Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Cruz de Tenerife levanta la suspensión de la obra del Palacio Municipal de Deportes

El Ayuntamiento prevé que los trabajos, que transformarán toda la manzana deportiva de Tomé Cano y costarán 17 millones de euros, comiencen en octubre

Construcción inacabada junto al Palacio Municipal de Deportes. Carsten W. Lauritsen

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife acordará mañana lunes levantar la suspensión parcial del contrato «de concesión de la obra pública» de ampliación y reforma del Palacio Municipal de Deportes, «cobrando plena vigencia el citado contrato». La empresa concesionaria, Go Fit Tenerife, deberá presentar en el plazo de un mes el proyecto de las obras, con el fin de que «estas puedan comenzar lo antes posible». La previsión del Consistorio chicharrero es que los trabajos, que supondrán una inversión de 17 millones de euros y que transformarán toda la manzana deportiva de Tomé Cano, se inicien en el mes de octubre.

La ejecución del proyecto del Palacio Municipal de Deportes de Santa Cruz, que llevaba gestándose desde 2002, fue adjudicada por el Ayuntamiento capitalino a la citada entidad en el año 2018, pero esta actuación ha tenido que enfrentarse a numerosas vicisitudes, con proceso judicial incluido, relacionado con la licitación de los trabajos. Cuando parecía que todo se había resuelto, pues la justicia ratificó que el proceso de adjudicación había sido correcto, este proyecto recibe un nuevo varapalo, en 2020, con la anulación del Plan General de Ordenación (PGO) de 2013 y la entrada en vigor, como consecuencia, de la adaptación básica de 2005 del PGO de 1992.

Como consecuencia de la anulación del PGO de 2013, «se ve imposibilitada la ejecución del contrato de concesión de obra pública en la forma en que fue sometido a licitación y adjudicado». «Los parámetros urbanísticos del vigente PGO de 2005 ni siquiera reconocieron el carácter principal de equipamiento deportivo de la parcela, incluyéndolo como parque deportivo (cuando ya se encontraba construido), sin atender a la funcionalidad de sus instalaciones y ciñéndose a un máximo del 10% de ocupación». Por lo tanto, el Ayuntamiento se vio obligado a suspender el contrato, pero decidió redactar una ordenanza provisional de ordenación, una herramienta que permite la Ley del Suelo, «al objeto de hacer frente a situaciones sobrevenidas y de extraordinaria y urgente necesidad pública o interés social».

La ordenanza provisional, tramitada por la Gerencia de Urbanismo y que modifica los usos y la ordenación en esa parcela, permitiendo, por lo tanto, la construcción del Palacio de Deportes, ya ha sido aprobada y entrará en vigor este mismo lunes, día en el que la Junta acordará también levantar la suspensión del contrato. Los trabajos que se llevarán a cabo consisten, fundamentalmente, en la demolición de toda la zona anexa al Pabellón Quico Cabrera, que incluye la Piscina David González, el Pabellón Paco Álvarez, las pistas de tenis y la construcción que se encuentra inacabada, para levantar un nuevo complejo deportivo, que tendrá pabellón, piscinas, fitness, pistas de squash y parking, entre otras instalaciones.

«Este proyecto dotará a Santa Cruz de unas instalaciones deportivas modernas y de calidad», ha señalado el Ayuntamiento.

Compartir el artículo

stats