10 de abril de 2019
10.04.2019
Investigación espacial

Ocho españoles han participado en el histórico proyecto

La contribución española se ha basado en el diseño de varios algoritmos y en la organización y configuración del equipamiento técnico

10.04.2019 | 19:05
Fotógrafos y un cámara captan la primera imagen de un agujero negro

Ocho científicos españoles han formado parte del proyecto internacional que ha desvelado este miércoles la primera imagen real de un agujero negro.

Se trata de José Luis Gómez, investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC); Antxon Alberdi, director del IAA-CSIC; Iván Martí-Vidal, del Instituto Geográfico Nacional (IGN); Miguel Sánchez-Portal, director del Instituto de Radioastronomía Milimétrica (IRAM); y los ingernieros Salvador Sánchez e Ignacio Ruiz, y los investigadores de la Universidad de Valencia, Pablo Torné y Rebecca Azulay.

La contribución española se ha basado en el diseño de varios algoritmos, en la organización y configuración del equipamiento técnico, así como en la realización de las observaciones desde el radiotelescopio español IRAM de 30 metros, situado en Sierra Nevada, Granada.

Algunos de los científicos españoles que han participado en este descubrimiento han presentado su contribución en una rueda de prensa celebrada en el CSIC, en Madrid, donde han estado también la presidenta de la institución científica, Rosa Menéndez; y el secretario general de Coordinación de Política Científica del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, Rafael Rodrigo.

Según ha comentado Antxon Alberdi, desde el punto de vista del conocimiento científico este acontecimiento es "maravilloso". "Va a estar en libros de texto y enciclopedias", ha asegurado el director del IAA-CSIC.

"La imagen es el primer fotograma de una gran película que está por rodar", ha dicho por su parte Martí-Vidal, dado que el EHT va a seguir observando este y otros agujeros negros en el futuro. Por el momento, se estudiarán cinco nuevas fuentes, entre las que se encuentra Sagitario A, el agujero negro de la Vía Láctea.

Martí-Vidal diseñó los algoritmos que permitieron combinar los datos del telescopio ALMA con el resto de radiotelescopios; es además coordinador del grupo de polarimetría (cuyo principal objetivo es estudiar el papel de los campos magnéticos en las proximidades del agujero negro).

A su juicio, de los ocho radiotelescopios utilizados, son el IRAM y el de ALMA los que son "especialmente interesantes". El IRAM es "uno de los telescopios más potentes y versátiles del mundo", según indica Miguel Sánchez, mientras que ALMA es, para Martí-Vidal, "el telescopio más sensible del mundo a las frecuencias que observa el EHT".

Formado por 50 antenas, subraya que sin él, no se hubieran podido hacer "ni la mitad de las detecciones" que se han realizado, y la aportación española en los datos de este telescopio ha sido "crucial". De hecho, "los algoritmos que han permitido combinar los datos de ALMA en el EHT son algoritmos que llevan apellidos españoles", ha destacado el investigador, que dice no poder "describir con palabras" lo revelado hoy.

"Es algo emocionante formar parte de esto, ahora es cuando empieza todo, de hecho, este no es el final, sino el comienzo, una vez que ya hemos visto que el horizonte de sucesos existe, que es compatible con la Teoría de la Relatividad General, tenemos mucho que aprender todavía sobre cómo se comporta la materia en estos alrededores; va a ser muy divertido", ha concluido.

También José Luis Gómez ha desarrollado algoritmos, en concreto uno de los tres usados para la reconstrucción de las imágenes de la sombra del agujero negro. Además, es uno de los coordinadores del artículo científico en el que se han publicado este miércoles los resultados, que aparecerán en un especial en 'The Astrophysical Journal Letters'.

Tal y como ha explicado el investigador, se han obtenido más de 70.000 imágenes para llegar finalmente a la imagen revelada hoy, que combina estos tres algoritmos distintos. Las imágenes se obtuvieron durante varios días en abril de 2017. "Hemos convertido un agujero negro de un concepto matemático a algo tangible real que podemos observar", ha celebrado.

Observaciones desde España desde uno de los 8 radiotelescopios

La aportación española en el proyecto también ha sido importante a la hora de realizar las observaciones durante los días de observación que se marcaron en abril de 2017.

Según explica Rebecca Azulay, de la Universidad de Valencia, el trabajo ha supuesto un "esfuerzo continuado" durante días y noches en las que tuvieron "cuantioso trabajo". Pero también ha sido importante la calidad del propio telescopio: "La participación del IRAM 30m ha sido fundamental para la reconstrucción de la imagen".

Si ALMA ha sido capaz de detectar hasta la mitad de las detecciones, IRAM 30m ha posibilitado la calidad de resolución de la imagen final, en concreto, en la del 'anillo'. "Después de ALMA, la antena más importante ha sido IRAM 30m", ha recalcado la científica, para sentenciar que se trata de "un resultado histórico, trascendente y excepcional".

Los resultados, presentados por el consorcio internacional del Telescopio Horizonte de Sucesos (EHT, por sus siglas en inglés), se han dado a conocer este miércoles 10 de abril a las 13.00 UTC en seis ruedas de prensa simultáneas: Washington, Bruselas, Santiago de Chile, Shanghai, Taipei y Tokio. El anuncio de este "resultado revolucionario" ha generado gran expectación en esta última semana.

44 millones de la UE

En la de Bruselas ha intervenido el comisario de Ciencia e Investigación, Carlos Moedas, quien ha confiado en que el hallazgo, que fue "soñado hace 100 años" por Einstein, suponga "un antes y un después" para la ciencia y se ha mostrado "orgulloso" de que el Ejecutivo comunitario haya apoyado el proyecto con 44 millones.

El EHT aglutina a una red global de 8 telescopios --uno de ellos en España-- que ha estado trabajando en los últimos años para conseguir la primera imagen de un agujero negro o, mejor dicho, de su sombra, ya que nada, ni siquiera la luz, puede escapar a su atracción. La imagen captada ha sido del agujero negro del centro de la distante galaxia Mesier 87, a 55 millones de años luz de la Tierra.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas