El Obispo de la Diócesis Niveriense, Bernardo Álvarez, recibió la primera dosis de la vacuna contra la Covid-19 el pasado 13 de enero junto a los sacerdotes mayores que viven en la residencia sacerdotal San Juan de Ávila, en La Laguna, las religiosas, responsables del centro, personal de la casa y de la empresa externa que se ocupa de la limpieza.

Desde el Obispado precisan que Álvarez estaba incluido en el listado enviado a las autoridades sanitarias al mantener su domicilio en ese lugar, concretamente en un apartamento adjunto, con cuyos residentes tiene frecuentes contactos y comparte algunos servicios que se prestan.

Dos palmeros, entre los ‘trinca vacunas’ de La Sexta El Día