04 de noviembre de 2019
04.11.2019

Condenan a un guardia civil a tres años de cárcel por falsificar una multa

El acusado trató de hacer desaparecer un boletín de 2014 y sustituirlo por otro de 2015

04.11.2019 | 12:45
Fachada del cuartel de la Guardia Civil de Guía, donde estaba destinado el acusado.

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Las Palmas ha condenado a tres años de prisión a un guardia civil destinado en el puesto principal de Santa María de Guía por falsificar una multa en el 2015. La Fiscalía solicitaba para el procesado una pena de cuatro años y seis meses de cárcel.

El fallo del magistrado ponente, Nicolás Acosta González, considera probado que el encausado Miguel Ángel Raposo, de 45 años, bajo su condición de guardia civil en el cuartel de la ciudad norteña, se encontraba realizando labores de patrullaje cuando, sobre las 2.16 horas del 6 de septiembre de 2014, emitió un boletín de denuncia del modelo de la Dirección General de Tráfico ( DGT ) por "conducción temeraria".

El vehículo turismo al que el funcionario le extendió la multa era conducido por un hombre y se efectuó en el kilómetro 1,5 de la carretera GC-295. El guardia entregó la sanción al conductor y este la firmó y le otorgó una copia correspondiente de esta.

La sentencia recoge que "por razones que se desconocen", el procesado no dio curso a esta multa y además la retuvo en su poder por un tiempo no determinado. Es el 20 de febrero de 2015 cuando "con la finalidad de hacer desaparecer el boletín y la infracción que en este se denunciaba", Raposo procedió a romperlo en partes, especialmente en donde se identifica al conductor del vehículo infractor.

El condenado también modificó la fecha, hora y lugar de la multa y sustituyó esa información por la correspondiente a otro boletín emitido el 20 de febrero de 2015 sobre las 16.30 horas en el kilómetro 3,5 de la carretera GC-292 por una infracción de tráfico cometida ese día por una motocicleta.

Igualmente, el procesado redactó una declaración jurada dirigida a la DGT en la que afirmó que el boletín sobre la conducción temeraria "había quedado destruido debido a que cuando el agente que se encontraba de servicio lo estaba cumplimentando, el viento de la zona ocasionó que el papel saliera volando y por tanto fuese pisado por los vehículos que transitaban en la carretera".

A consecuencia de esto, según sostuvo el acusado, "el boletín quedó ilegible para su uso" por lo que el funcionario procedió a emitir otro en ese mismo momento y lugar, un hecho que, a juicio de la Sala, "no se corresponde con la realidad".

El juez señala en el fallo que, en el acto de juicio oral, el encausado admitió haber extendido estos dos boletines de denuncia por infracción y que modificó "la fecha de comisión de la falta y sustituyó la del 6 de septiembre de 2014 por la del 20 de febrero de 2015". Además declaró que fue él quien elaboró la declaración jurada dirigida a la Dirección General de Tráfico.

La defensa del acusado, negó que el documento falsificado fuese oficial "dado que el guardia civil no tenía asignadas más funciones que las de seguridad ciudadana la noche del 6 de septiembre de 2014 y que su denuncia debe entenderse como una voluntaria, idéntica a la que puede realizar cualquier particular".

Sin embargo, el juez no aprobó la tesis del letrado y resolvió condenar a Miguel Ángel Raposo a tres años de prisión por un delito de falsedad en documento oficial, una multa de 1.800 euros y dos años de inhabilitación especial para el ejercicio de cualquier empleo o cargo en los cuerpos y fuerzas de seguridad públicos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook