Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

BARRIO A BARRIO | Anaga

"Levantamos el coche a mano para abrir paso a la guagua en Roque Negro"

Vecinos de Anaga recuerda que ni la raya amarilla, una señal o la parada de guaguas evita aparcar mal en la Degollada de Las Hijas

Atasco en Roque Negro

Atasco en Roque Negro

Para ver este vídeo suscríbete a eldia.es o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Atasco en Roque Negro H. Gonar

Nuevo atasco en Roque Negro. Los vecinos de esa zona de Anaga, en Santa Cruz de Tenerife, llevan meses reclamando una solución a la falta de civismo de los cuidadanos que estacionan indebidamente los vehículos y colapsan la salida de La Degollada de las Hijas, sobre todo cuando coincide con el paso de la guagua.

Vecinos y familiares de los residentes en los caseríos de Roque Negro y Afur vivieron a primeras horas de la tarde del domingo un enésimo episodio del colapso de la guagua de Titsa, ante la imposibilidad de continuar la ruta de las dos y media de la tarde, a consecuencia de los coches mal aparcados en la Degollada de Las Hijas. Este punto, junto con la Cruz del Carmen y la Casa Forestal, ha sido uno de los puntos negros en la circulación por la carretera de la cumbre que da acceso al interior de Anaga, y ha centrado las demandas de los vecinos del lugar, hartos de que cada fin de semana se vean obligados a no salir de sus casas para sortear el caos de tráfico que se vive en la vía.

Así ocurrió para conseguir que después de casi medio año se procediera a pintar la raya amarilla que impide aparcar. «Tardaron más en pintarla que en llegar la primera lluvia y diluir la pintura, como si la hubieran hecho con témperas», explica.

Como la raya no logró disuadir a los conductores y usuarios del lugar, que acudían y dejaban su vehículos no solo invadiendo el arcén sino también parte de la carretera e imposibilitando a la guagua realizar el giro a la entrada y salida a Roque Negro, los residente acudieron al Cabildo para que se colocara una señal que había desaparecido por el paso del tiempo y acabar oxidada. Se repuso la señalización vertical que advierte de que se está prohibido estacional o aparcar en la zona y que se exponen a que la grúa retire los vehículos y aún así continúan dejando los vehículos.

«Hasta se ha procedido a delimitar la parada de la guagua, para que sepan que pasa un vehículo de servicio público de pasajeros que precisa contar con un espacio amplio para maniobrar, pero ni por esas». «¿En qué autoescuela se han sacado el carné de conducir?», se preguntan desde la Asociación de Vecinos Rurales del Macizo Interior.

Poco después de las 14:30 horas del domingo se remitió la historia. Llegó la guagua de Titsa que cubre la línea de Roque Negro y permaneció bloqueada durante más de una hora, lo que provocó que los mismos conductores de los vehículos que estaban en la cola dejaran sus turismos para mover a mano el coche que estaba impidiendo el tránsito a la guagua. «Y la guardia civil ni apareció», a diferencia de la Policía local, que sí se desplazó al lugar a requerimiento de los afectados.

La localidad, en Anaga, viene alertando de esta situación desde hace varios meses e incluso avisan de que el caos de tráfico se repite cada fin de semana, fecha en la que coincide una mayor presencia de senderistas o visitantes de los caseríos de Anaga. Ya desde el pasado mes de julio lo resumía el presidente de la Asociación de Vecinos Rurales del Macizo Interior de Anaga, José Iván Rodríguez: "A a las dos y cuarto de la tarde, ya estamos acostumbrados a que, mientras comemos, escuchamos desde nuestras casas la pita de la guagua de Titsa que se queda atascada a la altura del cruce de la Degollada de las Hijas"

Según su testimonio, en ese cruce es frecuente que las personas que acuden a disfrutar de los senderos de Anaga o de la gastronomía de la zona aparcan sus vehículos impidiendo que la guagua pueda dar la vuelta". Esta situación se ha repetido hoy domingo, cuando según los conductores han pasado más de una hora esperando a que el vehículo de Titsa pueda realizar la maniobra para seguir circulando.

Según se aprecia en las imágentes, las dimensiones de la guagua impiden que pueda girar en ese cruce de la Degollada de Las Hijas y el desespero de los vecinos ha llevado incluso a intentar mover uno de coches que impedían la maniobra, que incluso se tornó en misión casi imposible pese a la presencia policial.

Los vecinos de Roque Negro y el resto de caseríos de la zona exigen al Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife que aporte una solución a este problema reiterado así como cuestionen la falta de civismo de los conductores que no respetan las señales de tráfico.

La consejera de Medio Ambiente y la Dirección General de Tráfico apuestan por colocar pilonas

decoration

La asociación recuerda que la semana pasada hablaron de nuevo con la consejería insular de Medio Ambiente, Isabel García, quien le explicó que desde su área se ha transmitido de forma puntual las carencias que soportan los residentes de la zona.

Dado que la asociación ha reiterado que de poco sirven las medidas adoptadas desde la Corporación insular para evitar que se continúe estacionando mal y afectado al paso de la guagua, lo que acaba por colapsar el tráfico en especial en la línea de las dos y medís de la tarde de la mayoría de los fines de semana, el área de Medio Ambiente ha iniciado gestiones con la Dirección General de Tráfico. Entre las posibilidades, Isabel García explicó que durante el encuentro, que se analizó la situación que se vive en diferentes lugares de las carreteras de Tenerife, se sopesó la instalación de barandillas metal-madera delimitando la calzada del arcén en la carretera de la Cruz del Carmen para erradicar que los senderistas continúen dejando ahí sus coches abandonados. En el particular de la Degollada de Las Hijas, el lugar afectado ayer, tanto la Consejería de Medio Ambiente como la Dirección General de Tráfico son participaron de la colocación de alguna pilona», ante la imposibilidad de tener fija a la Guardia Civil en el lugar.

Compartir el artículo

stats