Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Cruz de Tenerife detecta incumplimientos en las tarifas de los ‘parking’ públicos

Díaz Guerra expedienta a siete aparcamientos y ordena su inmediata regularización | Un informe alerta de que cobran más de lo que deberían, y algunos, incluso, casi el doble

Uno de los aparcamientos públicos de Santa Cruz de Tenerife. María Pisaca

Los parking públicos de Santa Cruz de Tenerife cobran a los ciudadanos más de lo que deberían, superando las tarifas estipuladas en los contratos que se firmaron en su momento con el Ayuntamiento. En algunos casos, incluso, casi se duplica la cantidad que tendrían que pagar los clientes. Así se desprende del informe municipal que analiza la situación de siete aparcamientos de la capital con concesión administrativa. El edil de Servicios Públicos, Guillermo Díaz Guerra (PP), ha decidido expedientar a las empresas responsables de estos estacionamientos, ordenando la inmediata regularización de los mismos.

El concejal apunta a EL DÍA que también se han detectado incumplimientos en cuanto al canon que se debe abonar al Consistorio chicharrero por la gestión de los parking, «ya que, en la mayoría de los casos, las empresas pagan menos de lo establecido». Los siete aparcamientos inspeccionados son los que se encuentran ubicados en la plaza de España-avenida de Anaga; en Tomé Cano; en la zona del Mercado de Nuestra Señora de África, cerca del puente Serrador; en la plaza Weyler; en el Estadio Heliodoro Rodríguez López; en la calle de El Pilar, y en Ramón y Cajal. Recuerda que para el parking de El Corte Inglés se sigue un procedimiento diferente, pues su explotación se volverá a licitar.

«Nos preocupan las desviaciones respecto al canon que debe recibir el Ayuntamiento por la concesión administrativa de estos estacionamientos públicos, algunas de las cuales fueron adjudicadas en los años 90, pero sobre todo nos preocupan los incumplimientos respecto a las tarifas, porque perjudican directamente a los ciudadanos», señala Díaz Guerra. Este explica que la unidad de control y gestión de Servicios Públicos se ha dirigido a cada uno de los aparcamientos, notificando el inicio de los expedientes y concediéndoles un plazo de 20 días hábiles para que presenten las alegaciones que consideren.

«Durante dicho plazo, los responsables de la gestión de estos parking  podrán justificar estos incumplimientos; demostrar que el informe municipal está equivocado, en el caso de que así lo crean;o establecer las medidas correctoras necesarias, en el caso de que se allanen a nuestra propuesta. Una vez contestadas las alegaciones, y en función de lo que finalmente se determine, actuaremos en consecuencia. Estamos hablando de posibles sanciones, penalizaciones y de, incluso, del rescate de las concesiones, en el caso de que las infracciones sean muy graves», manifiesta el edil.

En tres de los parking analizados, casi se duplica la cantidad que deberían pagar los clientes en función de la fórmula establecida en la concesión administrativa para calcular la tarifa. En concreto, en uno de ellos, el incremento alcanza el 87,8%, por lo que «tendría que cobrar casi la mitad», y, además, «de los 28.000 euros que debe abonar anualmente al Ayuntamiento, en concepto de canon, en el último año, solo ha pagado 15.000». Y los otros dos están cobrando un 74,8% y un 73,89% más. Este último paga un 10% menos del canon establecido.

Díaz Guerra explica que, de momento, no quiere hacer público qué incumplimiento en concreto corresponde a cada parking, «porque este proceso no ha finalizado, ya que nos encontramos en fase de alegaciones». «Esto significa que aun estamos hablando de supuestas infracciones», dice.

En otro de los siete parking, la tarifa que se está aplicando es un 53,83% superior a lo que se debería estar cobrando, según el pliego de condiciones administrativas;en otro, la desviación es del 48,61% y en este caso, solo se está abonando la mitad del canon municipal; en el sexto, se llega al 65,73%, y en el último estacionamiento, se cobra un 29,3% más de lo establecido y se paga al Consistorio un 10% menos del canon.

El primer teniente de alcalde y concejal de Servicios Públicos destaca que «este ha sido un trabajo muy complicado», pues, añade, «cada aparcamiento público tiene su singularidad». «No todas las concesiones administrativas se dieron en la misma fecha y para cada estacionamiento existe una fórmula distinta para calcular la tarifa, ya que se aplicaron diferentes contratos y pliegos. Por ejemplo, para la fórmula de uno de los parking existe un factor denominado S que nadie sabe qué significa, pues no se especifica en ningún lado, lo que nos parece totalmente sorprendente. Por todo ello, por la complejidad de las inspecciones, se ha tardado tanto en elaborar este informe, unos dos años», apunta Díaz Guerra.

El edil señala que la inspección de los estacionamientos tendría que «haberse llevado a cabo desde hace tiempo». «Creo que ha faltado presión y vigilancia sobre los concesionarios, los cuales han aprovechado la elevada demanda que hay en Santa Cruz de plazas de aparcamiento», añade.

Compartir el artículo

stats