12 de junio de 2019
12.06.2019

Ni una sola farmacia canaria recibe ayudas públicas para evitar el cierre

El Colegio de Farmacéuticos advierte, no obstante, de que una decena de boticas se están acercando "peligrosamente" a una situación de viabilidad económica comprometida

12.06.2019 | 06:11
Una farmacéutica busca un medicamento en la trastienda de su botica.

Las farmacias de Canarias son las únicas que han permanecido abiertas durante la crisis y sin necesitar ayuda económica externa del Servicio Canario de la Salud (SCS). En el año 2018, según la Estadística de Colegiados y Farmacias Comunitarias 2018, del Consejo General del COF en toda España se registraron 880 farmacias con viabilidad económica comprometida (VEC), una situación que la legislación contempla desde 2012 y que les abre el camino a optar a una bonificación que les permite continuar abiertas.

Se trata de un método, denominado índice corrector de márgenes, que posibilita a las boticas continuar abiertas, a pesar de no lograr apenas beneficios con la venta de fármacos y que se contempla en dos reales decretos, el 823/2008, del 16 de mayo, y el 9/2011, de 19 de agosto. Hasta ahora, ninguna de las 761 farmacias que están abiertas en Canarias han tenido que solicitar esta ayuda, razón por la cual la ley estatal tampoco se ha desarrollado en el Archipiélago. No obstante, el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Santa Cruz de Tenerife (COFTF) ha alertado de que, al menos en la provincia, podría haber una decena de boticas "peligrosamente" cerca de esta situación.

Carlos Díaz, tesorero del COFTF, considera que en Canarias ocurre un fenómeno "raro" que le ha aventajado en esta situación con respecto al resto de España. Según Díaz el Archipiélago es un territorio pequeño con farmacias en todos los lugares, pero que consiguen compensar las ventas anuales con productos que no son necesariamente medicinas. Algo que tiene también relación con el alto porcentaje de turistas que acuden durante todo el año a las Islas que son, finalmente, los que consiguen mantener estas farmacias, especialmente las del sur de Tenerife.

Sin embargo, el tesorero del COFTF recordó la importancia de la existencia de estos establecimientos, ya que en muchos casos se conforman como la puerta de entrada al sistema sanitario. "La Atención Primaria ahorra mucho dinero y tiempo gracias a nuestra labor", reafirmó Díaz.

Al fin y al cabo se debe recordar que una farmacia es una pyme, y necesita contar con un margen de beneficios a final de mes para poder sustentarse. A esto se une que al Estado no le compensa perder farmacias ya que justamente esa amplitud de la red farmacéutica en toda la geografía española es uno de los valores "marca España". De hecho, nuestro país cuenta actualmente con más oficinas de farmacia que nuestros vecinos franceses o los alemanes.

Esta importancia también se resalta en el Real Decreto-Ley 9/2011 en el que se admite que "las oficinas de farmacia juegan un papel de primera magnitud en la salud de la población" y considera que con la crisis económica "la viabilidad de algunas de ellas estaba comprometida". "En los años de crisis todos tuvimos que apretarnos el cinturón, pero a las farmacias se les dio la oportunidad de ajustar sus cuentas al alza y no a la baja, ampliando su margen de beneficios justamente para no descuidar a la población", explicó Díaz.

Esto se materializó en los decretos leyes y concretamente en el de 2011, que modificó y propuso los tramos de márgenes, deducciones y descuentos correspondientes a la distribución y dispensación de medicamentos que tenían que haber conseguido las empresas en el año anterior para poder acogerse a estas ayudas. Con esta subvención, la Administración sanitaria de cada comunidad -en caso de Canarias se encargaría el Servicio Canario de la Salud- es la encargada devolverle a las farmacias que facturan menos cierta cantidad de dinero a final de año. De esta forma, se estableció que, como máximo, las farmacias recibirían 833,33 euros al mes, es decir, prácticamente 10.000 euros al año.

Esta iniciativa se implantó con una dirección clara: garantizar la viabilidad de las farmacias establecidas en núcleos rurales. En las Islas, el 72,1% de las boticas se encuentran establecidas fuera de la capital, es decir, unas 549 frente a las 212 que se establecen en las capitales. En toda España, el total de farmacias que se encuentran en lugares no capitalinos alcanza el 64,3%.

De hecho, ubicarse en "núcleos de población aislados o socialmente deprimidos" es uno de los requisitos fundamentales para poder optar al índice corrector de márgenes. Otras de las condiciones que impone el decreto ley es que no superen los 200.000 euros en el ejercicio económico anterior, que hayan permanecido abiertas al público al menos once meses en dicho año, que no tengan ninguna sanción administrativa o inhabilitación profesión, y que participen en los programas de atención farmacéutica.

las cifras

761 farmacias se encuentran instaladas en Canarias, lo que representa el 3,4% del total. De ellas, 371 se encuentran en Las Palmas de Gran Canaria y 390 en Santa Cruz de Tenerife.

880 boticas se hallan en una situación de viabilidad económica comprometida (VEC) en España. Esto significa 23 oficinas menos que en 2017, cuando las comunidades autónomas registraron 903.

1 farmacia cerró el pasado 2018 en Canarias, concretamente en la capital tinerfeña.

833,33 euros al mes proporciona como máximo el índice corrector de márgenes a cada establecimiento, dependiendo de sus ingresos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook