada por la irresponsabilidad del Gobierno", remarca la sindicalista, que, ante el número ascendente de fallecidos, recuerda que "las muertes de la primera ola eran inevitables" porque no se disponía ni de tratamiento ni vacuna. Pero en esta sexta onda, con las vacunas y el conocimiento que la ciencia ha adquirido sobre virus, se hubieran evitado muchas de ellas "si se hubiera cortado la transmisión"

El descontento por la gestión política ha llegado también hasta el Colegio de Médicos de Las Palmas, que ha denunciado "la situación absolutamente insostenible de los médicos de Atención Primaria". El colegio critica al sector político por no haber tomado "decisiones arriesgadas" y a los de la oposición "porque parece que sólo están interesados en que las cosas se hagan mal para sus réditos" Necesitamos una gestión a la altura de las adversas circunstancias actuales. Por su parte, el secretario de la Federación de Empleados Públicos de UGT, Francisco Bautista, hace alusión al comportamiento de la población, pidiendo "responsabilidad individual" para evitar que el sistema sanitario llegue a un punto de no retorno. 

Compartir el artículo

stats